Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Un nuevo despertar brilla desde Jerusalén

Palestinians chant slogans against Israel after about 60,000 Palestinians performed the second Friday prayers of Ramadan at Al-Aqsa Mosque in Jerusalem on April 15, 2022 [Mostafa Alkharouf - Anadolu Agency]

Un nuevo despertar está brillando desde la Jerusalén ocupada. Comenzó con la llegada del mes sagrado del Ramadán y está eliminando la sensación de desesperación que ha descendido sobre el mundo musulmán. Este nuevo amanecer trae la esperanza y la certeza de la victoria final.

Los palestinos me sorprenden cada año cuando, con una regularidad enfermiza, las fuerzas de ocupación israelíes les atacan durante el mes sagrado, especialmente en el noble santuario de Al-Aqsa. Los ataques se generalizaron el año pasado, cuando tuvo lugar la batalla de la "Espada de Jerusalén". Me acordé de ello cuando las fuerzas de ocupación sionistas, fuertemente armadas, irrumpieron en la mezquita de Al-Aqsa, la vaciaron de fieles de forma brutal, cerraron todas sus puertas y colocaron barricadas de hierro en la puerta de Bab Al-Amud tras los llamamientos de los colonos judíos extremistas a asaltar la mezquita y sacrificar cabras para "celebrar" la Pascua.

También recordé que las autoridades de ocupación han prohibido el Movimiento Islámico en Israel dirigido por el jeque Raed Salah desde 2015, y prohibieron los convoyes de autobuses que llevaban a los fieles palestinos a la mezquita de Al-Aqsa. También se prohibieron las instituciones que sirven a la mezquita, lo que me convence más que nunca de que las fuerzas de ocupación trabajan en connivencia con los grupos de colonos extremistas, especialmente bajo el actual gobierno israelí de derechas.

Sin embargo, los palestinos han registrado una nueva epopeya que añadir a su historial heroico al contrarrestar a los israelíes y obligarles a abrir las puertas de la mezquita de Al-Aqsa. Lo consiguieron tras violentos enfrentamientos, que se saldaron con más de 150 heridos por balas de goma recubiertas de acero y gases lacrimógenos disparados por las tropas israelíes. Más de 400 fieles fueron detenidos, la mayoría de ellos procedentes del territorio palestino ocupado desde 1948.

Este es un punto importante, porque la resistencia a la ocupación israelí ya no se limita a la asediada Franja de Gaza; abarca todos los territorios palestinos ocupados, incluido Israel.

El gobierno de ocupación creyó que podía neutralizar a sus ciudadanos palestinos con una fachada de ventajas de las que los palestinos de Cisjordania y la Franja de Gaza están privados. Estos últimos son disuadidos de resistir por las traicioneras fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina, propiedad de Israel. Esto también se puso de manifiesto dos semanas antes del asalto a la mezquita de Al-Aqsa, cuando cuatro operaciones de resistencia tuvieron como objetivo las principales ciudades de ocupación de Tel Aviv, Beersheba, Hadera y Bnei Brak, lejos de las miradas indiscretas de las fuerzas de seguridad de la AP que coordinan su trabajo con los enemigos sionistas para rastrear, detener y encarcelar a los combatientes de la resistencia palestina, e incluso a los activistas pacíficos contra la ocupación.

LEER: Palestina necesita atención inmediata para evitar una grave crisis alimentaria

Estas cuatro operaciones echaron por tierra los mitos israelíes sobre la seguridad y la estabilidad dentro de la entidad colonial de los colonos. También asestaron un golpe a la moral de los colonos ilegales en los territorios palestinos ocupados. Esto trajo a la memoria la Primera Intifada Palestina, ya que se dirigieron a zonas de la Palestina ocupada en 1948 que Israel considera que están dentro de sus propias fronteras seguras pero aún no declaradas. Incluso un intento de Israel de recrear su asedio de 2002 al campo de refugiados de Yenín fracasó cuando la resistencia al último asalto militar conmocionó al enemigo y éste retiró sus tropas para evitar una mayor humillación. El campo de Yenín se ha convertido en un icono de la resistencia palestina debido a la valentía y persistencia de su gente.

Está claro que Israel y su brutal régimen de ocupación sólo entienden el lenguaje de la fuerza. Así lo han demostrado los palestinos de Jerusalén, Cisjordania, la Franja de Gaza y los territorios ocupados en 1948. Israel está cegado por su propia vanidad y arrogancia para no ver los hechos rápidamente cambiantes sobre el terreno, por lo que sigue matando y abusando de los palestinos, construyendo asentamientos ilegales en los territorios palestinos ocupados, imponiendo un "sistema cruel" de apartheid, violando las leyes internacionales e ignorando las resoluciones internacionales. Su terrorismo de Estado nace de la creencia de que el pueblo de la Palestina ocupada se ha rendido, creencia reforzada por los Estados árabes normalizadores. No es de extrañar que la legítima resistencia armada y generalizada resulte chocante.

Los palestinos que luchan valientemente por la libertad merecen un liderazgo nacional libre que aprecie sus sacrificios en lugar de condenar la resistencia legítima a la ocupación militar de Israel; un liderazgo que busque restaurar sus tierras y derechos usurpados en lugar de coordinarse con las fuerzas de seguridad opresivas de Israel. Los actuales dirigentes de Ramallah, los de Oslo, sólo están ahí para proteger al Estado sionista y a los colonos ilegales.

El hecho de que Mahmoud Abbas y sus hombres de Oslo sigan dirigiendo al pueblo de Palestina es un estigma para todo palestino libre. Son un obstáculo para la liberación de Palestina, al igual que los desacreditados Acuerdos de Oslo, de los que el pueblo de Palestina no ha obtenido más que la ruina.

Las diversas facciones de la resistencia deben unirse para crear una nueva entidad en lugar de la Organización para la Liberación de Palestina, bajo un nuevo y vigoroso liderazgo dispuesto a abandonar Oslo y asumir el reto de sus catastróficas consecuencias. Todos los palestinos apoyarán, estoy seguro, un liderazgo tan audaz. Así lo demostró el amplio apoyo a la "Espada de Jerusalén" el año pasado. El pueblo eligió la resistencia en una declaración pública ante todo el mundo para desafiar la brutal ocupación militar de Israel y liberar a Palestina.

LEER: El ataque israelí a Al-Aqsa es un insulto a los musulmanes de todo el mundo

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines