Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El mundo se enfrenta a una nueva Guerra Fría

Civiles inspeccionan en el lugar tras un apartamento alcanzado por un bombardeo ruso en el distrito de Vinograd de la capital, Kiev, Ucrania, el 28 de marzo de 2022. [Metin Aktaş - Agencia Anadolu]

La invasión rusa de Ucrania revela claramente que el mundo está asistiendo a una Guerra Fría. La rivalidad entre Estados Unidos y China también está siguiendo el patrón de una Guerra Fría. A su vez, organizaciones internacionales como la ONU están atravesando una gran crisis y se están desintegrando, mientras que el orden mundial, que ya sufría una grave crisis desde hace muchos años, ha pasado hoy a una nueva etapa con el estallido de la pandemia del COVID-19 y el estallido de la guerra ruso-ucraniana.

En un discurso pronunciado la semana pasada, el portavoz presidencial turco, Ibrahim Kalin, afirmó que la crisis ucraniana se está agravando y añadió que no cabe duda de que se cometieron errores mutuos y que los esfuerzos por buscar un nuevo equilibrio de poder y los cálculos de intereses a corto plazo causarán grandes pérdidas estratégicas y tragedias humanas a medio y largo plazo.

"Estamos entrando en una nueva era, una nueva Guerra Fría, los efectos de esta guerra durarán décadas", dijo. Kalin subrayó que Turquía "mantendrá su posición equilibrada" y dijo que "se formarán nuevos equilibrios en todas las áreas, incluyendo la seguridad alimentaria, la energía, la dinámica geopolítica y las alianzas regionales". Añadió: "Turquía, en esta etapa crítica, mantendrá su posición equilibrada para establecer la paz, la estabilidad, la seguridad y la justicia, y continuará con sus iniciativas multifacéticas."

LEER: La estrategia de expansión de la OTAN está contribuyendo a destruir al miembro de facto Ucrania

Aumentan las tensiones entre Rusia y Ucrania en la frontera compartida - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Rusia, dirigida por Vladimir Putin, se ha convertido en una seria amenaza para la alianza occidental. La desaparición de la cuestión del uso de las armas nucleares al inicio de la guerra en Ucrania es un buen avance, pero nadie ha ignorado la insistencia del presidente estadounidense Joe Biden en intensificar sus críticas a Rusia y a Putin, ya que después de calificar a su homólogo ruso de "criminal de guerra" empezó a utilizar la expresión "genocidio" al hablar de las prácticas de Rusia en Ucrania. Por otra parte, como no es posible que la mente estratégica estadounidense abandone su objetivo de limitar a la principal competencia, China, y parece que la competencia entre las superpotencias mundiales está tomando gradualmente la forma de una "nueva guerra fría con dos frentes". En su artículo conjunto publicado en la revista Foreign Policy, especializada en política internacional, los expertos políticos Mathew Burrows y Robert A. Manning afirmaron "Librar una nueva guerra fría con dos frentes significaría un gasto militar mucho mayor, una gran incertidumbre que lastraría la economía mundial y una desviación del objetivo fundacional de la administración Biden de reconstruir Estados Unidos". Advirtieron a la administración Biden de que no cometiera el error de encender una doble guerra fría en la que se enfrentara a Rusia y a China al mismo tiempo. En medio de todo esto, ¿tiene el mundo árabe e islámico los preparativos necesarios para afrontar la fase recién iniciada? ¿Cómo afectará esta fase a los países musulmanes que se ahogan en debates retrasados sobre el laicismo, golpes militares, agitación política y problemas económicos? Parece que nuestra región se verá sometida a enormes tsunamis, y nuestros políticos siguen intentando mantener sus políticas según la lógica del siglo pasado.

LEER: La guerra en Ucrania tiene un efecto dominó económico que alimenta el malestar social mundial

Desgraciadamente, nuestra región cuenta con muy pocos líderes que abracen colectivamente a sus pueblos y propongan una nueva salida al nuevo tsunami que golpeará duramente al mundo entero. La situación de nuestros intelectuales no es mejor que la de nuestros políticos. No cabe duda de que la época actual está experimentando un gran cambio, que ha provocado la aparición de perturbaciones sin precedentes a escala mundial y su objetivo es acelerar la transformación de la raza humana en una nueva entidad artificial que puede ser dirigida e instruida, haciéndola flexible y capaz de expandirse. Incluso si las sociedades no son completamente aniquiladas, serán en gran medida desgarradas por todos lados.

Está claro que países como Turquía y Qatar son conscientes de la naturaleza de esta etapa, y no cabe duda de que Qatar y Turquía son los países que se distinguen a nivel mundial por liderar los esfuerzos para eliminar los efectos negativos generalizados de la pandemia y la guerra ruso-ucraniana en todo el mundo. El presidente Erdogan y el emir de Qatar, el jeque Tamim, son conocidos por poner de manifiesto en repetidas ocasiones las injusticias que existen en el actual orden internacional. De hecho, Turquía ha dado prioridad a la diplomacia para alcanzar un alto el fuego y lograr la paz lo antes posible antes y durante la guerra de Ucrania. Llevó a cabo extensas llamadas con los líderes y contribuyó a la celebración de reuniones entre las dos partes de la crisis en Antalya y Estambul, porque los poderes globales que interrumpen la diplomacia están arrastrando al mundo al borde de un nuevo desastre.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 20 de abril de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Europa y RusiaOriente MedioRegiónRusiaUcrania

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines