Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Cómo se destruye una sociedad sin guerra?

Naira Ashraf [@HayaIbr29958650/Twitter]

La sangre de los ciudadanos árabes se ha vuelto barata a los ojos de los líderes árabes, y las imágenes de los palestinos asesinados a manos de las criminales fuerzas de ocupación israelíes llenan las pantallas de televisión, pero no tomamos ninguna medida. Por eso el derramamiento de sangre en todo el mundo árabe es ahora la norma y no nos causa ningún temor. La sangre ha perdido su sagrada inviolabilidad y se ha convertido en la forma más rápida de resolver los problemas, especialmente entre los jóvenes. Existe ahora una extraña audacia en el uso de las armas y en el asesinato de personas que se ha extendido por todas las sociedades árabes. Es una situación sin precedentes.

Este pensamiento se me pasó por la cabeza cuando se filtraron noticias sobre dos horribles crímenes en Egipto y Jordania que nos conmocionaron a todos. El primero fue el asesinato de Naira Ashraf, la hermosa estudiante universitaria egipcia que fue masacrada por su compañero en la puerta de la universidad, como si estuviera matando una gallina, delante de los transeúntes que estaban demasiado ocupados filmando el incidente con sus teléfonos móviles para detenerlo.

Después, la bella jordana Iman Rashid, estudiante de la Universidad de Ciencias Aplicadas, fue asesinada a tiros por un desconocido que huyó y se disparó. La razón para matarla murió con él. Sin embargo, sabemos que el asesino de Naira amaba con locura a su víctima y que ella le rechazó, al igual que su familia. Decidió vengarse y "preservar su dignidad" matándola.

Estos dos atroces crímenes no fueron los primeros en la sociedad árabe. De hecho, la tasa de asesinatos va en aumento, siendo los jóvenes las principales víctimas y asesinos. En Egipto, hace unos meses, un joven mató a otro en pleno día, delante de los transeúntes. Le cortó la cabeza y se paseó con ella orgulloso entre la gente que lo miraba atónita.

LEER: Entendiendo la posición de Turquía sobre la ampliación de la OTAN

Estos dos crímenes tampoco fueron los últimos. Menos de una semana después, una estudiante de medicina fue asesinada por un colega suyo que la engañó y luego la desmintió.

En sociedades que se enorgullecen de su moralidad, sus valores y su religión, debemos buscar las verdaderas razones de tal brutalidad por parte de los ciudadanos de a pie si queremos desafiar este comportamiento. Y debemos desafiarlo. No podemos permitir que la sangre se derrame fácilmente en la sociedad.

Podemos empezar por admitir que la fe religiosa falta en demasiados jóvenes. Esto se debe a que todos los gobiernos árabes tienen miedo del Islam, pero se esconden detrás del término "extremismo islamista", una descripción acuñada por Occidente para justificar la guerra contra el Islam y los musulmanes en sí. De ahí que estén en contra de los jóvenes religiosos y los tilden de extremistas y terroristas. No debería sorprendernos, porque los estudios religiosos como asignatura en la escuela son ahora optativos, con poco impacto en los corazones y las mentes de los jóvenes que prestan poca atención a los principios de la fe para guiar sus vidas.

Además, las instituciones religiosas están ahora completamente bajo el control del gobierno. Los altos cargos están sometidos a las órdenes del gobierno. Las mezquitas ya no están abiertas fuera de las horas de oración; no se imparten lecciones, seminarios o debates como sucedía en el pasado. Los gobiernos no se conforman con eso, y también han prohibido los centros religiosos para la memorización del Corán y la enseñanza de una educación puramente religiosa que mejore la moral y el comportamiento de la sociedad.

Los medios de comunicación también están controlados por los gobiernos árabes. Han reducido el número de programas religiosos, que ahora son casi inexistentes en la televisión, a pesar de la existencia de más de cien canales por satélite. Durante el mes de Ramadán, en el que se supone que nos acercamos al Todopoderoso, estos canales destruyen deliberadamente la espiritualidad del mes y lo convierten en el mes de Satán. Llenan sus pantallas con decenas de series obscenas, con bailes, drogas, alcohol, prostitución y acoso, pero ni una sola serie religiosa de las que se veían en el pasado.

LEER: La labor de EE.UU. es integrar a Israel en el mundo árabe

Al arte se le ha otorgado un papel eficaz y a la vez irresponsable en la modificación de los valores de las sociedades árabes y en el cambio de sus normas morales. Se ha alterado el equilibrio, facilitando que los jóvenes recurran a las armas para resolver los problemas. Incluso los estudiantes universitarios bien educados se convierten en salvajes de esta manera.

Pero, ¿qué podemos esperar de unos jóvenes cuyo modelo es ahora Mohammad Ramadan, la leyenda que se pasea por la calle con el torso desnudo, blandiendo su espada, siendo honrado por los jefes del ejército y premiado con un título honorífico por una universidad? No debería sorprendernos que el materialismo se haya elevado por encima de los valores religiosos y culturales. Los medios de comunicación social tienen mucho que responder en este sentido.

Esta es la generación que ha crecido con dramas, películas y canciones inmorales, y las "élites" de baja estofa de los semi-educados presiden la escena política, cultural y mediática a pesar de su ignorancia personal. Estos "influenciadores" son un desastre para el mundo árabe y una de las principales razones de las mentes y almas vacías de nuestro pueblo.

Estoy casi seguro de que existe un plan sistemático de la inteligencia occidental para sabotear las sociedades árabes a manos de su propio pueblo desde la creación de los canales MBC a principios de los años noventa. Después de ver algunos de los programas, escribí en el periódico egipcio Al-Wafd que estos canales destruirán las sociedades árabes, con programas infantiles llenos de violencia, lenguaje inapropiado, depravación, frivolidad y mentes vacías. Si a esto le añadimos lo que se llama televisión de "realidad", con jóvenes inmorales que conviven, podemos ver por qué se han destruido los valores tradicionales de la familia árabe.

¿Cómo se destruye una sociedad sin guerra? Esto es lo que explicó el periodista ruso Yuri Bezmenov. Era un agente secreto de la KGB rusa que desertó a Occidente después de resentir la represión de la agencia de inteligencia contra los intelectuales que violaban las políticas de Moscú. Huyó primero a Estados Unidos y luego a Canadá y adoptó el seudónimo de Tomas David Schuman.

Bezmenov/Schuman procedió a educar a la gente sobre las conspiraciones que se tramaban contra ellos. La época en que se utilizaban los ejércitos para subyugar a los Estados ya no es una prioridad, dijo; la victoria se consigue ahora derrotando al Estado desde dentro. Esbozó un proceso de cuatro pasos, empezando por un periodo de 15 a 20 años para destruir la moral y los valores de la sociedad objetivo. Estos esfuerzos fracasan cuando se intenta restaurar los valores religiosos, porque la religión guía las relaciones individuales dentro de la sociedad y las hace relativamente armoniosas incluso en los momentos más difíciles. Se necesitan entre 15 y 20 años para garantizar que al menos una generación se nutra y se eduque en valores y morales alternativos. Estas alternativas sustituyen los cimientos de la sociedad y distraen a la gente de su fe. Esto, a su vez, elimina cualquier sentido de la responsabilidad y debilita las lealtades. Las "personalidades" de los medios de comunicación y las "celebridades" se utilizan en este proceso.

¿No es esto precisamente lo que ocurre en nuestras sociedades árabes? Incluso tenemos las guerras descartadas por Bezmenov/Schuman.

Los líderes árabes deben ser valientes y honestos, y asumir sus responsabilidades con seriedad antes de que las sociedades se derrumben por completo. Deben enfrentarse a estos planes destructivos con contramedidas radicales que tengan como objetivo restaurar los valores y la moral de las sociedades árabes a lo que eran antes de la era de Internet. Debe haber una fuerte voluntad política y determinación por parte de todos para reformar la sociedad, en la que deben participar activamente los clérigos, las familias, las escuelas, los medios de comunicación y las instituciones artísticas. El valor de los buenos modelos de conducta debe sembrarse en los corazones y las mentes de los jóvenes mediante el estudio de su historia islámica, que es rica en modelos de conducta positivos, heroísmo destacado y grandes personalidades que iluminaron todos los lugares oscuros del mundo con sus conocimientos, su civilización y su cultura. Muchos de ellos sacaron a Europa de la llamada "Edad Media". No lo olvidemos, ya que Europa y Occidente nos pagan arrastrándonos a la oscuridad de su pasado.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoJordaniaOriente MedioPalestinaRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines