Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La guerra en Ucrania tiene un efecto dominó económico que alimenta el malestar social mundial

Ucranianos que viven en Estambul se reúnen para protestar por los ataques de Rusia a Ucrania frente a Odakule, en el distrito de Beyoglu de Estambul, Turquía, el 4 de marzo de 2022. [Mehmet Eser - Agencia Anadolu]

La guerra entre Rusia y Ucrania desde el 24 de febrero ya ha tenido un impacto global. Los precios de la energía se han disparado, provocando un fuerte aumento del coste de los alimentos. El índice de precios de los alimentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, que mide la variación mensual de los precios mundiales de los productos alimentarios, alcanzó un máximo histórico el mes pasado.

La guerra ha tenido un efecto dominó económico. Tanto Rusia como Ucrania se consideran una cesta de alimentos mundial. Sin embargo, el proceso de producción de alimentos de Ucrania se ha detenido, con sus cultivos destruidos y los puertos bloqueados. Esto ha aumentado el coste de productos básicos como el trigo y el aceite de girasol. La guerra también ha disparado los precios de la energía y el coste de los fertilizantes, lo que ha incrementado los precios de los alimentos por el aumento de los costes de transporte.

Los altos precios de los alimentos son ya insoportables para muchos. Por ejemplo, en Somalia, los precios han aumentado alrededor de un 30% desde que comenzó la guerra. La inflación anual de los precios de los alimentos en las zonas rurales de la India se ha duplicado. Inevitablemente, esto ha creado y sigue creando un descontento global. En España e Irak, por ejemplo, se han celebrado manifestaciones por el aumento de los precios de los alimentos; también los albaneses han salido a la calle para expresar su ira.

La intensidad del descontento será diferente en cada país. La principal variable es si las políticas gubernamentales son eficaces o no. Los países estables desde el punto de vista político y económico y con políticas gubernamentales eficaces experimentarán protestas de baja intensidad. Por ejemplo, la mayoría de los Estados miembros de la UE que ya disfrutan del apoyo monetario del bloque en relación con los altos precios de los alimentos experimentarán protestas de baja intensidad. En el otro extremo del espectro, los países política y económicamente inestables con políticas gubernamentales ineficaces experimentarán protestas y levantamientos de alta intensidad.

LEER: ¿Por qué el mundo cree que matar a los palestinos es necesario para la seguridad de Israel?

Egipto, por ejemplo, tiene un historial de revueltas relacionadas con los alimentos. Hubo disturbios por el pan en 1977, y las protestas de la Primavera Árabe se desencadenaron en parte en 2011 por el recorte de los subsidios al pan y el aumento de los precios de los alimentos. Las autoridades egipcias lo recuerdan y han tomado varias medidas contra la subida de los precios, como la diversificación de sus importaciones de trigo y la imposición de un tope a los precios del pan no subvencionado. Sin embargo, aún no se sabe si estas medidas serán efectivas y evitarán otra oleada de protestas.

Aumentan las tensiones entre Rusia y Ucrania en la frontera compartida - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Líbano y Túnez son algunos de los países que probablemente experimentarán protestas de gran intensidad. El Líbano ya estaba sumido en una grave crisis económica cuando Rusia invadió Ucrania, y la inestabilidad política es generalizada. La economía se ha hundido y la inflación ha alcanzado su nivel más alto. Túnez también atraviesa una crisis política, con el presidente disolviendo el parlamento y los manifestantes saliendo a la calle en protesta por su medida y por la inestabilidad política y económica en general. En estas circunstancias, ambos países necesitan políticas gubernamentales eficaces. El gobierno libanés ya está licitando trigo a India, mientras que Túnez está intentando conseguir un préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI). Sin embargo, teniendo en cuenta el nivel de inestabilidad económica y política de ambos países, la eficacia de estas medidas es dudosa. Probablemente pueden esperar protestas de gran intensidad.

Sri Lanka ya está experimentando protestas masivas por la crisis económica y sus repercusiones, como los apagones y la escasez de medicamentos y alimentos. Aunque los problemas no comenzaron con la guerra entre Rusia y Ucrania, ésta los ha exacerbado y ha agotado las ya escasas reservas de divisas de Colombo, ampliando el enorme déficit presupuestario y provocando la caída libre de la rupia ceilandesa. Se espera que las protestas se intensifiquen.

La creciente geografía de la resistencia en Palestina: por qué Israel no puede derrotar a los palestinos

La situación es terrible para los países que acaban de salir de una catástrofe humanitaria. En Somalia, donde continúa la guerra civil, la grave sequía ha empujado a miles de personas a la hambruna. En Yemen, donde se libra una cruenta guerra, decenas de miles de personas viven en condiciones similares a la hambruna, y 14,4 millones padecen inseguridad alimentaria. El efecto dominó económico de la invasión rusa ha empeorado la situación. Debido a los elevados precios de los alimentos, incluso las organizaciones de ayuda humanitaria tienen dificultades para proporcionar la ayuda esencial a los somalíes y a los yemeníes. El sufrimiento humano es cada vez mayor y el número de muertos aumenta. Además, debido a los conflictos en curso, los gobiernos inestables son incapaces de aplicar medidas eficaces. Como de costumbre, los más vulnerables de la sociedad son los que corren mayor riesgo.

La guerra de Ucrania ha puesto de manifiesto hasta qué punto nuestro mundo está interconectado. Las hostilidades en un país no se limitan a sus fronteras; tienen un efecto global, con el consiguiente malestar social e inestabilidad. Es poco probable que esto termine de la noche a la mañana si cesan las hostilidades. Por ello, es hora de que las principales organizaciones internacionales y los bloques económicos se tomen en serio este problema. Si la pandemia nos ha enseñado algo es que, en nuestro mundo interdependiente, nadie está a salvo hasta que todos lo estén.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioUcrania

Seymanur Yont es investigador adjunto del Centro de Investigación TRT World

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines