Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Revisando la Declaración de Jerusalén

El presidente de EE.UU., Joe Biden, en Jerusalén el 13 de julio de 2022 [Oficina de Prensa del Gobierno israelí/Agencia Anadolu].

Con Israel en su octava década, son muchas las preocupaciones y los temores que persiguen a su pueblo. La maldición de la octava década se ha convertido en una obsesión para la élite política israelí, lo que no es de extrañar en un Estado basado en la mitología religiosa; está destinado a seguir en la misma línea. La llamada Declaración de Jerusalén, firmada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el primer ministro israelí, Yair Lapid, el 14 de julio, representa un intento de proporcionar a Israel la tranquilidad que le falta.

En el texto de la declaración hay al menos dieciséis ocasiones en las que se subraya el cumplimiento por parte de Estados Unidos de las exigencias israelíes. Todas ellas representan compromisos de EE.UU. en este sentido, hasta el punto de que es muy fácil pensar que fue escrita por Lapid y no por un funcionario estadounidense sin identificar.

Compromiso 1

El documento no deja de reiterar la importancia de mantener la seguridad de Israel, y que EE.UU. hará todo lo posible por garantizarla, casi desde el primer párrafo hasta el último. De hecho, la palabra "seguridad" se menciona trece veces, como mencioné en un artículo anterior para MEMO.

Compromiso 2

El documento subraya que incluso si, por cualquier motivo, los intereses de ambas partes no convergen, hay una razón más importante para continuar con el apoyo y la ayuda de Estados Unidos a Israel. Ambos, se nos dice, comparten los mismos valores: "Un compromiso inquebrantable con la democracia y el Estado de Derecho", por no mencionar su deseo compartido de salvar el mundo.

LEER: La investigación de EE.UU. sobre el asesinato de Abu Akleh muestra que la impunidad israelí es prioridad

Compromiso 3

Washington se compromete a mantener la superioridad militar de Israel en Oriente Medio. Además, "Estados Unidos reitera su firme compromiso de preservar y fortalecer la capacidad de Israel para disuadir a sus enemigos y defenderse por sí mismo contra cualquier amenaza o combinación de amenazas".

Compromiso 4

Debido al creciente número de voces disidentes en el Partido Demócrata que piden que Israel rinda cuentas por sus crímenes, existe el temor en el Estado de ocupación de que los demócratas no sean tan entusiastas a la hora de darle el cheque en blanco que está acostumbrado a recibir de los dos principales partidos de Estados Unidos. Y que pueda, en algún momento, perder el apoyo de Estados Unidos si las políticas demócratas cambian. Por ello, los israelíes estaban ansiosos por conseguir un compromiso claro de que el apoyo incondicional a Israel es una cuestión de acuerdo político en Estados Unidos. Lo consiguieron en la Declaración de Jerusalén: "Estados Unidos reitera además que estos compromisos son bipartidistas y sacrosantos". Se repite en otra parte del documento: "Estados Unidos e Israel señalan que nada refleja mejor el apoyo firme y bipartidista de Estados Unidos a la seguridad de Israel que los Memorandos de Entendimiento sin precedentes sobre asistencia en materia de seguridad firmados por las sucesivas administraciones estadounidenses durante las últimas décadas..."

Compromiso 5

La declaración dejaba claro el compromiso estadounidense de proteger a Israel pase lo que pase, incluso contra sus enemigos regionales como Irán, Hezbolá y Hamás: "Parte integrante de esta promesa es el compromiso de no permitir nunca que Irán adquiera un arma nuclear, y que [EE.UU.] está dispuesto a utilizar todos los elementos de su poder nacional para garantizar ese resultado".

LEER: El arraigado amor de Biden por el sionismo supera su compromiso con el derecho internacional

Compromiso 6

La sexta afirmación es que la relación entre ambas partes no es sólo una necesidad de Israel, sino también de Estados Unidos. Esto se afirma más de una vez en la declaración. "...compromisos estratégicos que son de vital importancia para la seguridad nacional de los propios Estados Unidos", por ejemplo, y "...Estados Unidos considera la seguridad de Israel esencial para los intereses estadounidenses...". De hecho, como hemos visto en el documento, Estados Unidos es definitivamente de vital importancia para Israel, pero nadie ha explicado nunca por qué Israel es tan importante para Estados Unidos.

Compromiso 7

La declaración reflejaba la necesidad israelí de un apoyo financiero y tecnológico persistente y sostenible por parte de EE.UU., que representa un salvavidas para el Estado de ocupación. Trató de tranquilizar al público israelí de que los dólares de los impuestos estadounidenses seguirán fluyendo como lo han hecho durante las últimas siete décadas: "Estados Unidos apoya firmemente la aplicación de los términos del actual e histórico Memorando de Entendimiento de 38.000 millones de dólares en su totalidad". Washington prometió mil millones de dólares adicionales como prima.

Promesa 8

La necesidad de apoyo de Estados Unidos para cambiar la naturaleza de Oriente Medio y convertir a Israel en un hegemón regional ve una referencia a "...los esfuerzos conjuntos de Estados Unidos e Israel para construir un nuevo marco regional que está cambiando la cara de Oriente Medio..."

Compromiso 9

La necesidad de apoyo estadounidense para presionar a los países árabes y musulmanes para que acepten a Israel como parte integrante de la región: "Estados Unidos se compromete a seguir desempeñando un papel activo, incluso en el contexto de la próxima visita del presidente Biden a Arabia Saudí, en la construcción de una sólida arquitectura regional; a profundizar en los lazos entre Israel y todos sus socios regionales; a avanzar en la integración regional de Israel a lo largo del tiempo; y a ampliar el círculo de la paz para incluir cada vez más Estados árabes y musulmanes."

Compromiso 10

La necesidad de apoyo estadounidense para integrar a Israel en la comunidad internacional, que se expresó en el contexto de la iniciativa I2U2 de Israel, Estados Unidos, India y los EAU.

Compromiso 11

La necesidad de que Estados Unidos proteja a las ONG que trabajan para hacer justicia al pueblo palestino y hacer que Israel rinda cuentas por sus crímenes e infracciones del derecho internacional, especialmente, pero no exclusivamente, el movimiento popular y totalmente pacífico de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS).

Compromiso 12

La necesidad de que Estados Unidos actúe como escudo de Israel en las organizaciones y plataformas internacionales, dispuesto a tachar de antisemitismo, parcialidad y odio cualquier intento de cuestionar a Israel por sus crímenes.

La primera visita de Biden a Oriente Medio - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Compromiso 13

La necesidad de expresar el excepcionalismo del "Estado de Israel" como estado "judío y democrático", y el excepcionalismo de su pueblo "cuyo valor, resistencia y espíritu de innovación poco comunes son una inspiración para tantos en todo el mundo".

Compromiso 14

La necesidad de que Estados Unidos prometa que se permitirá a Israel conservar todo el territorio árabe que ha ocupado y colonizado ilegalmente, y que todo el discurso estadounidense sobre la "solución de los dos Estados" se limitará a promesas abiertas y a un futuro deliberadamente vago.

Promesa 15

La promesa de que Estados Unidos ayudará a Israel en todos los campos, especialmente en el de la tecnología, con el pretexto de la "cooperación científica y tecnológica".

Promesa 16

La promesa de que los titulares de pasaportes israelíes recibirán un trato especial al ser incluidos "en el Programa de Exención de Visado de Estados Unidos lo antes posible".

Sorprendentemente, la declaración no se cansa de insistir en que no sólo favorece a Israel, sino también a los intereses de Estados Unidos, así como "al bien de Oriente Medio y del mundo".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUIsraelOriente MedioPalestinaRegión

El Dr Mohammad Makram Balawi es un autor palestino establecido en Estambul. Preside el Asia-Middle East Forum.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines