Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El cementerio de la reconciliación

El presidente palestino Mahmoud Abbas (C) asiste a una reunión del Consejo Central de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Ramallah, Cisjordania, el 6 de febrero de 2022. [Presidencia Palestina - Anadolu News Agency]

La Autoridad Palestina que surgió de los Acuerdos de Oslo con el objetivo de construir la autonomía palestina, sigue contribuyendo directa e indirectamente a la destrucción de la idea de liberación nacional y de la unidad sobre las bases que todas las facciones acuerdan. Está amparada por la OLP, que no se conformó con borrar la "lucha armada" de su Carta. En lugar de ello, reforzó la división árabe en el marco de la toma de decisiones palestina independiente, que se convirtió después de Oslo en una toma de decisiones independiente de la OLP y luego en una toma de decisiones independiente de Al Fatah, que controla la AP.

Este es un resultado difícil después de casi 30 años de la ilusoria "solución de los dos Estados", que en cualquier caso sólo contempla un "Estado de Palestina" desmilitarizado, despojado de la soberanía, del control de sus fronteras, de la profundidad y de los recursos hídricos. En la actualidad, la toma de decisiones palestina está restringida a un pequeño grupo dentro del movimiento Fatah. De este modo, la toma de decisiones relativas al interés nacional se ve envuelta en cuestiones de seguridad y se presenta como un proyecto nacional de liberación.

A la luz de la transición de un movimiento de liberación revolucionario a un gobierno casi autónomo, que se reflejó en los pasillos de la OLP, el asunto se complicó. La transición significaba que mantenerse en la senda de una revolución era imposible, dado que la lucha armada había sido eliminada de la Carta de la OLP.

Los palestinos necesitaban un gobierno y un presidente elegidos. En 1996 se celebraron elecciones legislativas y los resultados se conocieron antes de que se sellaran las urnas. El mundo reconoció lo que veía, pero siguió creyendo que podía cooperar con el gobierno palestino "elegido". Cuando comenzó la Intifada de Al-Aqsa en 2000, Estados Unidos e Israel decidieron asediar y asesinar al entonces presidente de la Autoridad Palestina, Yasser Arafat. Se celebró la formalidad de unas elecciones, que dieron lugar al actual presidente Mahmud Abbas, cuyo mandato y legitimidad, en realidad, expiró en 2009.

La UE condicionó su apoyo a la AP a la celebración de elecciones y a la existencia de órganos elegidos antes de que la ayuda fluyera. A las elecciones locales siguieron otras elecciones legislativas en 2006, que sorprendieron a todo el mundo cuando las ganó Hamás. Estados Unidos e Israel, y sus aliados, impusieron inmediatamente sanciones a la AP dirigida por Hamás. El asedio al bastión de Hamás, la Franja de Gaza, se mantiene desde entonces.

LEER: La AP se ve cada vez más arrinconada por el el pueblo palestino

Se hicieron esfuerzos para derrocar al gobierno elegido e ignorar la voluntad democrática del pueblo palestino. El llamado Cuarteto de Oriente Medio impuso medidas para impedir el pago de los salarios del gobierno y restringir la representación democrática de los palestinos.

Todas las convocatorias de elecciones fueron bloqueadas desde entonces hasta el año pasado, cuando Abbas anunció que se celebrarían elecciones legislativas y presidenciales. La oportunidad de que la voz del pueblo se hiciera oír a través de las urnas fue anulada cuando Abbas "pospuso" las elecciones. Todo el mundo sabía que esto era un eufemismo para decir "canceladas". Sorprendentemente, los llamados campeones de la democracia en Occidente han seguido apoyando a Abbas a pesar de saber que no tiene ninguna legitimidad democrática y electoral desde 2009.

Todos los esfuerzos para abordar las diferencias entre Fatah y su principal rival, Hamás, han fracasado. Se ha intentado la reconciliación en reuniones tan lejanas como Sanaa, La Meca, Argel y El Cairo, sin éxito. Hay un cementerio de reconciliación en algún lugar que se está llenando rápidamente.

Estados Unidos e Israel tienen básicamente un veto sobre quién participa en la política palestina; y apuntan con una pistola a la cabeza de la AP para asegurarse de que cumple con sus deseos, siendo siempre la prioridad los intereses de Israel. La AP sigue siendo débil porque no es de naturaleza democrática ni ha sido elegida por el pueblo. La dirección es impuesta a los palestinos por el Estado de ocupación y sus partidarios.

Esto garantiza que el aspecto de seguridad de la conexión entre Israel y la AP siga dependiendo del chantaje político. La "sagrada" (en palabras de Mahmoud Abbas) coordinación de seguridad entre la AP y el Estado de ocupación debe mantenerse a toda costa.

La negativa de Fatah a celebrar elecciones y sus justificaciones para posponerlas o cancelarlas se refleja en la sociedad, las organizaciones y los sindicatos palestinos. Esto crea una desconfianza generalizada entre el electorado y expone la falta de moralidad y ética en las operaciones de las facciones y del gobierno. Una administración corrupta e ineficiente no puede satisfacer las necesidades diarias de los palestinos en los territorios ocupados por Israel. Tampoco puede cumplir con el deber de construir un consenso nacional para un Estado palestino, o al menos representar los intereses del pueblo palestino en lugar de los de la potencia ocupante que lo oprime. El pueblo necesita una Autoridad Palestina que le anime a canalizar su energía y sus recursos hacia la resistencia contra la ocupación para que la construcción del Estado y la unidad se conviertan en la prioridad.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines