Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La Nakba palestina no terminó en 1948, sino que continúa

Palestinos en Gaza protestan por el derecho a regresar a su patria el 14 de mayo de 2018 [Mahmoud Khattab/Apaimages].

Israel acaba de celebrar lo que llama el Día de la Independencia, que se basa en el mito de la liberación nacional del colonialismo británico y el establecimiento de un Estado independiente soñado por sucesivas generaciones de judíos. Todos los años, en este día, Israel despliega sus músculos militares y realiza celebraciones en todo el país.

Los israelíes celebran su robo y ocupación de Palestina, una tierra con profundas raíces árabes. La "independencia" de Israel sustituyó el colonialismo británico por un colonialismo de colonos aún más horrible. No en vano los palestinos llaman al establecimiento del Estado colonial de Israel la Nakba -la Catástrofe- porque lo que ocurrió en 1948 no fue una liberación del colonialismo o la independencia, sino el mayor robo a mano armada del siglo XX. Un país entero fue tomado a través de la limpieza étnica de la población palestina indígena por parte de los sionistas. Además, la Nakba no empezó ni terminó en 1948, sino que continúa.

Por ello, las celebraciones de la "independencia" israelí no conmemoran el pasado; fomentan lo que sigue ocurriendo en Jerusalén, Cisjordania, el Néguev, Galilea y el resto de la Palestina ocupada. Los palestinos en Israel recuerdan la Nakba y la limpieza étnica bajo el lema "Su Día de la Independencia es nuestro Día de la Nakba" para enfatizar el hecho de que su tierra ha sido robada y ocupada por la fuerza, el engaño y la falsificación de la historia. Por eso fue vergonzoso que los EAU enviaran a Israel un telegrama de felicitación en este día.

LEER:

Más vergonzoso aún es el hecho de que la Nakba fue bendecida por la comunidad internacional cuando se reconoció a Israel con un puesto en la Asamblea General de la ONU, a pesar de que nunca ha cumplido la condición de su pertenencia, el retorno de los refugiados palestinos. El Estado de ocupación ha sido protegido desde entonces por los "miembros permanentes" del Consejo de Seguridad de la ONU, que fue creado específicamente para alcanzar los objetivos de las potencias nucleares tras la Segunda Guerra Mundial. Los países coloniales se apresuraron a reconocer la entidad colono-colonial plantada en tierra árabe; primero fue la Unión Soviética, seguida de Estados Unidos (y no al revés, como se suele creer). Oriente y Occidente trabajaron juntos para apuñalar al pueblo árabe por la espalda, aunque si no fuera por la conspiración de los estados árabes, Occidente no habría podido llevar a cabo su conspiración en la Palestina árabe.

La planificación de la entidad sionista comenzó a finales del siglo XIX. Las serias presiones de los estados coloniales condujeron a la emisión de la desastrosa Declaración Balfour de 1917, en la que el gobierno británico prometió su apoyo al "establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío". Fue una promesa hecha por quienes no eran dueños de la tierra a quienes no tenían ningún derecho legítimo a ella. La promesa se cumplió el 14 de mayo de 1948, y desde entonces los palestinos han vivido en el exilio y bajo ocupación, con todo el sufrimiento que ello implica. La lucha de los palestinos contra la ocupación de su tierra ha continuado durante 74 años, a pesar de las conspiraciones de los gobernantes árabes contra ellos. El mundo no les ha hecho justicia ni les ha devuelto los derechos o las tierras usurpadas; la comunidad internacional, encabezada por Estados Unidos, apoya a Israel, y los países árabes leales a Estados Unidos actúan como guardianes de las fronteras aún no declaradas de Israel. Es un proyecto colonial expansionista.

Todos los gobernantes árabes, sin excepción, han comerciado con la cuestión palestina ante su pueblo que ama a Palestina, desde la época de Gamal Abdel Nasser hasta hoy, para consolidar su propio dominio del poder. Sin embargo, lo que ha estado ocurriendo entre bastidores es completamente diferente, y sólo salió a la luz tras años de engaños en los tratados de paz firmados con el enemigo israelí. La OLP firmó los Acuerdos de Oslo con Israel el 13 de septiembre de 1993, en los que la organización de "liberación" reconocía a Israel y eliminaba de sus estatutos nacionales la cláusula sobre la lucha armada para liberar Palestina desde el mar hasta el río a cambio de una "autoridad" imaginaria que se creó para no hacer nada más que proporcionar seguridad al estado de ocupación y ser el precursor de un estado independiente que nunca se pretendió que llegara a existir.

El robo de tierras palestinas ha sido continuo a lo largo de los años del llamado "proceso de paz", con asentamientos e infraestructuras ilegales israelíes cada vez más grandes, lo que hace imposible que haya suficiente territorio contiguo para que exista dicho Estado. Queda menos del 20% de la Palestina histórica para los palestinos, y toda ella está dominada por la ocupación militar de Israel.

LEER:

Los malogrados Acuerdos de Oslo han dado lugar a más asesinatos y detenciones -por parte de las fuerzas de seguridad israelíes y de la Autoridad Palestina- de palestinos que luchan por su libertad. La Intifada de Aqsa, en septiembre de 2000, devolvió el espíritu de resistencia al pueblo palestino bajo el mando del difunto líder Yasser Arafat. Volvió de Estados Unidos frustrado tras reunirse con el primer ministro israelí Ehud Barak en Camp David, bajo los auspicios del presidente estadounidense Bill Clinton; a esas alturas estaba convencido de que no tenían sentido los acuerdos de paz con Israel. El establecimiento de un Estado palestino con Jerusalén como capital y el retorno de los refugiados palestinos a su tierra era una ilusión.

El propio Arafat lideró la intifada. El levantamiento incluía al Movimiento de Resistencia Islámica, Hamás, que no había abandonado las constantes palestinas y la restauración de toda Palestina, desde el mar hasta el río. No había forma de conseguirlo si no era a través de la resistencia legítima.

Manifestantes antiisraelíes se reúnen fuera del Brooklyn College para manifestarse en apoyo de los palestinos y protestar antes de la Nakba 74 en Brooklyn de la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, el 5 de mayo de 2022. [Tayfun Coşkun - Anadolu News Agency]

Así comenzó una nueva fase de la lucha palestina que ha continuado desde que Arafat fue asediado en su recinto de Ramallah y luego asesinado en 2004 como "castigo" por la intifada. La retirada unilateral de Israel de la Franja de Gaza en 2005 bajo el peso de la resistencia de Hamás, que se mantuvo firme a pesar del asesinato de su fundador y guía espiritual, el jeque tetrapléjico Ahmed Yassin, y de su líder, el doctor Abdel Aziz Rantisi, entre otros. Desde entonces se han lanzado cuatro grandes ofensivas militares contra los palestinos de Gaza, acompañadas de un amplio bloqueo terrestre, marítimo y aéreo, después de que Hamás ganara las elecciones parlamentarias de 2006. A través de todo esto, la resistencia legítima no se ha debilitado ni socavado; la determinación del pueblo palestino de hacer enormes sacrificios para liberar su tierra sigue siendo fuerte. Lo hacen con dignidad y honor.

LEER:

El enemigo israelí no ha logrado poner de rodillas al pueblo palestino en Gaza, al igual que no ha logrado derrotar a Hamás. Por eso, el jefe de la "sagrada" autoridad de coordinación de la seguridad en Ramala, Mahmud Abbas, se encarga de intentar desacreditar al movimiento islámico y hacerlo caer. Se suma a las acusaciones de "terrorismo" utilizadas para describir la resistencia legítima a la ocupación militar de Israel. También recortó los salarios de los empleados de la AP en la Franja de Gaza para poner a la población en contra de Hamás, pero su plan fracasó.

No cabe duda de que hay optimismo dentro de la gran nación palestina, lo que resulta inspirador. El pueblo ha sido capaz de darle la vuelta a la tortilla al Estado de ocupación en muchas ocasiones, con su innovación y creatividad en la lucha. Los israelíes viven con miedo, mientras que los palestinos creen que ganarán o morirán en el proceso. Un pueblo así es imbatible.

La generación actual incluye a los bisnietos de los palestinos que fueron expulsados de su tierra en la primera ola de limpieza étnica durante la Nakba. La mayoría no ha estado en las casas y tierras de sus abuelos en lo que ahora es el Estado usurpador de Israel, pero siguen viviendo en Palestina en sus corazones y mentes. Son la prueba viviente de que la afirmación sionista de que "los viejos morirán y los jóvenes olvidarán" es una mentira. Los viejos sí murieron, pero sólo después de entregar las llaves a los jóvenes, transmitiéndoles la misión para que nunca olviden. El pueblo palestino no será derrotado en su lucha por vivir con honor, libertad y dignidad.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines