Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El lobby pro-israelí está colonizando el mundo académico británico con una campaña de desprestigio tras otra

Un manifestante sostiene una bandera israelí durante una manifestación pro-israelí frente a la Embajada de Israel el 23 de mayo de 2021 en Londres, Inglaterra [Hollie Adams/Getty Images].

Grupos y legisladores pro-israelíes están orquestando una campaña de desprestigio por motivos políticos contra la recién elegida presidenta de la Unión Nacional de Estudiantes (NUS), Shaima Dallali. Como parte de esta campaña, grupos sionistas agresivos, incluida la Unión de Estudiantes Judíos (UJS), publicaron una carta abierta en la que expresaban su preocupación por un post en las redes sociales que la joven de 26 años escribió hace más de diez años. Se ha visto como un intento desesperado de impedir que Dallali siga en el cargo.

El post en cuestión hacía referencia a una batalla que tuvo lugar a principios del siglo VII entre los musulmanes y los habitantes judíos de Khaybar, un oasis en la península arábiga. Sugiere que el "ejército de Mahoma" volverá a Gaza.

Esta campaña contra cualquier persona remotamente pro-palestina no es nada nuevo. Dallali es simplemente la última víctima de un esfuerzo de décadas del Estado israelí por acosar, desprestigiar y amenazar a los académicos y funcionarios pro-palestinos. Tácticas similares, por ejemplo, se utilizaron para destituir a la primera presidenta musulmana negra de la NUS, Malia Bouattia, una defensora de los derechos palestinos desde hace mucho tiempo.

El UJS engloba a 64 sociedades judías de las universidades británicas. El sindicato fue expuesto por la "Unidad de Investigación" de Al Jazeera no sólo por recibir dinero de la Embajada de Israel en Londres, sino también por intentar influir en la elección de la presidencia de la NUS para destituir a Bouattia por su solidaridad con los palestinos y el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS).

 

El sindicato encabeza actualmente las gestiones para expulsar a Dallali. Se describe a sí misma como una organización sionista "orgullosa", y sus estatutos comprometen a los miembros de la UJS a "asumir un compromiso duradero" con Israel. Fue la UJS la que vilipendió a Bouattia cuando describió a la Universidad de Birmingham como "algo así como un puesto de avanzada sionista" y en otra ocasión se refirió a "los principales medios de comunicación dirigidos por sionistas". Según la UJS, esas declaraciones eran "antisemitas". No todos los judíos son sionistas, por supuesto, y no todos los sionistas son judíos.

Bouattia explicó que simplemente quería decir que la Unión de Estudiantes de Birmingham tenía la mayor y más ruidosa sociedad judía pro-Israel, y que hay un fuerte sesgo pro-Israel en los principales medios de comunicación. En un artículo publicado en The Guardian, dijo que "siempre ha sido una firme defensora del racismo y el fascismo en todas sus formas". También escribió que "estar en desacuerdo" con la política sionista no significa "estar en desacuerdo con ser judío".

Constantemente al borde del colapso: cómo los palestinos se convirtieron en un obstáculo de la política israelí

En su película de investigación "The Lobby", Al Jazeera sacó a la luz cómo el AIPAC, el mayor grupo de presión pro-israelí de Estados Unidos, canaliza dinero a los campus británicos a través del Centro Pinsker, un grupo pro-israelí centrado en la defensa de los campus.

David Miller, antiguo profesor de sociología política en la Universidad de Bristol, fue despedido como resultado de las presiones del lobby pro-Israel por sus críticas a Israel. Declaró a Politics Today que esta persecución por parte de "las filiales locales de la Unión de Estudiantes Judíos" es "un ataque a la libertad académica... Es una estrategia que el Gobierno de Israel ha estado desarrollando durante algunos años, en particular, a través del Foro Global para Contrarrestar el Antisemitismo [sic], donde quieren apuntar a la izquierda, y quieren apuntar a los musulmanes".

A pesar de haber sido absuelto de fanatismo antijudío por dos investigaciones independientes encargadas por la Universidad de Bristol, Miller no ha sido readmitido. "Después de una cuidadosa deliberación", dijo la universidad, "una audiencia disciplinaria encontró que el profesor Miller no cumplió con los estándares de comportamiento que esperamos de nuestro personal, y la universidad ha concluido que el empleo del profesor Miller debe ser terminado con efecto inmediato."

Shireen Abu Akleh: Debe realizarse una investigación independiente e internacional sobre su asesinato

Estos ataques a la libertad académica no se limitan a Europa y Estados Unidos. En marzo, el Ministerio de Defensa israelí publicó un nuevo "Procedimiento para la entrada y residencia de extranjeros en la región de Judea y Samaria [sic]" que abarca a los extranjeros que planean vivir en la Cisjordania ocupada.

La nueva normativa, según afirman expertos jurídicos, académicos y grupos de derechos digitales palestinos, complicará la entrada de los universitarios que quieran estudiar o trabajar en cualquier universidad de la Cisjordania ocupada, incluida la Jerusalén Oriental ocupada. Estarán sujetos a cuotas y otras restricciones al trabajo académico.

La política entrará en vigor este mes como proyecto piloto para los próximos dos años. Según Al Jazeera, determina que se permitirá un cupo de sólo 150 estudiantes extranjeros al año para estudiar en instituciones académicas palestinas. Permite al Ministerio de Defensa de Israel limitar los campos de estudio en las universidades palestinas que están abiertos a los estudiantes extranjeros. Las mismas restricciones no se aplican a los que solicitan estudiar en instituciones académicas israelíes.

Sin embargo, para imponer el control estatal sobre la investigación y la enseñanza, Israel vigila las protestas y la libertad de expresión en las instituciones académicas israelíes. Ha amenazado con cerrar los departamentos y cursos de izquierda en las universidades israelíes, incluida la Universidad Ben-Gurion.

Además, Israel ha estado utilizando la vigilancia y el control de las instituciones educativas en la Palestina ocupada desde que comenzó su ocupación. Realiza redadas y cierra universidades y escuelas palestinas con regularidad; prohíbe las conferencias internacionales; e interrumpe las clases disparando balas reales y gases lacrimógenos en las aulas.

Al igual que sus homólogos en Palestina e Israel, los estudiantes y académicos británicos afiliados a grupos pro-palestinos, como el movimiento BDS, han sido víctimas de una caza de brujas que se ha intensificado en los últimos años. Las acusaciones de antisemitismo por parte de los grupos de presión pro-israelíes son intentos claramente racistas de acosar e intimidar a activistas y académicos, especialmente a los que destacan en sus campos o desempeñan funciones influyentes, como Shaima Dallali.

La impunidad y la narrativa de seguridad de Israel tienen prioridad sobre las ejecuciones extrajudiciales

Teniendo en cuenta el tamaño y la sofisticación del lobby pro-israelí, y su considerable grado de influencia, hay que organizar una campaña internacional antirracista en apoyo de Dallali, en lugar de la investigación que ha lanzado la NUS.

"No puede haber lugar para el antisemitismo dentro del movimiento estudiantil", me dijo la NUS. "Estamos escuchando las preocupaciones que se están planteando y estamos muy preocupados por el dolor y la herida que se está expresando. Tomaremos todas las medidas que sean necesarias para remediar cualquier maldad y reconstruir la confianza con los estudiantes judíos, así como con nuestros miembros, socios y partes interesadas."

El núcleo de todo esto es la adopción de la controvertida "definición de trabajo" de antisemitismo de la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto, que ofrece ejemplos que equiparan el antisionismo con el antisemitismo.

Podemos esperar que se produzcan más acosos y acusaciones de antisemitismo contra aquellos en el mundo académico que expresan su solidaridad con Palestina. Vergonzosamente, Gran Bretaña está permitiendo que las organizaciones pro-israelíes colonicen el sector académico, al igual que ha permitido a los sionistas en Palestina.

En el momento de escribir este artículo, la UJS no había respondido a las peticiones de MEMO para que hiciera un comentario.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines