Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La investigación de EE.UU. sobre el asesinato de Abu Akleh muestra que la impunidad israelí es prioridad

El artista palestino Takiyuddin Sebatin prepara un grafiti en el muro de separación de Cisjordania para el presidente estadounidense Joe Biden, que tiene previsto visitar Belén a mediados de este mes, con la fotografía de la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh, asesinada por las fuerzas israelíes, el 6 de julio de 2022 en Belén, Cisjordania [Hisham K. K. Abu Shaqra - Anadolu News Agency].

La evolución de la "investigación" sobre el asesinato selectivo de la periodista palestino-estadounidense de Al Jazeera, Shireen Abu Akleh, apunta de forma demasiado evidente al mantenimiento de la capacidad de Israel para actuar con impunidad. Las cosas se complicaron tras el asesinato de Abu Akleh cuando el portavoz militar israelí Ran Kochav planteó una fea y falsa equivalencia entre las Fuerzas de Defensa de Israel y los periodistas palestinos: "Están armados con cámaras, si me permiten decirlo".

Después de que la Autoridad Palestina aceptara entregar la bala que mató a Abu Akleh para que se realizara un análisis balístico supuestamente independiente y supervisado por Estados Unidos, los resultados fueron "no concluyentes", según informó el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price. "Seguiremos comprometidos con Israel y la AP sobre los próximos pasos e instamos a la rendición de cuentas", añadió. "Volvemos a ofrecer nuestras más profundas condolencias a la familia de Abu Akleh".

Tan absorto está Estados Unidos en establecer responsabilidades, que ni siquiera una breve reunión con los familiares de Abu Akleh figuraba en la agenda del presidente estadounidense Joe Biden cuando visitó Israel y la Cisjordania ocupada a principios de este mes. Esta actitud despectiva llevó a sus familiares a solicitar una reunión con el secretario de Estado Antony Blinken en Washington, que se encontró con un desprecio aún mayor por parte de los funcionarios de la administración. La reunión, declaró Price, proporcionaría "al secretario la oportunidad de transmitirles mensajes: será un mensaje de condolencia, habrá un mensaje de la prioridad que damos a la responsabilidad en el futuro". Aunque se mencionó el diálogo con los familiares, está claro que la agenda dirigida por el Departamento de Estado estadounidense no tiene nada que ver con el establecimiento de canales de comunicación. Si Estados Unidos se tomara realmente en serio su compromiso con la rendición de cuentas, la familia de Abu Akleh no habría necesitado iniciar más contactos con los diplomáticos estadounidenses. Si los derechos humanos fuesen realmente respetados y universales, no tendrían que mendigar justicia en Washington.

LEER: El arraigado amor de Biden por el sionismo supera su compromiso con el derecho internacional

La familia está mostrando una mayor concienciación, afirmando que su misión de justicia no es sólo para Abu Akleh, sino también un intento de proteger a otros palestinos para que no pasen por un calvario similar. El reconocimiento que hace la familia de Abu Akleh en este sentido es encomiable, y habla más de los derechos humanos de lo que lo hacen los diplomáticos o los informes sensacionalistas de los medios de comunicación. Transmite un reconocimiento -que se ha experimentado directamente- de los asesinatos selectivos de civiles palestinos por parte de Israel, y va un paso más allá en la afirmación de la narrativa palestina al referirse al panorama más amplio de la violencia colonial de Israel.

El tuit de Blinken resume la despreocupación de Estados Unidos. Seguramente, los familiares de Abu Akleh no se han embarcado en un viaje así para escuchar declaraciones tan repetitivas que se podrían encontrar en una tarjeta comercial de condolencias, aunque sin la parte de "muerte trágica", o asesinato selectivo. La sobrina de Shireen, Lina Abu Akleh, ha pedido un proceso de rendición de cuentas que incluya tanto al soldado que apretó el gatillo como al oficial que dio la orden. Sin embargo, no hay ningún remordimiento por parte de los oficiales hacia una persona con doble nacionalidad y ciudadanía estadounidense que fue asesinada por Israel. Su ciudadanía estadounidense sólo está siendo explotada para elaborar las declaraciones diplomáticas publicadas por el Departamento de Estado.

Sin embargo, proteger a Israel sigue siendo una prioridad para Estados Unidos, que sigue dando miles de millones de dólares en ayuda militar para ayudar a la empresa de los colonos a oprimir a los civiles palestinos que, como Shireen Abu Akleh, también pueden ser objeto de un asesinato selectivo. ¿Cuántos más deben perder la vida antes de que alguien en Washington se dé cuenta de que apoyar a un Estado canalla como Israel es sencillamente inaceptable para cualquier país que pretenda ser una democracia?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines