Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La labor de EE.UU. es integrar a Israel en el mundo árabe

El ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu (izq.), el ex presidente estadounidense Donald Trump y el ministro de Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Abdullah bin Zayed Al-Nahyan (der.), sonríen mientras participan en la firma de los Acuerdos de Abraham en los que los países de Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos reconocen a Israel, en la Casa Blanca en Washington, DC, el 15 de septiembre de 2020 [SAUL LOEB/AFP vía Getty Images].

Fui uno de los que concluyó muy pronto que hay poca diferencia entre Donald Trump y Joe Biden. Sigo creyendo que esto es cierto. Aunque Biden habló mucho durante su campaña electoral sobre el acuerdo nuclear con Irán, la relación con China, la cuestión de Palestina y Arabia Saudí, no hay ninguna diferencia tangible entre sus políticas y las de Trump, al menos en esos temas.

Muchos palestinos creían que Biden revertiría las decisiones de Trump, como su traslado de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a la Jerusalén ocupada por Israel; su cierre del consulado de Estados Unidos en la ciudad santa, que servía de embajada de Estados Unidos en Palestina; su suspensión de las donaciones de Estados Unidos a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA); y el cierre de la oficina de la OLP en Washington en 2018 como castigo a los palestinos que se atrevieron a denunciar a Israel ante la Corte Penal Internacional. Trump también se esforzó por obligar a Israel a aceptar la solución de dos estados que desde hace tiempo defiende Estados Unidos. Sin embargo, no se ha visto ningún retroceso, aparte de la reanudación de alrededor del 50% de las donaciones de la UNRWA.

De hecho, Biden ha complementado los planes de Trump para fortalecer al Estado de Israel, que ha estado desafiando las resoluciones de la ONU y ocupando tierras palestinas desde 1948. Su visita programada a Oriente Medio el próximo mes pretende integrar a Israel con el resto de la región: el mundo árabe. Espera ampliar la Cumbre del Néguev celebrada en marzo para incluir a más Estados árabes junto a Israel, Estados Unidos, Marruecos, Egipto, los EAU y Bahréin, y convertirla en una plataforma permanente.

Según los medios de comunicación estadounidenses, Biden quiere convencer a otros dos países árabes para que normalicen sus relaciones con Israel en el contexto de la lucha contra las ambiciones iraníes en la región. Al igual que Trump y su yerno Jared Kushner idearon los llamados "Acuerdos de Abraham" que socavan los intereses palestinos y envalentonan el desafío de Israel al derecho internacional, Biden está trabajando en los Acuerdos de Abraham II, esta vez con un sabor demócrata y no evangélico.

Las elecciones perpetuas de Israel: ¿qué vendrá después?

Lo último que necesita Washington ahora es otra guerra, sobre todo porque la situación en Ucrania sigue abierta a todas las opciones. El movimiento de Biden en la región probablemente no pretende iniciar una guerra contra Irán. Más bien tratará de instalar a Israel como el amo y protector de la región por encargo de Estados Unidos, con el pretexto de oponerse a Irán, que se presume que ha estado trabajando durante las últimas tres décadas en el desarrollo de un arma nuclear.

Además, Biden está al servicio de los intereses del ministro de Asuntos Exteriores de Israel y primer ministro entrante, Yair Lapid, con la esperanza de aumentar su popularidad añadiendo algunos logros a su historial. Lapid es tan popular entre los estadounidenses que la revista Time lo clasificó entre las 100 personas más influyentes del mundo. Washington está harto de la arrogancia de Netanyahu y de su intento de inmiscuirse en la política estadounidense, por lo que está dispuesto a apoyar a cualquiera antes que a él, aunque sea temporalmente al más radical Naftali Bennett. La elección perfecta sería Lapid, con sus palabras escurridizas y su cara sonriente.

Es esta política la que apartó a Netanyahu y lo sustituyó por sionistas religiosos de extrema derecha. El resultado es que el gobierno de coalición de Bennett prácticamente se ha hundido. Con otras elecciones generales a la vista, ¿se presentará un primer ministro israelí aceptable para los gustos de Estados Unidos? Si es así, ¿durará? Los gobiernos israelíes tienden a acortarse con cada elección. ¿Ayudará la estrategia estadounidense a que Lapid se mantenga en el cargo?

Todos los políticos de Israel creen hoy que tienen derecho a gobernar y todos están dispuestos a hacer lo que sea necesario para ello. A diferencia de la generación fundadora de Israel, que fue perseguida en los países de los que procedía, lo que les permitió superar sus diferencias para construir su refugio, la generación actual nació generalmente en Israel, que sigue actuando como si estuviera por encima de la ley internacional y fuera de toda duda.

Irónicamente, mientras Biden trata de impulsar a los opositores de Netanyahu, en su país se le ridiculiza ampliamente por sus problemas mentales y físicos, que podrían poner en peligro su futuro político. En el caso totalmente posible de que Trump gane las próximas elecciones presidenciales de EE.UU., Netanyahu podría también escenificar una remontada, ya que aún conserva el mayor número de escaños en manos de un solo partido en el parlamento israelí; la Knesset. Mientras Estados Unidos se ocupaba de salvar a Israel de sí mismo, se está polarizando y dividiendo mucho. Al igual que sus homólogos israelíes, muchos políticos e intelectuales estadounidenses prevén un futuro oscuro para Norteamérica si esto continúa.

El propio Biden simboliza el declive de Estados Unidos como superpotencia. Aunque parezca poderoso y sabio, su mente y su cuerpo parecen fallarle. El general retirado y ex primer ministro Ehud Barak ha dicho que Israel no debe temer a Irán, sino a sus propias diferencias políticas internas. Después de todo, ¿quién necesita enemigos con tales líderes y amigos?

LEER: ¿Cuándo dejará el Consejo de Seguridad de la ONU de ser injusto?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

El Dr Mohammad Makram Balawi es un autor palestino establecido en Estambul. Preside el Asia-Middle East Forum.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines