Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Es la rama sur del Movimiento Islámico de Israel una organización sionista?

Mansour Abbas, líder de la Lista Árabe Unida (Ra'am) es visto durante una entrevista exclusiva en Jerusalén, el 31 de marzo de 2021 [Mostafa Alkharouf - Agencia Anadolu].

Fue una sorpresa cuando Mansour Abbas, el jefe de la rama sur del Movimiento Islámico de Israel, anunció el año pasado que su partido político Lista Árabe Unida (Ra'am) se unía al gobierno de coalición israelí dirigido por el ultraderechista Naftali Bennett. Los medios de comunicación israelíes declararon que la fecha del anuncio -el 2 de junio de 2021- era un "día histórico" y describieron a Abbas como el "islamista conservador" que hacía historia como el primer líder árabe israelí en medio siglo que se sentaba en un gobierno de coalición.

Su anuncio puso fin a años de inestabilidad política en el Estado de ocupación como la "primera vez que un partido árabe forma parte del proceso de formación de un gobierno" en Israel. "Nosotros, por supuesto, esperamos que funcione y que surja un gobierno después de cuatro rondas de elecciones", citaron los medios de comunicación israelíes a Abbas.

Los palestinos de los territorios ocupados, así como los ciudadanos palestinos de Israel -también territorio ocupado, por supuesto-, condenaron la decisión de Mansour Abbas de formar parte de un gobierno sionista dirigido por un antiguo líder de los colonos israelíes de extrema derecha que había pedido el asesinato de prisioneros palestinos. Cuando se le dijo a Bennett que eso era ilegal, respondió: "Ya he matado a muchos árabes en mi vida, y no hay ningún problema con eso".

Desde entonces, Bennett ha desafiado los términos del acuerdo de coalición aceptado por Abbas, que sigue justificando esa falta de respeto hacia él y los palestinos. Esto ha quedado muy claro en la continua agresión israelí en Jerusalén y en la mezquita de Al-Aqsa, así como en el propio Israel y en los demás territorios ocupados.

No cabe duda de que los llamados árabes israelíes -palestinos con ciudadanía israelí- consideraron la agresión israelí del año pasado contra Jerusalén y la Franja de Gaza como una abierta falta de respeto hacia ellos. Eso les ha empujado a despreciar a la Ra'am y a sus dirigentes por no tomar ninguna medida para detener los ataques de la ocupación israelí contra los palestinos, a pesar de que los árabes israelíes también eran el objetivo.

LEER: El ataque israelí a Al-Aqsa es un insulto a los musulmanes de todo el mundo

"Durante décadas, los árabes israelíes no han tenido ninguna influencia", dijo el miembro de la Knesset (MK) de Ra'am, Walid Taha, a la televisión en lengua árabe Hala TV, cuando el partido se unió al gobierno de coalición. "Ahora, todo el mundo sabe que somos los votos decisivos en lo que respecta a la política". En otras palabras, Ra'am estaba en condiciones de hacer caer la coalición; tenía influencia para acabar con los ataques israelíes, pero no la utilizó.

Al hablar de la situación de sus compatriotas palestinos en Israel, Abbas declaró que "hemos alcanzado una masa crítica de acuerdos en varios campos que sirven al interés de la sociedad árabe y que aportan soluciones a los temas candentes de la sociedad árabe: la planificación, la crisis de la vivienda y, por supuesto, la lucha contra la violencia y el crimen organizado."

Estos "acuerdos" han sido en gran medida ignorados e incumplidos por el gobierno de Bennett. Sin embargo, el partido supuestamente islamista no tomó ninguna medida y ha permanecido en la coalición.

Bennett sigue siendo hostil a todos los palestinos. Tras una serie de atentados en los que murieron varios israelíes y palestinos entre el 20 de marzo y el 10 de abril, el primer ministro dijo: "Nos enfrentaremos a cualquiera que haya tenido una conexión directa o indirecta con los atentados". Desde entonces, Israel ha matado a más palestinos, algunos de ellos sin relación con los citados atentados, al tiempo que confirmaba que su planteamiento de la cuestión es en realidad un castigo colectivo, ilegal según el derecho internacional. Sin embargo, Mansour Abbas sigue en el gobierno de coalición.

Los árabes israelíes que votaron a Ra'am sienten que el partido les falla al no pronunciarse cuando, por ejemplo, el gobierno del que forma parte sigue dando apoyo a los colonos judíos ilegales que profanan la mezquita de Al Aqsa en el Jerusalén ocupado y atacan a los palestinos y sus propiedades. Al igual que otros palestinos y, de hecho, musulmanes de todo el mundo, esperan que el partido tome medidas valientes por el bien del Noble Santuario de la Mezquita de Al Aqsa, como abandonar la coalición y forzar la disolución del gobierno.

Sólo cuando apareció la disidencia desde dentro de Ra'am, la dirección hizo algo. "Dimita inmediatamente de la coalición que está atacando nuestros lugares sagrados en Palestina", escribió el alto cargo del partido, el jeque Mohammad Salameh Hassan, en Facebook. "Hacedlo por Al-Aqsa".

Abbas anunció debidamente que el partido había congelado su participación en el gobierno y en la Knesset. Esta medida no se correspondía con el enfado de los votantes de Ra'am ni de los árabes israelíes, ya que se trataba de una medida temporal que no afectaría al gobierno, por lo que no rebajaría la tensión en Jerusalén ni empujaría a Israel a detener su agresión contra los palestinos y sus lugares sagrados.

LEER: Un nuevo despertar brilla desde Jerusalén

Además, según el Times of Israel, las fuentes de noticias en lengua hebrea dijeron que la congelación sólo iba a durar dos semanas mientras la Knesset está en receso. En otras palabras, es un gesto inútil. De hecho, las mismas fuentes añadieron que la medida fue coordinada con Bennett y el ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, para aliviar la presión sobre el partido y evitar una ruptura permanente con el gobierno.

"No venir a la Knesset durante el receso", se burló Ayman Odeh MK. "Una decisión dramática". Las burlas a la medida de Abbas no se limitaron a los políticos árabes. "El anuncio de Ra'am de congelar su pertenencia a la coalición durante el receso de la Knesset es como anunciar una dieta durante [el mes de ayuno de] Ramadán", dijo el MK judío Ofer Cassif.

Mansour Abbas ha restado importancia a los llamamientos dentro de su partido para desertar, y Ghnaim dijo: "En Ra'am estamos unidos. Tenemos una dirección conjunta, entramos en la coalición para promover los intereses de los ciudadanos árabes. Lo hacemos y ponemos de nuestra parte para calmar los ánimos y unir a la gente". Añadió que la decisión sobre la congelación temporal se alcanzó durante la reunión del Consejo Consultivo del partido que se celebró para abordar la agresión israelí en la mezquita de Al-Aqsa. La mejor respuesta que se le ocurrió fue mantenerse alejado del parlamento cuando los MK no estarían allí en ningún caso debido al receso.

Todo esto me sugiere que la "congelación" nominal demuestra que la rama sur del Movimiento Islámico en Israel es ahora una organización sionista de facto; no sólo su líder Mansour Abbas y sus MKs y funcionarios, sino toda la organización.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines