Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La impunidad y la narrativa de seguridad de Israel tienen prioridad sobre las ejecuciones extrajudiciales

Una pancarta de la periodista asesinada de Al-Jazeera, Shireen Abu Akleh, colgada en la iglesia de Jerusalén Este el 12 de mayo de 2022 [Mostafa Alkharouf/Agencia Anadolu].

La ejecución extrajudicial de la periodista palestino-estadounidense Shireen Abu Akleh a manos de un francotirador israelí la semana pasada ha llevado a los medios de comunicación israelíes a clamar por el mantenimiento de la impunidad del Estado de ocupación. Abu Akleh estaba cubriendo una incursión israelí en el campo de refugiados de Yenín el miércoles de esta semana, cuando fue asesinada a tiros, a pesar de identificarse como miembro de la prensa. Testigos presenciales dejan claro que un soldado israelí fue el asesino. "Fue un francotirador israelí quien nos disparó", señalaron. "No estábamos atrapados en un fuego cruzado con combatientes palestinos como ha afirmado el ejército israelí".

Si Abu Akleh no tuviera doble nacionalidad, su asesinato ya se habría convertido simplemente en una estadística más. Sin embargo, como palestino-estadounidense, la comunidad internacional pretende tener una pizca de obligación moral hacia la víctima, incluso cuando Israel se empeña en presentarse como inocente.

Un vistazo a la información del Times of Israel sobre el incidente indica claramente que la ausencia de dedos que señalen a Israel como culpable es una noticia más importante que el hecho de que el ejército israelí haya utilizado una vez más a sus francotiradores con un efecto mortal. De hecho, el sorprendente y desagradable rasgo común de las declaraciones diplomáticas es cómo se pasa por alto el papel de Israel en el asesinato de Abu Akleh.

Tanto el enviado de la ONU para Oriente Medio, Tor Wennesland, como la UE pidieron que se investigara el asesinato, en los términos más amables posibles. La retórica de Estados Unidos no fue mejor, a pesar de que un ciudadano estadounidense fue asesinado. "Estamos desconsolados por el asesinato y lo condenamos enérgicamente", declaró el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price. "Los responsables deben rendir cuentas". Sin embargo, el asesinato y sus autores están protegidos del escrutinio, a pesar del historial de Israel en el asesinato de periodistas palestinos.

LEER: Puede que Shireen se haya ido, pero la verdad permanece: Israel es un Estado de ocupación brutal

Asimismo, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, evitó cualquier mención a la responsabilidad de Israel. "Los trabajadores de los medios de comunicación deben poder llevar a cabo su trabajo libremente y sin acoso, intimidación o miedo a ser atacados", dijo. Eso es todo.

Durante una actualización oficial, un portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) afirmó que "la libertad de prensa es un valor fundamental del Estado de Israel", y añadió que "este desafortunado suceso está siendo investigado por todos los organismos pertinentes, como se espera en todas las demás democracias."

Israel también acusa a la Autoridad Palestina (AP) de rechazar una investigación conjunta sobre el asesinato de Abu Akleh. Según Al Jazeera, el líder de la AP, Mahmoud Abbas, "se negó y rechazó la investigación conjunta con las autoridades israelíes porque ellos son los que cometieron el crimen".

Es probable que la preocupación de Israel por su imagen prevalezca durante un tiempo, debido a la atención prestada a la ciudadanía, más que a la ejecución extrajudicial. La comunidad internacional sabe que Israel ha matado a muchos palestinos de forma rutinaria, no sólo a periodistas. Basta con echar un vistazo al último mes para observar un rastro de ejecuciones extrajudiciales que también tienen precedentes en la violencia colonial infligida al pueblo palestino durante muchos años.

Más allá de las declaraciones desconsoladas que no engañan a nadie, y menos al pueblo palestino, la lealtad de la comunidad internacional a Israel no se va a romper por el asesinato de un periodista que tenía doble nacionalidad. Por el contrario, la narrativa de seguridad de Israel está recibiendo un impulso injustificado. Como de costumbre, la capacidad de Israel para actuar con impunidad tiene prioridad sobre los asesinatos extrajudiciales.

LEER: Israel es incapaz de utilizar la mentira para ocultar su último crimen contra los palestinos

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines