Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Medios de comunicación, ideología y la guerra en Ucrania

Una selección de portadas de los periódicos nacionales del Reino Unido sobre la invasión rusa de Ucrania el 25 de febrero de 2022 en Londres, Inglaterra. [Jeff J Mitchell/Getty Images]

La invasión y ocupación de Ucrania por parte de Rusia acabará por llegar, pero las representaciones y narraciones mediáticas de la guerra permanecerán en nuestras mentes durante mucho tiempo. Tres dimensiones específicas y relacionadas del discurso ideológico son evidentes en la representación mediática occidental de Ucrania, y deben ser descifradas.

Blanqueo

Los medios de comunicación y los políticos occidentales han sido acusados de aplicar un doble rasero a la hora de retratar y responder a la guerra en Ucrania. Los asuntos fueron aún más lejos cuando básicamente categorizaron a los refugiados como "ucranianos" y "otros". El ejemplo más claro fue la representación sistemática de los refugiados ucranianos como civilizados y no como refugiados "incivilizados y atrasados" de otros lugares, especialmente del Sur Global.

Lo que llama la atención en estas representaciones de la guerra es el retorno de lo que es, en efecto, una flagrante supremacía blanca dentro de la política dominante. Incluso puede decirse que los mitos de la modernidad se han reforzado, y la europeidad -un eufemismo para la blancura- se ha reconfigurado como resultado directo de la guerra en Ucrania. El encuadre racial, la comparación de la guerra con otras regiones como Siria o Afganistán, y los ucranianos como refugiados europeos en comparación con otros refugiados son claros ejemplos de este proceso de reconfiguración.

Con ello, Europa Occidental -también conocida como la supremacía blanca- vuelve a posicionarse en el centro del mundo y de la humanidad. Lo hace no sólo a través de una cobertura informativa desproporcionada o diciendo explícitamente que los sujetos de piel blanca son los únicos que se consideran merecedores de los "derechos humanos", sino también mediante la rearticulación de las categorías de civilización, progreso y desarrollo.

LEER: Una nueva era de terrorismo transnacional amenaza a Occidente tras el regreso de los combatientes extranjeros de Ucrania

Me pregunto cómo los ucranianos de Europa del Este, a los que se suele asociar con el atraso, la pereza y la irracionalidad en Europa Occidental, adquieren de repente tal blancura como para merecer la rápida respuesta política y militar que hemos presenciado. No debemos olvidar las anteriores categorizaciones de los europeos del este como "blancos sucios" y su legado de estar sujetos a la histórica "inferiorización" centrada en Occidente. Los intereses geopolíticos han garantizado su cambio de etiqueta a una categoría de blancura, mientras que los musulmanes u otros del Sur Global (los supuestos otros infrahumanos) no son cambiados así. En otras palabras, en el régimen racial de Europa, los ucranianos siguen siendo cultural, moral y biológicamente superiores a los procedentes del Sur Global. Estos discursos no pretenden simplemente mostrar la compasión de los europeos occidentales hacia sus semejantes de la misma raza, sino que también normalizan deliberadamente la exclusión y la opresión de los refugiados no europeos.

Estos discursos son tan poderosos que incluso las autoridades ucranianas los repiten. En una entrevista con la BBC, el fiscal jefe adjunto de Ucrania subrayó que "los europeos de ojos azules y pelo rubio" eran asesinados a diario. En otro ejemplo, Ruslan Stefanchuk, presidente de la Verkhovna Rada (parlamento ucraniano), afirmó que "Ucrania defiende la frontera del mundo civilizado". El Ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, tuiteó que "necesitamos un muro entre la civilización y los bárbaros". No es casualidad que el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, dijera que "esta es una guerra contra Europa" y "somos la defensa entre la civilización y Rusia". El discurso implícito que se repite en esas narraciones es que, a diferencia de los sirios, afganos o vietnamitas, los ucranianos son blancos, y los europeos civilizados están siendo bombardeados y asesinados.

El presidente ucraniano Volodymyr Zelensky habla durante una rueda de prensa en Kiev el 3 de marzo de 2022. [SERGEI SUPINSKY/AFP vía Getty Images]

Esto no es sorprendente porque, como observó acertadamente Jozsef Borocz, "la blancura es un sistema de creación de privilegios global". De ahí que incluso los políticos ucranianos intenten formar parte de la creación de privilegios global del régimen racial europeo para obtener reconocimiento. La razón es que "la blancura no es [sólo] una cuestión de color de piel... Es una categoría de poder, privilegio e (im)moralidad".

Esta retórica puede considerarse, con razón, una inteligente propaganda para frenar las atrocidades rusas. Sin embargo, estos discursos y representaciones pueden dar fácilmente un salto de gigante para amplificar las jerarquías, la opresión, la supremacía blanca y las categorías del colonialismo. En consecuencia, se hace casi imposible para un europeo -incluso para el mundo no europeo- destacar moral, política y emocionalmente a un sujeto no europeo.

En su artículo seminal de julio de 2020, Borocz pone como ejemplo algo similar a la situación actual. Indica que en el siglo XIX era posible que los europeos se identificaran con los sujetos no europeos moral y políticamente. Sin embargo, con las narrativas coloniales posteriores, ya no era posible. De ahí que los medios de comunicación occidentales y los líderes políticos europeos hayan utilizado estratégicamente la guerra de Ucrania para reconfigurar la idea de Europa como un "cielo" o "el centro de la humanidad" que es desafiado por los malvados rusos políticamente y los malvados musulmanes moralmente. No es de extrañar que la guerra de Ucrania se compare con la Guerra de la Independencia griega, que se considera transformadora en la remodelación de la identidad política europea.

La mercantilización del sufrimiento

Convertir la guerra de Ucrania en la mercantilización del sufrimiento es la segunda dimensión de las representaciones mediáticas de Europa Occidental sobre la guerra. Lo fundamental en el espacio mediático occidental actual es la construcción de los ucranianos como otros que sufren con una plétora de imágenes de edificios destruidos, cadáveres y refugiados que huyen. La intención no es sólo informar, sino apuntar a las emociones de la gente. Esta forma de intimidad mediada podría parecer necesaria para instar al público a una respuesta y acción moral. Sin embargo, este sufrimiento mediado y la ética mediada en su mayoría, como explica Shani Orgad, "es una ética de pinchar, donar y (posiblemente) olvidarlo". Como resultado, las víctimas de esta ética mediada son los ucranianos que quedaron a merced de las campañas de donación en TikTok.

LEER: ¿Hemos vuelto al conflicto armado por el petróleo?

Y lo que es más importante, estas representaciones funcionan impecablemente para ocultar la verdadera dinámica y las realidades sobre el terreno. Por ejemplo, el papel de Estados Unidos y la UE en la exacerbación del conflicto está casi completamente ausente de la agenda de los medios de comunicación. Si bien la militarización no figuraba antes en la agenda de la UE, ahora varios países europeos están invirtiendo aún más en sus ejércitos. Este cambio se ha producido sin que la opinión pública proteste, en parte por el bombo y platillo de los medios de comunicación y el alarmismo.

La deshumanización de los rusos

La tercera dimensión de la representación mediática occidental es la continua deshumanización de los rusos en la agenda internacional. Estas representaciones han dado lugar a una ola de "cultura de la cancelación" contra todo lo ruso. Por ejemplo, se ha prohibido la participación de artistas rusos en concursos musicales internacionales; se han cancelado conciertos con música rusa; y los científicos y académicos rusos en Occidente viven bajo una presión extrema. Incluso a los deportistas rusos se les ha prohibido participar en torneos. Esta "cultura de la cancelación" se ha convertido en una farsa: la popular Obertura 1812 de Tchaikovsky fue retirada de un concierto de la Orquesta Filarmónica de Cardiff, por ejemplo; y la Universidad de Florida ha decidido retirar la placa de la Sala de Estudio del Grupo Karl Marx.

Todas estas dimensiones vinculadas a la guerra en Ucrania están presentes en los medios de comunicación occidentales y tendrán un impacto en los próximos años. Estos actos y la retórica probablemente harán que el mundo sea peligroso para los rusos, al igual que lo ha sido para los musulmanes desde el 11 de septiembre de 2001.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaRegiónRusiaUcrania

Investigador del Centro de Investigación TRT.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines