Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El legado de Shireen Abu Akleh debería provocar sanciones a Israel

La gente se reúne frente a las oficinas de Al Jazeera en Ramallah, Cisjordania, el 11 de mayo de 2022, después de que la veterana periodista Shireen Abu Aqleh fuera asesinada a tiros mientras cubría una redada en el campo de refugiados de Yenín, Cisjordania. (RONALDO SCHEMIDT/AFP vía Getty Images)

Las fuerzas israelíes han asesinado hoy a un icono palestino. No era la líder de una facción política ni un miembro de un grupo de resistencia. Shireen Abu Akleh era una periodista palestina cristiana y reportera de Al Jazeera que se dio a conocer al mundo árabe durante la reocupación israelí de los territorios que había dejado tras los Acuerdos de Oslo. Informó brillantemente sobre los violentos acontecimientos y el asedio al entonces líder Yasser Arafat, convirtiéndose en el rostro de Al Jazeera en Palestina.

A menudo informaba desde la primera línea esquivando las balas reales israelíes, las balas de metal recubiertas de goma y las granadas de gas y de sonido. Desde que se incorporó a Al Jazeera en 1997, logró evitar lesiones graves o la muerte. No sabía que una sola bala acabaría con su vida, a pesar de que llevaba "ropa de prensa, casco protector y chaleco antibalas". La bala entró en el hueco entre el casco y el chaleco, justo debajo de su oreja. Un impacto bastante preciso, que confirma que fue disparada por un francotirador.

Shireen había acudido al campo de refugiados de Yenín a primera hora de la mañana -cuatro días antes de que los palestinos conmemoraran la Nakba de 1948- para informar sobre otro ataque israelí al campo. Su muerte se convirtió en una parte de la Nakba continua.

Shireen no es la primera periodista palestina asesinada por un Estado que sigue actuando por encima de la ley y que considera a todos los palestinos como infrahumanos. Esto es, en parte, lo que ha llevado a tres grupos de derechos humanos, B'Tselem, Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional, a concluir que las políticas israelíes cumplen la definición de Apartheid del Estatuto de Roma.

Recuerdo haber escrito sobre Yaser Murtaja, un periodista de Gaza que también fue asesinado por un francotirador israelí en Gaza en 2018. Esto fue sólo unos meses después de que un joven médico Razan Al-Najjar fuera también asesinado por fuego israelí en la valla que separa Gaza de los pueblos y ciudades de los que procede el 80% de los residentes de Gaza. Ningún israelí ha comparecido ante la justicia por el asesinato de Razan o Yaser. ¿Alguien espera que el asesino de Shireen se enfrente a la justicia por matar a una periodista?

LEER: La importancia estratégica de los palestinos en Israel en cualquier guerra que se avecine

Por supuesto, hay una diferencia en el lenguaje utilizado por los líderes occidentales que han reaccionado al asesinato de Shireen. Era palestina, pero también ciudadana estadounidense. El embajador de Estados Unidos en Israel, Tom Nides, tuiteó su "tristeza". Normalmente no expresa ninguna tristeza por las muertes de palestinos. Supongo que se sintió avergonzado al comentar porque la mujer tiene la ciudadanía estadounidense. Su tristeza no devolverá la vida a Shireen. No exigió a Israel que hiciera nada, pero casi se disculpó "alentando una investigación exhaustiva de las circunstancias de su muerte".

El embajador británico en Israel, Neil Wigan, que recientemente recordaba a los "soldados israelíes caídos", muchos de los cuales mataron a palestinos en el día que Israel conmemora, tuiteó: "Estoy profundamente entristecido por la trágica muerte de @ShireenNasri de Al Jazeera en Jenin esta mañana". No hubo condena de las acciones de Israel. No hubo convocatoria al Ministerio de Asuntos Exteriores británico del racista embajador israelí para exigir una investigación sobre este asesinato.

La misión de la UE en Palestina tuiteó: "Conmocionada por el asesinato de la periodista de @AlJazeera Shireen Abu Aqla, que informaba sobre las incursiones de las FIS en Yenín".

A las autoridades israelíes les tocó mentir inmediatamente afirmando que Shireen fue asesinada por balas palestinas. Afirmación que utilizaron para distorsionar la verdad sobre el asesinato de Mohammad Al-Durrah y de muchos que perdieron la vida bajo las bombas israelíes en Gaza, incluidos los cuatro futbolistas. Un Estado que se construyó sobre la mentira de que Palestina era una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra sigue mintiendo. Así es como Israel intenta introducir una duda en la mente de la gente para desviar la atención de sus mortíferas acciones malvadas.

LEER: La Nakba palestina no terminó en 1948, sino que continúa

El verdadero contexto aquí y la razón por la que Shireen fue asesinada es la continua ocupación ilegal de Palestina por parte de Israel y el tratamiento hipócrita de ellos y su causa por parte de la llamada comunidad internacional, cuando se compara con la situación en Ucrania. Una ocupación de varios días por parte de Rusia ha supuesto miles de sanciones para el perpetrador y ocupante, Rusia, mientras que una ocupación de siete décadas y la expulsión de los palestinos no se ve bajo la misma luz.

Los intentos de limpieza étnica de Sheikh Jarrah, los ataques a fieles pacíficos en la mezquita de Al-Aqsa durante dos ramadanes seguidos, la limpieza étnica planeada de Masafer Yatta, los anuncios de nuevas construcciones de asentamientos, las nuevas regulaciones de entrada a Cisjordania y la demolición de la casa de la familia Al-Rajabi en Silwan, todo ello queda sin control y mucho menos castigado por la comunidad internacional. Israel tiene vía libre para oprimir, robar, demoler, encarcelar, restringir la circulación, negar la entrada, negar la salida y etiquetar a las organizaciones de derechos humanos como organizaciones terroristas porque afirma que todas estas medidas son necesarias para su seguridad. Pero, ¿por qué la comunidad internacional le permite aprobar el asesinato de civiles, especialmente de periodistas y médicos, como medio de autodefensa?

Las organizaciones de periodistas de todo el mundo deben apoyar sin reservas a los periodistas palestinos que cumplen con su deber de informar al mundo sobre los crímenes israelíes. Los gobiernos deben ir más allá de expresar su tristeza por el asesinato de Shireen y exigir que los autores de su asesinato sean llevados ante la justicia.

Conocí a Shireen en Ramallah hace muchos años y me pareció una profesional de primera y un ser humano encantador. No merecía ser asesinada simplemente por hacer su trabajo. Aunque Israel piense que va a disuadir a otros periodistas de cubrir sus crímenes, el asesinato de Shireen sólo inspirará a más palestinos a seguir sus pasos, a ser una voz de la verdad y la decencia que siga exigiendo que el mundo vea a Israel como lo que es, un Estado que amontona el terror sobre otro pueblo con impunidad. Esa impunidad debe terminar. Deben imponerse sanciones a Israel ahora, si no queremos que la muerte de Shireen sea en vano.

LEER: Medios de comunicación, ideología y la guerra en Ucrania

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

El profesor Kamel Hawwash es un académico palestino británico de ingeniería con sede en la Universidad de Birmingham. Es comentarista de asuntos de Oriente Medio, vicepresidente del Consejo Británico de Política Palestina (BPPC) y miembro del Comité Ejecutivo de la Campaña de Solidaridad con Palestina (PSC) y ... escribe aquí a título personal.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines