Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El ataque israelí a Al-Aqsa es un insulto a los musulmanes de todo el mundo

Los palestinos limpian la mezquita de Al-Aqsa tras los ataques de las fuerzas israelíes en Jerusalén el 15 de abril de 2022 [AHMAD GHARABLI/AFP via Getty Images].

La mezquita Al Aqsa ha estado en peligro desde que comenzó la ocupación israelí de Jerusalén Oriental en 1967. Desde la ocupación, las autoridades israelíes han permitido que los extremistas israelíes intimiden y violen la santidad de la mezquita. Sin embargo, en la última década, los ataques a Masjid Al-Aqsa han sido dirigidos por las élites políticas israelíes.

Un punto de incitación política directa está marcado por Ariel Sharon, que en 2019, flanqueado por políticos del Likud, asaltó el Haram al-Sharif de Aqsa. La reacción palestina a la provocación israelí condujo a la intifada de Al-Aqsa. Durante la intifada se demolieron miles de hogares palestinos, se arrestaron a otros miles y se mataron a más de 3.000 palestinos.

Los ataques a la Masyid Al-Aqsa y a sus pacíficos fieles en los últimos años se han hecho tan frecuentes que se han normalizado. En el Ramadán de 2019, los extremistas israelíes que violaron la santidad de la masyid Al-Aqsa recibieron cobertura militar de los políticos israelíes. En el Ramadán de 2021, Al-Aqsa fue testigo de uno de los ataques más brutales por parte de Israel, que incluyó golpes aleatorios a los fieles, disparos de balas de goma y granadas aturdidoras dentro de la mezquita. En el Ramadán de 2022 se ha vuelto a repetir la agresión israelí, que se prolonga durante más tiempo y es más violenta y descarada.

La mezquita de Al Aqsa es el lugar musulmán más sagrado de Jerusalén. Para los musulmanes de todo el mundo, Al-Aqsa es el símbolo de la memoria profética que no sólo une los tres lugares más sagrados de La Meca, Medina y Jerusalén, sino también la biografía del Profeta. Al-Aqsa también forma el tejido de la historicidad musulmana. Al-Aqsa invita a los musulmanes a extraer lecciones de Umar, el segundo califa, sobre cómo comportarse en la victoria. Al-Aqsa, a través de la vida de Salahudeen, enseña a los musulmanes la constancia y la perseverancia. Al-Aqsa es también el lugar de la meditación y la reflexión. Es por estas razones que Al-Aqsa fue residencia durante un período de grandes eruditos como el Imam Ghazali, Rabia Basari, Shaykh Ibrahim ibn Adham y otros.

La centralidad e importancia de la Masyid Al-Aqsa para los musulmanes sigue siendo indiscutible. Por lo tanto, los ataques israelíes a la mezquita de Al-Aqsa no pueden reducirse a un ataque contra los palestinos. La profanación israelí de la mezquita de Al Aqsa es una afrenta para los musulmanes de todo el mundo. Israel, con sus acciones y su apoyo a los extremistas, está indicando su desprecio por la santidad que los musulmanes tienen de Al-Aqsa.

LEER: Las fuerzas israelíes atacan a los periodistas para impedir que revelen las agresiones en la mezquita de Al-Aqsa

A lo largo de la violenta embestida israelí, los palestinos se han reunido para proteger la mezquita de Al-Aqsa. De hecho, en el Ramadán de 2021, a las pocas horas de los despiadados ataques israelíes, más de 260.000 palestinos se reunieron para rendir culto el último viernes. Del mismo modo, este año, a pesar de las restricciones, los puestos de control, las detenciones, las palizas y la posibilidad de ser asesinados, más de 100.000 personas realizaron la oración del viernes en Al-Aqsa.

Si el significado espiritual de Al-Aqsa Haram Sharif es para todos los musulmanes y las violaciones israelíes las sufren los palestinos, la pregunta importante que hay que hacerse es qué están haciendo los musulmanes de todo el mundo por su lugar sagrado.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines