Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Palestina necesita atención inmediata para evitar una grave crisis alimentaria

Un hombre palestino distribuye alimentos gratuitos para familias pobres durante el mes sagrado de ayuno del Ramadán en la ciudad de Gaza el 14 de abril de 2021 [Ashraf Amra/ApaImages].

Un joven periodista amigo mío en Gaza, Mohammed Rafik Mhawesh, me dijo que los precios de los alimentos en el territorio asediado se han disparado en las últimas semanas. Las familias, ya empobrecidas, tienen dificultades para llevar comida a la mesa. "Los precios de los alimentos están subiendo drásticamente", explicó, "sobre todo desde el comienzo de la guerra entre Rusia y Ucrania".

Los precios de los alimentos esenciales, como el trigo y la carne, casi se han duplicado. El precio de un pollo, por ejemplo, que en cualquier caso sólo era asequible para un pequeño segmento de la población de Gaza, ha pasado de 20 shekels (unos 6 dólares) a 45 NIS (unos 14 dólares).

Estas subidas de precios pueden ser asumibles en algunas partes del mundo, pero en una sociedad ya casi desahuciada, que lleva 15 años bajo un hermético asedio militar israelí, se avecina sin duda una importante crisis alimentaria.

La organización benéfica internacional Oxfam lo advirtió el 11 de abril cuando informó de que los precios de los alimentos en la Palestina ocupada se habían disparado un 25% y, lo que es más alarmante, las reservas de harina de trigo en los Territorios Palestinos Ocupados podrían "agotarse en tres semanas".

El impacto de la guerra entre Rusia y Ucrania se ha sentido en todo el mundo, en algunos lugares más que en otros. Los países de África y Oriente Medio, que llevan años luchando contra la pobreza, el hambre y el desempleo, son los más afectados.

LEER: Este Ramadán, debemos seguir denunciando el sufrimiento palestino

Sin embargo, Palestina es una historia totalmente diferente. Es un país ocupado que depende casi por completo de la acción de una potencia ocupante, Israel, que se niega a respetar el derecho internacional y el derecho internacional humanitario. El problema de los palestinos es complejo, y sin embargo casi todos los aspectos están relacionados con Israel de una u otra manera.

Gaza lleva muchos años bajo un bloqueo económico israelí. La cantidad de alimentos que Israel permite entrar en la Franja es racionada y manipulada por el Estado de ocupación como un acto de castigo colectivo. En su informe sobre el apartheid israelí publicado el pasado mes de febrero, Amnistía Internacional detalló las restricciones israelíes al suministro de alimentos y combustible a los palestinos. Según el grupo de derechos, Israel utiliza "fórmulas matemáticas para determinar la cantidad de alimentos que permite entrar en Gaza", limitando los suministros a lo que Tel Aviv considera "esencial para la supervivencia de la población civil".

Además de los numerosos problemas de infraestructura derivados del asedio -la falta casi total de agua potable, electricidad y equipos agrícolas, por ejemplo-, Gaza también ha perdido gran parte de sus tierras cultivables debido a la zona de exclusión militar israelí establecida junto a la frontera nominal alrededor de la Franja.

Una niña palestina utiliza una lámpara de gas durante un corte de luz en Gaza el 18 de agosto de 2020 [MAHMUD HAMS/AFP vía Getty Images].

Cisjordania no está mucho mejor. La mayoría de los palestinos de los Territorios Ocupados están sintiendo la creciente carga de la ocupación israelí, agravada por el impacto devastador de la pandemia del Covid-19 y las debilidades estructurales de la Autoridad Palestina, que está plagada de corrupción y mala gestión.

La AP importa el 95% de su trigo, dice Oxfam, y no posee ninguna instalación de almacenamiento de grano. Todas esas importaciones se transportan a través de Israel, que controla todo el acceso de Palestina al mundo exterior. Dado que el propio Israel importa casi la mitad de sus granos y cereales de Ucrania, los palestinos son rehenes de este mecanismo particular de la ocupación.

Sin embargo, Israel ha ido acumulando suministros de alimentos y es en gran medida independiente energéticamente, mientras que los palestinos tienen dificultades en todos los niveles. Aunque la AP debe asumir parte de la culpa por invertir en su hinchado aparato de "seguridad" a expensas de la seguridad alimentaria, Israel tiene la mayoría de las claves de la supervivencia palestina.

LEER: El ataque israelí a Al-Aqsa es un insulto a los musulmanes de todo el mundo

Con cientos de puestos de control militares israelíes en la Cisjordania ocupada, que separan a las comunidades entre sí y a los agricultores de sus tierras, la agricultura sostenible en Palestina es casi imposible. Esta compleja situación se complica aún más por dos cuestiones importantes: los más de 700 kilómetros del llamado "Muro de Separación", que no "separa" en absoluto a israelíes y palestinos, pero priva a los palestinos de grandes extensiones de su tierra de forma ilegal, en su mayoría zonas agrícolas; y el robo descarado del agua palestina de los acuíferos de Cisjordania. Mientras que muchas comunidades palestinas luchan por encontrar agua potable en verano, Israel no experimenta escasez de agua en ninguna época del año.

La llamada Zona C, determinada por los Acuerdos de Oslo, constituye casi el 60% de la superficie total de Cisjordania; está bajo completo control militar israelí. Aunque está poco poblada en términos comparativos, contiene la mayor parte de las tierras agrícolas de los Territorios Palestinos Ocupados, especialmente las zonas del fértil Valle del Jordán. Puede que Israel haya pospuesto su anexión oficial de la zona C por la presión internacional, pero en cualquier caso está prácticamente anexionada, y los palestinos están siendo expulsados poco a poco y sustituidos por una población creciente de colonos judíos-israelíes ilegales.

El rápido aumento de los precios de los alimentos está perjudicando a los mismos agricultores y pastores que se encargan de llenar los enormes vacíos causados por la inseguridad alimentaria mundial resultante de la guerra. Según Oxfam, el coste de los piensos ha subido un 60% en Cisjordania, lo que se suma a la "carga existente" a la que se enfrentan los pastores, incluyendo el "empeoramiento de los ataques violentos de los colonos israelíes" y el "desplazamiento forzoso", un eufemismo para la limpieza étnica como parte de las políticas de anexión de Israel.

Aunque probablemente supondría un alivio parcial, ni siquiera el cese de la guerra entre Rusia y Ucrania pondrá fin a la inseguridad alimentaria de Palestina, ya que este problema es instigado y prolongado por políticas israelíes específicas. En el caso de Gaza, la crisis es, de hecho, completamente fabricada por Israel con objetivos políticos específicos. El tristemente célebre comentario del ex asesor del gobierno israelí Dov Weisglass en 2006 explicando los motivos de Israel tras el asedio a Gaza, sigue siendo el principio rector de la actitud de Israel hacia la Franja: "La idea es poner a los palestinos a dieta, pero no hacerlos morir de hambre".

Por lo tanto, Palestina necesita atención inmediata para evitar una gran crisis alimentaria. La pobreza extrema y el alto nivel de desempleo que padece Gaza desde hace tiempo no le dejan margen alguno para acomodar más restricciones calamitosas. Sin embargo, todo lo que se haga ahora sólo puede ser una solución a corto plazo. Debe tener lugar una conversación seria en la que participen los palestinos, los países árabes, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación y otras partes para discutir y resolver la inseguridad alimentaria de Palestina. Para el pueblo de la Palestina ocupada, ésta es una amenaza existencial muy real.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines