Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Será tras la destitución de Khan el momento de Mosaddegh en Pakistán?

El destituido primer ministro de Pakistán, Imran Khan, pronuncia un discurso ante los seguidores del partido Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI) durante un mitin público en Peshawar el 13 de abril de 2022. [ABDUL MAJEED/AFP vía Getty Images]

Los gobiernos de Estados Unidos y Gran Bretaña negaron durante décadas su papel en el golpe de Estado de 1953 contra el primer ministro iraní elegido democráticamente, Mohammad Mosaddegh. Aunque la complicidad occidental en el derrocamiento del gobierno iraní era de dominio público, no fue hasta 2013 cuando la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos admitió finalmente su participación en el golpe. Era la primera vez que la agencia derrocaba con éxito a un gobierno extranjero, pero no la última.

Según un documento desclasificado, "el golpe militar... se llevó a cabo bajo la dirección de la CIA como un acto de política exterior estadounidense". Se dice que dos temas principales estuvieron detrás de la operación encubierta: el petróleo y el comunismo.

La decisión del líder populista Mosaddegh de nacionalizar la industria petrolera del país en 1951 privó de ingresos a la Anglo-Iranian Oil Company, de propiedad británica, que se llevaba la mayor parte de los ingresos petroleros de Irán. La empresa se conoce hoy como BP. Washington estaba preocupado por la continuidad del flujo de petróleo y la capacidad del gobierno de Mosaddegh para funcionar de forma independiente. En aquellos primeros días de la Guerra Fría, también existía el temor de una toma de poder comunista por parte del Partido Tudeh, que no siempre coincidía con la política del primer ministro nacionalista.

Mosaddegh era un primer ministro muy popular. Un año antes del golpe dimitió por desacuerdos con el sha Mohamed Reza Pahlevi sobre quién debía nombrar al ministro de guerra. Su sustituto, Ahmad Qavam, carecía del mismo amplio apoyo popular y las manifestaciones masivas pedían la restitución de Mosaddegh. El sha cedió ante la presión y aceptó.

Sin embargo, a pesar de ese apoyo popular, al ir en contra de los intereses extranjeros Mosaddegh simplemente tenía que irse. Tras el fracaso de un complot inicial para destituir al primer ministro, el sha huyó del país. Sin embargo, la conspiración financiada por Estados Unidos acabó triunfando; Mosaddegh fue derrocado y sustituido por un general elegido a dedo, Fazlollah Zahedi, que reinstaló un sha cada vez más autocrático.

Juzgado por cargos de traición y condenado a tres años de prisión, Mosaddegh, de 72 años, permaneció bajo arresto domiciliario hasta su muerte en 1967. Durante su juicio, dijo que "mi mayor pecado es haber nacionalizado la industria petrolera de Irán y haber descartado el sistema de explotación política y económica del mayor imperio del mundo".

El sha gobernaría como monarca absoluto hasta que fue derrocado por una revolución populista en 1979, que bajo la dirección del ayatolá Ruhollah Jomeini se convirtió en la Revolución Islámica. El golpe de Estado de 1953 sigue arraigado en la memoria colectiva del país, ya que fue decisivo para que Irán se convirtiera en una dictadura prooccidental y luego en una teocracia antiamericana.

En palabras de Stephen Kinzer, autor de All The Shah's Men: An American Coup And The Roots of Middle East Terror, "la revolución de 1979 fue un efecto a largo plazo de la creciente represión del sha, que llegó al poder como resultado del golpe. Esa revolución islámica llevó al poder a un régimen fanáticamente antiamericano que ha pasado más de 30 años trabajando para socavar los intereses estadounidenses en todo el mundo."

LEER: Erdogan felicita al nuevo primer ministro de Pakistán dejando de lado al destituido Imran Khan

En la actualidad, en la vecina República Islámica de Pakistán existe el riesgo de que se reproduzca en cierta medida la experiencia de Irán, tras el "golpe blando" del sábado que destituyó al primer ministro Imran Khan tras unas tumultuosas semanas. El primer ministro perdió una moción de censura en el Parlamento, al considerar que había actuado en contra de la Constitución al tratar de evitar la moción.

Tanto Washington como los militares pakistaníes pro-occidentales negaron las afirmaciones de Khan de que había una conspiración respaldada por Estados Unidos para apartarle del poder, como ocurrió con Mosaddegh. Lo más importante es que Khan se enemistó con estos últimos en medio de las informaciones de que pretendía sustituir a los oficiales superiores. Su relación con Estados Unidos se vio perjudicada por su reajuste de Pakistán para acercarse a Rusia y China.

Es difícil encontrar pruebas sólidas que respalden las acusaciones de Khan, aparte de un cable diplomático enviado en marzo tras su histórica visita a Moscú. Sin embargo, dado el historial de cambios de régimen de la CIA, ¿puede haber humo sin fuego?

El año pasado, en una entrevista con Axios, Khan fue categórico al afirmar que Pakistán "no permitirá en absoluto" que la CIA utilice bases en el país para operaciones transfronterizas en Afganistán. Esto supuso un atrevido cambio con respecto a las dos décadas anteriores de apoyo a la "guerra contra el terrorismo" de Estados Unidos.

Agentes de policía toman medidas de seguridad mientras la gente realiza una protesta contra la expulsión del primer ministro Imran Khan por el parlamento de Pakistán en una moción de censura frente a la casa del ex primer ministro de Pakistán Nawaz Sharif en Londres, Reino Unido, el 10 de abril de 2022.
[Raşid Necati Aslım - Agencia Anadolu]

El mes pasado, diplomáticos occidentales publicaron una carta abierta en la que pedían a Pakistán que condenara la invasión rusa de Ucrania. Sin embargo, Khan criticó la medida al tiempo que afirmaba la soberanía de Pakistán. Durante una reunión pública, preguntó retóricamente: "¿Somos vuestros esclavos [de Occidente]? ¿Que todo lo que digáis lo haremos?".

Su lenguaje fue especialmente interesante. Durante su juicio, Mosaddegh dijo con presciencia: "Soy muy consciente de que mi destino debe servir de ejemplo en el futuro en todo Oriente Medio para romper las cadenas de la esclavitud y la servidumbre a los intereses coloniales."

LEER: Aumenta el odio colectivo antimusulmán en el estado indio de Karnataka

Aunque el derrocamiento de Khan no fue un golpe militar, como lo fue el de Mosaddegh en el Irán de 1953, se han producido tres tomas de posesión de este tipo con éxito desde la independencia de Pakistán en 1947; en última instancia, los militares son los encargados de dirigir el país. El sucesor de Mosaddegh en Teherán, el general Zahedi, fue elegido por Estados Unidos y los británicos, y si las revelaciones hechas por el difunto general pakistaní Hamid Gul son ciertas, Estados Unidos tiene voz y voto en el nombramiento del jefe del Estado Mayor del Ejército en Pakistán.

Desde la destitución de Khan, se han producido grandes concentraciones en todo el país de quienes le apoyan a él y a su partido Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI). Se puede decir que sólo un carismático legendario jugador de cricket convertido en político puede provocar tales multitudes, a pesar de que una encuesta realizada por Gallup Pakistán reveló que el 57% de los encuestados aprobaba la destitución de Khan.

Una reunión en Peshawar el miércoles fue también una muestra de poder y popularidad de Khan, que ha planeado una "sorpresa mayor" a finales de este mes en Lahore. Es evidente que quiere provocar unas elecciones anticipadas, que ya estaban en la agenda después de que el aliado político de Khan, el vicepresidente Qasim Suri, disolviera el parlamento.

Siempre que se le permita hacerlo, Imran Khan volverá más fuerte que antes, a juzgar por el apoyo que está recibiendo. Su oponente inmediato es el llamado "gobierno importado" de su sucesor, Shehbaz Sharif, quien, al igual que su hermano y ex primer ministro Nawaz, se ha enfrentado a numerosas acusaciones de corrupción y blanqueo de dinero. El nombramiento de Sharif representa la vuelta a la política interna de Pakistán dominada por dos dinastías con un historial de saqueo del país. Se dice que este nuevo gobierno "comenzará su mandato con gran impopularidad y bajo una grave crisis de legitimidad". La misma afirmación se hizo sobre el sucesor de Mosaddegh, Ahmad Qavam.

El liderazgo de Khan no estuvo exento de defectos. Por difícil que fuera, se debería haber hecho más para frenar el poder desproporcionado del que gozaban los militares y evitar la posibilidad de otro golpe militar.

El elefante en la habitación, por supuesto, es la economía de Pakistán y la inflación, la más alta del sur de Asia. La mala gestión de la economía fue lo que llevó al voto de censura.

En caso de que se produzcan disturbios sociales y políticos en los próximos días, la economía se verá afectada. Enfrentado a un embargo impuesto por los británicos, Mosaddegh también se enfrentó a una crisis económica, pero mantuvo que "el aspecto moral de la nacionalización del petróleo es más importante que su aspecto económico". Si Khan o el PTI volvieran al poder, una postura de principios informada por la soberanía nacional y el interés propio también podría superar cualquier perspectiva de ganancias económicas a corto plazo.

Khan ha prometido en repetidas ocasiones "luchar hasta la última bola" y, siguiendo con la analogía del cricket, aún no ha sido eliminado. Como parte de su investigación sobre el asunto, el Tribunal Supremo de Pakistán habría recibido la "carta de amenaza" enviada por Estados Unidos, en la que se dice que Pakistán se enfrentaría a estrictas sanciones si la moción de censura fracasa.

Al igual que ocurrió con el golpe de Estado de 1953 en Irán, sólo podremos saber si la destitución de Khan fue realmente el "momento Mosaddegh" de Pakistán. Si lo fue, podemos esperar una política exterior más abiertamente antiamericana por parte de los sucesivos gobiernos de Pakistán y una mayor desconfianza hacia Occidente. También conviene recordar que el golpe precedió, si no inspiró, una revolución. Cualquier beneficio a corto plazo de la destitución de Khan puede tener graves consecuencias a medio y largo plazo.

LEER: El pakistaní Imran Khan debería haber aprendido del trato de Erdogan con el ejército

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioPakistánRegión

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines