Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La estrategia de expansión de la OTAN está contribuyendo a destruir al miembro de facto Ucrania

Se están llevando a cabo trabajos de extinción de incendios en una gran base de combustible situada cerca del asentamiento occidental ucraniano de Klevan, en la región de Rivne, y que suministra combustible a Kiev para el ejército ucraniano, que fue atacado con misiles de crucero de alta precisión lanzados desde el aire por Rusia, el 28 de marzo de 2022. [Servicio Estatal de Emergencias de Ucrania - Agencia Anadolu]

La OTAN, como organización y a través de sus treinta miembros individuales, ha hecho todo lo posible para ayudar a Ucrania contra la invasión rusa desde que Moscú lanzó su ataque en febrero. Incluso antes de que comenzara la guerra, algunos miembros de la OTAN estaban ofreciendo a Kiev todo tipo de ayuda, incluyendo lo que muchos funcionarios occidentales llaman "ayuda letal", un eufemismo estadounidense muy parecido a "combatientes enemigos" y "daños colaterales". Aunque los países de la OTAN no han enviado tropas para ayudar a Kiev -al menos no abiertamente-, están haciendo la vista gorda colectivamente con sus ciudadanos que se ofrecen como voluntarios para ir a Ucrania a defender la "libertad y la democracia" contra los rusos.

La única razón por la que la OTAN no tiene tropas sobre el terreno en Ucrania es porque no es miembro de la organización, lo que significa que no se aplica el artículo cinco del tratado fundacional de la OTAN de 1949. El artículo dice, entre otras cosas, que "...un ataque armado contra uno o más" miembros de la OTAN se considerará un ataque "contra todos ellos", lo que desencadenará una respuesta colectiva de todos los miembros para defender a su compañero atacado. La respuesta de la OTAN, sin embargo, parece indicar que Ucrania es un miembro de facto de la organización en todo menos en el nombre.

Ni el artículo cinco ni ninguna otra cláusula del tratado dicen nada sobre lo que ocurriría si un estado miembro fuera realmente culpable y provocara represalias por parte de un país no miembro. ¿Se aplica la idea de seguridad colectiva, garantizada por el artículo cinco, en una situación así?

Al hablar de Ucrania, muchos funcionarios occidentales, especialmente los estadounidenses, utilizan el término "territorios de la OTAN" para referirse a los territorios de los 30 Estados miembros. Esta definición de "territorios de la OTAN" incluye las antiguas colonias de los miembros de la OTAN en todo el mundo, incluidas las que todavía están, en realidad, controladas por sus antiguos amos coloniales. Por ejemplo, cuando se creó la OTAN, Argelia era una de esas colonias y estaba cubierta por el tratado porque se la conocía, simplemente, como el "departamento francés". De hecho, se hace referencia a ella en el tratado fundacional de la OTAN.

LEER: La política del deporte, los derechos humanos y la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022

De hecho, el artículo seis del tratado, en una definición poco profunda de lo que significa "ataque" tal y como se describe en el artículo cinco, menciona a Argelia como un ejemplo específico de cómo los ataques a las fuerzas coloniales francesas en Argelia desencadenarían una respuesta automática de todos los miembros de la OTAN (de los cuales sólo había 12 en la época en que Argelia era todavía el "departamento francés"). La referencia a Argelia en el tratado de la OTAN sólo se eliminó después de que Francia se viera obligada a aceptar la independencia de Argelia en 1962. Esto significa que la brutal guerra de independencia que los argelinos libraron valientemente contra sus colonizadores franceses fue, en cierto modo, una guerra contra la OTAN, por lo que muchos se refieren a la Guerra de Independencia de Argelia como la primera guerra de la OTAN en el norte de África. Y perdió.

En todo caso, esto dice que la OTAN, desde su creación, ha tratado de ampliar su área de operaciones con la clara intención de dominar el mundo. Es cierto que Rusia comenzó la guerra en Ucrania y es responsable, en última instancia, de lo que venga después. Sin embargo, la narrativa occidental de que el presidente Vladimir Putin está loco, es irracional y está fuera de la realidad al tomar la decisión de invadir Ucrania es propaganda engañosa.

Más de cuatro décadas después de Argelia, la OTAN libró su segunda guerra en el norte de África cuando, el 30 de marzo de 2011, lanzó una campaña de bombardeos contra Libia con el pretexto de "proteger a los civiles". Esto mató e hirió a casi 200 de los mismos civiles que se suponía que debía proteger, y destruyó la infraestructura en Libia.

Entre Argelia 1962 y Libia 2011, la OTAN se ha expandido tanto en alcance como en número de miembros, amenazando a casi cualquier otro país que no sea miembro del bloque militar. La alianza militar más fuerte del mundo ha desempeñado un papel perturbador y destructivo en muchas partes del mundo con resultados amplios y ruinosos para sus víctimas.

En 1991, la OTAN proporcionó vigilancia aérea a Turquía después de que Irak invadiera Kuwait en agosto del año anterior. La operación "Anchor Guard", como se denominó, proporcionó inteligencia de vigilancia aérea a lo largo de las fronteras del sur de Turquía en caso de un ataque iraquí.

Hay que recordar que la OTAN nació por temor a la Unión Soviética casi diez años antes de que se firmara el Pacto de Varsovia comunista en 1955. Cuando la Unión Soviética se derrumbó en 1991 y el Pacto de Varsovia dejó de existir, la OTAN se encontró con que era en gran medida irrelevante; su misión como alianza "defensiva" y "disuasoria" ya no era necesaria, pues el enemigo prácticamente había desaparecido.

Pero en vez de disolverse o reformular su papel en función de los nuevos objetivos estratégicos, la alianza buscó nuevos enemigos para justificar su existencia. Al hacerlo se convirtió en lo que sus expertos denominan una alianza "proactiva". Esencialmente, esto significa que la OTAN se está expandiendo desde su frente interno del área del Atlántico Norte que cubre Europa y América del Norte.

Basándose en este enfoque "proactivo", la OTAN justificó su intervención militar en la antigua Yugoslavia en 1999, ayudando a Kosovo a obtener la independencia, pero sin resolver realmente el problema de los Balcanes. Algunos miembros de la OTAN desempeñaron un papel perturbador en la desintegración de Yugoslavia, incluso en la guerra de Bosnia-Herzegovina entre 1992 y 1995. La guerra terminó y las armas están en silencio, pero la paz no se ha ganado. Los Balcanes son una bomba de relojería.

LEER: La guerra en Ucrania tiene un efecto dominó económico que alimenta el malestar social mundial

La OTAN ha estado animando a otros países a unirse a ella, o al menos a trabajar con ella a través de los programas de "asociación" que la alianza lanza de vez en cuando. "La OTAN y sus socios" se ha utilizado en los últimos diez años para describir la cooperación entre la alianza y otros países más allá de Europa. Un ejemplo es la campaña de 2011 contra Libia, en la que participaron países como Jordania y Qatar junto a las fuerzas de la OTAN.

Su estrategia de expansión implica que la OTAN ha intervenido en numerosos puntos conflictivos mundiales y, cada vez más, ha manifestado su preocupación por China, por ejemplo. La cumbre de la OTAN de 2021 finalizó con un comunicado en el que se mencionaba a China en diez ocasiones, en particular su "creciente influencia", que podría suponer un reto para la alianza. El 23 de marzo, el secretario general de la OTAN tuvo la audacia de advertir a China que no ayudara a Rusia en Ucrania.

Desde la invasión y ocupación de Afganistán por parte de Estados Unidos en 2001, la OTAN se ha mostrado más activa en los asuntos internacionales a medida que se va adaptando a lo que llama "una organización de gestión de crisis que tiene la capacidad de emprender una amplia gama de operaciones y misiones militares".

Tener a Ucrania como miembro de facto sólo puede explicarse dentro de esta estrategia de expansión de la OTAN, dirigida por Estados Unidos, e impulsada por un deseo de hegemonía global. Se está comportando como si Argelia siguiera siendo el "departamento francés" y la India siguiera siendo parte del Imperio Británico. Con ello, la OTAN está contribuyendo a la destrucción de Ucrania y de su pueblo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaRegiónUcrania

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines