Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Qué significa realmente la Declaración de Jerusalén?

El presidente estadounidense Joe Biden (izq.) es recibido por el primer ministro israelí Yair Lapid (der.) en Tel Aviv el 13 de julio de 2022 [Oficina de Prensa del Gobierno israelí/Anadolu News Agency].

Un análisis lingüístico de la "Declaración de Jerusalén" firmada por el presidente estadounidense Joe Biden y el primer ministro israelí Yair Lapid el 14 de julio pone al descubierto la naturaleza del documento. Está claro que Lapid está siendo comercializado como un primer ministro a largo plazo antes de las próximas elecciones generales en Israel, con la declaración haciendo hincapié en las cuestiones más importantes que preocupan a los votantes israelíes como la continuidad del patrocinio de EE.UU., la seguridad y la instalación de Israel como el estado hegemónico regional.

Aunque el documento no representa ningún cambio o desarrollo real en la naturaleza de las relaciones entre EE.UU. e Israel, creó la impresión de ser un desarrollo extraordinario al utilizar una abundancia de adjetivos positivos para describir la relación y los asuntos relacionados. Conté al menos 30, incluyendo inquebrantable, duradero, valores e intereses compartidos, inquebrantable, duradero, inquebrantable, firme, indispensable y sin parangón. Además, tuvo la desfachatez de afirmar que las relaciones con el Estado ocupante son morales, esenciales, increíbles y extraordinarias, además de las habituales estratégicas, vitales, sin precedentes, duraderas, históricas, extensas, robustas, duraderas, consistentes, extensas, críticas, innovadoras, únicas, extensas, descomunales y notables. Dar 3.000 millones de dólares cada año a un Estado que trata el derecho internacional con desprecio es ciertamente "increíble" y "notable", aunque sólo sea por eso.

También hay muchas inferencias relacionadas con el verdadero objetivo de la declaración, que es obviamente abordar la sensación de inseguridad de Israel y su temor a perder el apoyo de Estados Unidos. Por ejemplo, mientras que la "economía" se menciona dos veces, la palabra "seguridad" se menciona 12 veces; "defensa" y "apoyo" cinco veces cada una; "amenaza", "terror o terrorista" tres veces cada una; y "militar" dos veces. Incluso cuando se menciona la paz, es en el contexto de la normalización con los países árabes o de lo que los estadounidenses llaman "integrar" a Israel en la región. Una de las cosas interesantes dentro del mismo contexto es que mientras la Autoridad Palestina, el supuesto "socio para la paz" de Israel, se menciona una vez en la declaración, su rival político y enemigo número uno de Israel, Hamás, se menciona tres veces. Del mismo modo, los supuestos socios de Israel, Egipto, Jordania, Arabia Saudí, Marruecos y Bahréin, sólo se mencionan una vez, pero el archienemigo Irán recibe dos menciones.

Además, aunque el documento se llama "Declaración de Jerusalén", no menciona nada sobre la situación de Jerusalén. Sin embargo, los fanáticos religiosos israelíes, que se empeñan en pintar Jerusalén con su pincel, asaltan uno de los lugares más sagrados del Islam, la mezquita de Al-Aqsa, las 24 horas del día, bajo la protección de la policía y las fuerzas armadas israelíes, y podrían desencadenar otra guerra, como ocurrió el año pasado. El documento tampoco hacía referencia a la judaización por parte de Israel de la ciudad ilegalmente ocupada, y mucho menos se retractaba del traslado ilegal de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a la ciudad santa, ni siquiera sugería la reapertura del consulado de Estados Unidos que solía servir de embajada estadounidense en Palestina. La declaración simplemente utilizó "Jerusalén" para decirle al mundo que Israel, con el apoyo de Estados Unidos, ha creado nuevos hechos sobre el terreno en la ciudad ocupada y el statu quo está muerto, las discusiones sobre la ciudad han terminado, y no importa lo que diga la comunidad internacional, el Consejo de Seguridad de la ONU y el derecho internacional, el expediente de Jerusalén está cerrado para siempre.

LEER: La visita de Biden a Oriente Medio: un viaje fallido de lobby para Israel, no para Estados Unidos

Sorprendentemente, el documento no se limitaba a la retórica habitual sobre la democracia y la libertad. En su lugar, estaba cargado de terminología y celo religiosos, utilizando la expresión hebrea Tikkun Olam - "salvar el mundo"-, que es el tipo de lenguaje que uno no espera oír de Biden y Lapid; es más adecuado para Trump y Benjamin Netanyahu.

Hablar de "salvar el mundo" es oscuramente cómico, dado que los que quieren "salvar el mundo" son responsables de mucha inestabilidad y destrucción. Israel se fundó sobre la base de la limpieza étnica de Palestina; ha estado ocupando Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén durante las últimas seis décadas; y estuvo en guerra con todos sus vecinos mientras se convertía en un estado de apartheid basado no en la ciudadanía, sino en la etnia y la religión.

Estados Unidos, por supuesto, tiene un larguísimo historial de socavar gobiernos extranjeros y ocupar otros países; de financiar organizaciones terroristas, y a veces de crearlas; de hacer un mal uso de las organizaciones internacionales; y de aplicar las leyes internacionales de forma selectiva. Y lo que es más pertinente en términos de "salvar el mundo", Estados Unidos es uno de los pocos países que se ha retirado de los Acuerdos Climáticos de París, que supuestamente van a "salvar" al mundo de la contaminación causada por países como Estados Unidos. Y lo que a menudo se pasa por alto es que Estados Unidos es el único país que ha utilizado armas nucleares en una guerra.

Biden tiene un compromiso ideológico con Israel. Es un sionista confeso y no deja de señalar que "no hace falta ser judío para ser sionista". Dio el juego cuando dijo: "Si no hubiera un Israel, tendríamos que inventar uno". No es de extrañar que al Estado de ocupación se le permita actuar con impunidad.

La intención declarada del documento -la integración de Israel en la región- es una confesión indirecta de que Israel ha fracasado como Estado. Más de setenta años después de la fundación del Estado de ocupación, Estados Unidos sigue haciendo todo lo posible para integrar a Israel en la región. ¿En qué otro lugar del mundo, aparte de Israel, necesita un Estado todo el poderío de la única superpotencia mundial para ser "integrado" de esta manera? Esto confirma por sí solo que Israel es un estado extraño impuesto donde no pertenece.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

El Dr Mohammad Makram Balawi es un autor palestino establecido en Estambul. Preside el Asia-Middle East Forum.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines