Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Necesita realmente Oriente Medio su propia OTAN?

MADRID, ESPAÑA - 28 DE JUNIO: Una vista de las señales de la Cumbre de la OTAN y las tribunas se ven como las medidas de seguridad adoptadas antes de una cumbre de tres días en Madrid, España, el 28 de junio de 2022. ( Dursun Aydemir - Agencia Anadolu )

La próxima visita del presidente estadounidense Joe Biden a Oriente Medio ha generado un gran debate en la región, entre otras cosas porque ha dicho que iniciará una coalición de seguridad entre Israel y algunos países árabes, para hacer frente a cualquier amenaza desestabilizadora. Esto ha sido bautizado como la "OTAN de Oriente Medio" y plantea algunas cuestiones básicas, como por ejemplo, por qué debería existir tal coalición. ¿Contra quién se va a dirigir y es la OTAN en cualquier caso un modelo exitoso para replicar en otros lugares? Además, ¿necesita realmente el mundo árabe una coalición de este tipo, y cuál será el papel de Israel?

Es cierto que Oriente Medio adolece de una miríada de problemas interrelacionados que causaron inestabilidad y sufrimiento durante la mayor parte del siglo XX y siguen haciéndolo. La falta de independencia política real, el mal gobierno, las luchas de poder, las disputas fronterizas, las guerras por delegación, el terrorismo, las economías fallidas, la pobreza y las privaciones, el desempleo, la corrupción, la violencia doméstica y la migración son sólo algunos de estos problemas.

Sin embargo, ¿cuál es la causa principal? Aunque Occidente cree en las políticas de mercado y en la capacidad del mercado para corregirse a sí mismo, esto no puede aplicarse a Oriente Medio, porque nunca se ha dejado a la región decidir su propio destino en función de la dinámica interna; las manos coloniales extranjeras han dictado los términos y las condiciones. Las fronteras regionales las decidieron las potencias coloniales -Gran Bretaña y Francia- trazando líneas en un mapa durante la Primera Guerra Mundial antes de desmantelar el Imperio Otomano. El Acuerdo Sykes-Picot de 1916 se utilizó después de la guerra para dividir y gobernar.

LEER: Arabia Saudí camina por la cuerda floja de la política petrolera entre Biden y Putin

Las potencias coloniales occidentales, incluido Estados Unidos, han trabajado sistemáticamente para poner en peligro cualquier esfuerzo real de independencia regional, colaborando con los déspotas y reaccionarios locales para mantener los intereses y los sueños nacionales incumplidos. Incluso han colaborado con los opositores a la democracia y la libertad a cambio de su lealtad, a pesar de su falta de popularidad y legitimidad. Como resultado, los regímenes regionales son capaces de operar sin ninguna forma de responsabilidad popular; no están construidos sobre la base de la eficiencia y el patriotismo, sino de la lealtad.

Estos sistemas políticos nunca fueron concebidos para construir Estados modernos para personas libres; su riqueza se ha dilapidado en familiares y sirvientes leales, y para crear una fachada de modernidad como edificios altos y campos de golf. Carecen de un buen gobierno y son Estados fallidos en casi todos los aspectos, a pesar de sus antiguas civilizaciones.

El problema añadido, por supuesto, fue la creación e imposición en la región del Estado sionista de Israel. Se creó como un puesto de avanzada colonial para imponer la voluntad de Occidente en la región, y los Estados coloniales de Occidente han diseñado gobiernos regionales para garantizar que Israel se mantenga a salvo y siga siendo el país más poderoso de Oriente Medio. No se ha permitido que ningún estado árabe sea lo suficientemente fuerte como para suponer una amenaza para el estado sionista, ya sea Egipto bajo Nasser, o Irak bajo Saddam Hussein, o Irán bajo el régimen de la República Islámica; o incluso la Turquía de Erdogan. Todos tienen que ser podados y, si es necesario, desarraigados, para mantener la posición hegemónica de Israel.

LEER: Entendiendo la posición de Turquía sobre la ampliación de la OTAN

Por ello, la causa fundamental de la mayoría de los problemas de la región es la injerencia extranjera, especialmente de Estados Unidos. Irán, nos guste o no, es parte integrante de la región, y siempre ha estado ahí. Los principales Estados árabes siempre han tenido suficiente fuerza y voluntad política para hacer frente a las ambiciones de Teherán y convivir con Irán. Lo mismo ocurre con las otras potencias regionales, Egipto y Turquía. Estos tres solían encontrar la forma de resolver sus diferencias y problemas, la mayoría de las veces de forma pacífica, y a veces por la fuerza, al igual que los europeos. Sin embargo, mientras las potencias extranjeras, incluido Israel, se inmiscuyan en los asuntos de la región, la situación actual seguirá siendo un problema para todos, sobre todo para los del otro lado del Mediterráneo.

La OTAN se construyó sobre la base de la existencia de dos superpotencias, e hizo que las personas y los Estados estuvieran preparados para la guerra en cualquier momento. La expansión de la organización fue -esté Occidente de acuerdo o no- la razón del enfrentamiento militar en Ucrania, ya que provocó a Rusia. Todavía podría conducir a otra guerra mundial.

¿Por qué necesitamos una organización así en nuestra región? La mera idea es un mal presagio, porque sugiere que la guerra es inevitable; una señal de que cada vez más de nuestros recursos naturales y riquezas en declive serán saqueados y acabarán en los bolsillos estadounidenses mientras nuestros regímenes compran más armas y construyen ejércitos y fuerzas de seguridad más grandes que se utilizarán para librar nuevas guerras o para reprimir a sus propios pueblos que anhelan la libertad y la democracia. Hemos visto mucho de eso en los últimos tiempos.

Oriente Medio ya ha sufrido bastante a manos de las potencias extranjeras y sus aliados. Ya es hora de que nos dejen en paz para reconstruir nuestra región, donde nosotros, y no ellos, tenemos que vivir y trabajar. Hasta que eso ocurra, y a menos que ocurra, como mínimo Europa puede esperar ver a millones de inmigrantes más haciendo todo lo posible por cruzar sus fronteras en busca de paz y seguridad para sus familias. Occidente no puede decir que no ha sido advertido.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUEuropa y RusiaFranciaIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioOTANPalestinaRegiónSmall SlidesUcrania

El Dr Mohammad Makram Balawi es un autor palestino establecido en Estambul. Preside el Asia-Middle East Forum.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines