Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Anular el derecho al aborto es una victoria pírrica. A la larga, le costará mucho a EE.UU.

Manifestantes por el derecho al aborto corean durante una manifestación a favor del derecho a decidir en el Tribunal Federal de Tucson, Arizona, el lunes 4 de julio de 2022 [SANDY HUFFAKER/AFP vía Getty Images].

Hace apenas 20 años, la pretendida "liberación" de las mujeres afganas fue una de las justificaciones esgrimidas por la Administración Bush para invadir Afganistán. La agresión militar tuvo lugar en medio del fervor feminista blanco. Muchos críticos consideraron aquel momento como "una cruzada de los blancos para salvar a las mujeres morenas".

Sin embargo, en la última década, el sistema político estadounidense ha fallado a los derechos de las mujeres. El último veredicto del caso Roe contra Wade se considera uno de esos retrocesos.

Una decisión histórica En 1973, en el caso Roe contra Wade, el tribunal dictaminó que las mujeres embarazadas tenían derecho a abortar durante los tres primeros meses de su embarazo. Aunque hubo obstáculos legales, restricciones y prohibiciones, la sentencia fue considerada como una decisión histórica a favor del campo pro-elección. Con la anulación de la decisión original por parte del Tribunal Supremo, los estados individuales pueden prohibir los abortos antes de las 12 semanas.

Esta sentencia no significa que los abortos sean completamente ilegales en Estados Unidos. Simplemente permite que los estados individuales decidan cómo o si van a permitir los abortos. Actualmente, 13 estados han tomado medidas para prohibir el aborto en los 30 días siguientes a la sentencia. Casi ocho estados prohibieron los procedimientos de aborto el día en que se hizo pública la sentencia. Otros estados están indecisos sobre qué hacer a continuación. Actualmente, el aborto es legal en 20 estados y posiblemente seguirá siéndolo. En todos los estados existe una exención a la prohibición del aborto si la vida de la madre está en peligro. Sin embargo, los contornos de esta exención no están bien delineados y, por lo tanto, los médicos requieren el apoyo de un abogado para tomar esta decisión, que a veces puede ser demasiado tarde para la madre en cuestión.

Cuestiones subyacentes

Las imperfecciones de la sentencia revelan otros predicamentos: los responsables políticos no tienen suficientes conocimientos sobre la reproducción y su efecto en otras enfermedades, o no les importa. Y lo que es más importante, el sistema de justicia en Estados Unidos se ha convertido en algo políticamente motivado. La anulación del caso Roe contra Wade no fue más que el último movimiento tras décadas de estratagemas legales ideadas por el partido republicano. Mientras que algunos demócratas pueden ver la subsiguiente reacción política como favorable, ya que puede incitar a las mujeres a favor del aborto a votar por ellos, los líderes demócratas parecen aturdidos e incapaces de contrarrestar la estrategia republicana. No consiguieron que el Congreso presentara una legislación que permitiera un derecho federal al aborto, lo que habría impedido que los estados individuales prohibieran el proceso.

Según el Instituto Guttmacher, una organización de investigación que apoya el derecho al aborto, aproximadamente 40 millones de mujeres en edad fértil residen en países que limitan o prohíben el aborto. Mientras tanto, las mujeres privadas de derechos se enfrentarán a graves obstáculos debido a esta norma. En consecuencia, los adversarios del aborto han puesto restricciones sistémicas a la atención de la salud reproductiva.

Efectos globales

Hay varias razones por las que este giro de 180 grados puede tener importantes consecuencias para Estados Unidos y el mundo. En primer lugar, aunque el aborto seguirá existiendo de una u otra forma, el proceso se ha vuelto más complicado, caro y peligroso. En una declaración de la agencia de salud sexual y reproductiva de las Naciones Unidas (UNFPA), "los datos muestran que restringir el acceso al aborto no impide que la gente busque un aborto; simplemente lo hace más mortal". Además, explican que ya el 45% de los abortos en el mundo son inseguros, y también es la principal causa de muerte materna.

Esta cuestión ya es motivo de preocupación a nivel mundial. El UNFPA teme "que se produzcan más abortos inseguros en todo el mundo si se restringe más el acceso al aborto. Las decisiones que reviertan los avances logrados tendrán un impacto más amplio en los derechos y opciones de las mujeres y adolescentes de todo el mundo".

OPINIÓN: Qué mundo tan horrible le espera a la humanidad

Además, los partidos conservadores y de derechas de todo el mundo podrían seguir el precedente de Estados Unidos. En una entrevista para la BBC, la doctora Veena JS, activista y profesora de medicina forense, afirma que Estados Unidos es "un modelo" para el mundo. Dado que Washington tiene una influencia considerable en muchas partes del mundo, incluida América Central, Mariana Moisa, activista de El Salvador a favor del derecho al aborto, se muestra pesimista. Para ella, "esto envalentonará a los grupos más conservadores de nuestros países que niegan sistemáticamente los derechos de las mujeres... la negación de los derechos humanos de las mujeres y las niñas que se ven obligadas a dar a luz a niños que son producto de abusos ya afecta de forma desproporcionada a los más pobres de la sociedad".

Caos nacional

La sentencia también ha provocado el caos en todo Estados Unidos. Muchos hicieron acopio de píldoras del día después, como el Plan-B, otros siguieron los métodos de aborto a base de hierbas en TikTok, mientras que algunos interrumpieron brevemente la anticoncepción de emergencia. Estas reacciones revelan los inconvenientes físicos y psicológicos de la sentencia. Así, la restricción de la atención al aborto seguro, incluidas las píldoras abortivas con fines médicos, obligará a las mujeres a recurrir a métodos no regulados e inseguros, lo que provocará graves daños o incluso la muerte.

También hay un aspecto racista en la sentencia. La historia de EE.UU. en materia de derechos de control de la natalidad no ha sido amable con las mujeres de color, en particular con las de bajos ingresos. Un panorama similar se dibuja también en la prohibición del aborto. Según el Fondo Mundial para la Mujer, un grupo que financia movimientos de justicia de género en todo el mundo: "Las prohibiciones del aborto están diseñadas para restringir el control de las personas sobre sus cuerpos, sus vidas y su futuro. Perjudican de manera desproporcionada a las personas históricamente marginadas, incluidas las comunidades negras, indígenas y de bajos ingresos."

LEER: ¿Necesita realmente Oriente Medio su propia OTAN?

El giro sobre el caso Roe v Wade puede salvar vidas. Sin embargo, la pregunta a largo plazo es si los Estados protegerán el derecho de ese niño a la seguridad, la protección y la alimentación. ¿Ayudarán al niño a prosperar en caso de que los cuidadores no sean social y económicamente suficientes? ¿Podrá el niño recibir una atención sanitaria adecuada? ¿Ofrecerán los Estados subvenciones para que el cuidador pueda atender al niño?

Por desgracia, la situación en EE.UU. no augura resultados progresivos. EE.UU. tiene uno de los permisos peor pagados para las madres; también es uno de los pocos países que no garantiza un permiso pagado a los nuevos padres. Criar a los hijos es caro allí. Las investigaciones han demostrado que la diferencia salarial entre hombres y mujeres se amplía aún más en el caso de las madres.

En definitiva, aunque los republicanos consideren esta decisión judicial una victoria política, esta decisión tendrá un efecto de bola de nieve en la salud, la educación y el bienestar de la población, así como en la imagen de Estados Unidos en el extranjero.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUURegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines