Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Imran Khan podría enfrentarse a espías, mentiras y propaganda negativa en Pakistán

El primer ministro de Pakistán, Imran Khan, en Kabul el 19 de noviembre de 2020 [WAKIL KOHSAR/AFP vía Getty Images].

Millones de pakistaníes han sido convocados a concentrarse en la capital, Islamabad, por el carismático primer ministro destituido Imran Khan y sus partidarios, que afirman que fue destituido en una campaña de trucos sucios dirigida por agentes de la inteligencia estadounidense porque sus políticas iban en contra de los intereses regionales y mundiales de Estados Unidos.

La afirmación del ex jugador de críquet internacional convertido en político es sorprendente, pero no está fuera de lo posible. El historiador británico Rory Cormac, experto en la historia global de la subversión y la inteligencia, sigue de cerca los acontecimientos. Cormac cree que tal vez tengamos que esperar otros 50 años antes de que salga a la luz la verdad sobre la destitución de Khan tras la moción de censura del mes pasado.

El último libro de Cormac es How to Stage a Coup: And Ten Other Lessons from the World of Secret Statecraft. Se publicará el próximo mes y revela exactamente cómo algunas de las principales potencias del mundo, incluida Gran Bretaña, llevaron a cabo durante décadas programas secretos de desinformación en Oriente Medio y Asia. Según los documentos que ha descubierto en los archivos de inteligencia recientemente desclasificados, los británicos fueron los creadores de las noticias falsas que utilizaron para desestabilizar a los adversarios de la Guerra Fría. La propaganda negra pretendía avivar las tensiones raciales y religiosas, incitar a la violencia y reforzar prejuicios largamente arraigados contra el comunismo.

LEER: La primavera en Islamabad

Su investigación descubrió amplias pruebas de la intromisión británica y de la existencia de una "Unidad Editorial Especial" de alto secreto en Westminster, que se encargaba de la propaganda negra utilizando periodistas obedientes o seleccionados para manipular la opinión pública. Me dijo que esto era "una gota en el océano comparado con las operaciones encubiertas de Estados Unidos y Rusia".

Así que tal vez sea cierta la acusación de Khan sobre las operaciones estadounidenses entre bastidores para desestabilizar su gobierno. "El papel de la mano oculta puede ser a menudo exagerado y se mitifica a lo largo de los años", respondió Cormac. "Sabemos que este tipo de subterfugios han tenido lugar históricamente, pero también pueden citarse para culpar a actores externos cuando las cosas van mal. En el caso de Pakistán, necesitamos que se nos muestren algunas pruebas; uno de los peligros de los papeles encubiertos es que acabamos convirtiendo en chivos expiatorios y culpando a actores externos para enmascarar los problemas internos".

Sin embargo, Imran Khan está convencido de que tiene las pruebas. Durante un mitin en marzo, agitó un documento en su mano y dijo que su contenido contenía pruebas de una conspiración extranjera para derrocarlo a él y a su gobierno del Partido Tehreek-e-Insaf. Durante una conferencia de prensa, se presentó un cable diplomático recibido de una de las misiones de Pakistán en el extranjero que respaldaba sus afirmaciones. El cable fue enviado el 7 de marzo, un día antes de que el partido de la oposición presentara una moción de "no confianza" y solicitara una sesión de la Asamblea Nacional para votarla.

Cormac, profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Nottingham, afirma que probablemente querría más pruebas, pero es poco probable que salgan a la luz documentos o comunicaciones de los servicios de inteligencia estadounidenses, a menos que se filtren o sean revelados por un informante. La línea oficial de Washington en este momento es de negación total. La buena noticia es que Estados Unidos suele estar más dispuesto a publicar documentos clasificados mucho antes que el muy reservado gobierno británico.

"Todavía hay mucho más que ver de la década de 1960, cuando Gran Bretaña hacía de todo en Oriente Medio, pero esos archivos siguen cerrados. Me encantaría leer sobre las actividades de David Cameron en Libia y Siria después de la Primavera Árabe, pero me temo que tardaré en morir antes de que se desclasifiquen los archivos del MI6. Los tenemos hasta 1949, así que probablemente saldrán a la luz en el próximo siglo", explicó Cormac.

LEER: ¿Será tras la destitución de Khan el momento de Mosaddegh en Pakistán?

Mientras tanto, mientras se desarrollaba el último drama político en Islamabad, volví a recordar un par de entrevistas que mantuve con el legendario teniente general Hamid Gul, que fue director general de la agencia de espionaje Inter-Services-Intelligence de Pakistán durante dos años, entre 1987 y 1989. Gul colaboró estrechamente con las agencias de inteligencia de EE.UU. y estaba muy bien considerado por los estadounidenses hasta que apoyó abiertamente a los talibanes en el vecino Afganistán. Tras su jubilación en 1993, se convirtió en una figura odiosa en Washington.

Le pregunté al difunto general de tres estrellas sobre su carrera militar de altos vuelos y si alguna vez había ambicionado el cargo de Jefe de Estado Mayor del Ejército de Pakistán. Sonrió y respondió: "Mientras Washington tenga voz y voto en el nombramiento del jefe del ejército de Pakistán, las personas francas como yo serán ignoradas".

Cuando le pedí una aclaración, fue categórico al afirmar que Estados Unidos tenía una gran influencia en los nombramientos de los militares de más alto rango y sostuvo que Washington tenía "vastas redes de influencia en la élite política, académica, mediática y diplomática de Pakistán". Mi primera entrevista fue durante el mandato del general Pervez Musharraf como presidente y la segunda fue durante la presidencia de Asif Ali Zardari, cuando repitió afirmaciones similares. Gul, que murió en 2015 a los 78 años, sin duda me llamaría hoy si estuviera vivo para decirme "te lo dije" sobre las actuales acusaciones de intromisión de Estados Unidos en los asuntos pakistaníes.

Mientras que académicos como Cormac quieren más pruebas, millones de pakistaníes ya han demostrado esta semana que tienen todas las pruebas que necesitan. A medida que siguen acudiendo en masa en apoyo de Khan, parece, como escribí en MEMO el mes pasado, que Pakistán podría estar embarcándose en su propia versión de la Primavera Árabe.

LEER: ¿Cómo serán los lazos entre Pakistán y Oriente Medio con Shehbaz Sharif?

Durante todo el día de ayer se registraron enfrentamientos entre la policía antidisturbios y los manifestantes, ya que las autoridades bloquearon todas las carreteras que conducen a la capital, donde el partido de Khan está celebrando un mitin para exigir la destitución del gobierno y unas elecciones generales inmediatas. Khan lanzó la marcha desde la provincia noroccidental de Khyber Pakhtunkhwa, gobernada por su partido, e instó a toda la nación a participar.

A media mañana corrían falsos rumores de que se había llegado a un acuerdo de última hora y se había suspendido la marcha. "¡En absoluto!", tuiteó Khan. "Nos dirigimos hacia Islamabad y no se trata de ningún acuerdo. Permaneceremos en Islamabad hasta que se anuncien las fechas de disolución de las asambleas y las elecciones".

Parece, por tanto, que una unidad de propaganda negra ya está bombeando el tipo de noticias falsas que Cormac detalla en su nuevo libro. El hecho de que un departamento de trucos sucios ya esté en marcha para frenar el mitin de Islamabad es alarmante, y podría decirse que es una prueba más para apoyar la creencia de Imran Khan de que hay fuerzas oscuras trabajando dentro y fuera de Pakistán para socavarlo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioPakistánRegión

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines