Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El pakistaní Imran Khan debería haber aprendido del trato de Erdogan con el ejército

El primer ministro de Pakistán, Imran Khan, en Kabul el 19 de noviembre de 2020 [WAKIL KOHSAR/AFP vía Getty Images].

Pakistán atraviesa una crisis constitucional después de que el primer ministro, Imran Khan, evitara el domingo una moción de censura iniciada por los legisladores de la oposición a finales del mes pasado, en un intento de destituirlo en medio de acusaciones de mala gestión económica y de una inflación creciente. En respuesta, Khan afirmó que Estados Unidos estaba tramando una "conspiración extranjera" para derrocar a su gobierno por su postura "independiente" en política exterior, que estaba alejando al país de Occidente y acercándolo al eje chino-ruso.

La oposición, liderada por las dinastías políticas del Partido Popular de Pakistán (PPP) y la Liga Musulmana-Nawaz (PMLN), afirmó que contaba con el apoyo de 195 diputados, más de los 172 necesarios para derrocar al gobierno de coalición del Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI) de Khan. Sin embargo, el vicepresidente Qasim Suri, aliado de Khan y compañero del PTI, desestimó la moción de censura alegando el artículo 5 de la Constitución, relativo a la lealtad al Estado. A continuación, el primer ministro aconsejó al presidente Arif Alvi que disolviera la Asamblea Nacional y convocara elecciones anticipadas, que se celebrarían en un plazo de tres meses.

Khan continuará en su puesto hasta que se nombre un primer ministro provisional de acuerdo con la Constitución. El destino de la ex estrella del críquet depende ahora de la inminente decisión del Tribunal Supremo, que ha retrasado su veredicto sobre la legalidad de su medida, aunque ya se han planteado dudas sobre la parcialidad del tribunal.

Sea cual sea la sentencia y el resultado de las elecciones anticipadas, Khan es el último primer ministro que no ha logrado completar un mandato de cinco años. De hecho, ningún primer ministro lo ha hecho desde la creación de Pakistán en 1947.

Preocupantemente, si cualquiera de los dos bandos se niega a dar marcha atrás a pesar de la sentencia judicial, los poderosos militares del país, que posiblemente estén a cargo de los asuntos políticos del país, podrían intervenir para mantener la paz y la estabilidad. Existe un riesgo muy real de que se produzca otro golpe militar.

En los 75 años que lleva Pakistán desde su independencia, ha habido tres golpes de Estado militares que han dado lugar a décadas de gobierno autoritario y ley marcial. Cuando el ejército no ha tenido el control directo, ha movido los hilos entre bastidores. Incluso se cree que el primer ministro Khan, que comenzó en 2018 con las promesas de campaña de luchar contra la corrupción y el amiguismo que han plagado durante mucho tiempo la política pakistaní, ha sido habilitado con la aprobación tácita del establecimiento militar.

OPINIÓN: Es hora de que el Reino Unido amplíe la cálida acogida de los ucranianos a todos los refugiados

Sin embargo, durante su estancia en el poder, la relación de Khan con el ejército, históricamente prooccidental, se ha debilitado, especialmente debido a las diferencias en materia de política exterior y tras la retirada de Estados Unidos del vecino Afganistán el año pasado, y la decisión del gobierno pakistaní de rechazar la participación en la Cumbre para la Democracia liderada por Estados Unidos en diciembre. Desde que asumió el cargo, Khan ha adoptado una retórica cada vez más antiamericana, aunque el lunes explicó: "No estoy en contra de ningún país. No soy antiindio ni antiamericano. Pero podemos estar en contra de las políticas. Quiero amistad con ellos y debe haber respeto".

Estas tensiones se ejemplificaron recientemente en la crisis actual y en la visita de Khan a Moscú en vísperas de la decisión del Presidente Vladimir Putin de invadir Ucrania en febrero, lo que dio lugar a la firma de acuerdos bilaterales y comerciales, incluida la importación de gas natural y dos millones de toneladas de trigo de Rusia. Sin embargo, un día antes de la desafortunada moción de censura, el jefe del ejército pakistaní, el general Qamar Javed Bajwa, pareció adoptar un tono conciliador al hablar de la relación de Islamabad con Washington, que calificó de "excelente", y pasó a hacer una crítica comedida de la guerra en Ucrania. Estos comentarios pueden repercutir en la cooperación militar entre Rusia y Pakistán, algo que el archirrival de este último, India, agradecerá.

Sin embargo, Bajwa se cuidó de decir que el país no se ponía del lado de Estados Unidos en detrimento de su importante aliado China, con el que Pakistán mantiene una "estrecha relación estratégica". Esto está en consonancia con el acto de equilibrio del ejército entre las dos superpotencias, pero no se puede descartar la relación intermitente entre Estados Unidos y Pakistán que se desarrolló durante la Guerra Fría y se amplió después del 11-S. El general discutió la política exterior de una manera muy estadista, y ahí está una pista sobre qué institución es la que realmente manda en Pakistán, lo que sirve para recordar que el derrocamiento de un gobierno civil es siempre una posibilidad.

LEER: La inflación en Turquía alcanza el 61% y llega a un nuevo máximo desde hace 20 años

Mientras que China, Rusia, Irán y Turquía han apoyado la acusación de Imran Khan sobre un complot de cambio de régimen por parte de Estados Unidos, el ejército pakistaní la ha refutado. Es poco probable que la insinuación de Khan sobre la neutralidad del ejército el mes pasado le haga ganar favores, y hay rumores de que podría intentar nombrar al ex jefe de inteligencia, el general Faiz Hameed, como jefe del ejército, mientras que informes recientes afirman que quería despedir a Bajwa. Hameed no sólo contribuyó a facilitar el ascenso de Khan al poder, sino que también se especula que podría ser un apoyo útil en la próxima campaña electoral. Sin embargo, los intentos de Khan por ganarse o conseguir aliados influyentes en el ejército pueden ser un caso de "demasiado poco, demasiado tarde".

En este sentido, Khan debería haber aprendido del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y sus relaciones con los militares, a los que purgó tras un intento fallido de golpe de Estado en 2016. Después de todo, se cree que ambos líderes son ideológicamente parecidos y, significativamente, la Turquía anterior a Erdogan tenía una estructura de poder similar a la de Pakistán, con el ejército al mando y, viéndose como guardián de la democracia, derrocando a cuatro gobiernos civiles.

A diferencia de los anteriores líderes turcos, Erdogan se negó a dejarse intimidar por los militares y purgó al ejército y a otros rivales políticos de forma gradual, al tiempo que se subía a una ola populista. Incluso antes del intento de golpe de Estado de 2016, el primer gran desafío al Partido AK de Erdogan en el poder fueron las protestas del Parque Gezi en Estambul en 2013. Los militares no aparecían por ninguna parte, debido en gran medida a los controvertidos juicios de Ergenekon y Balyoz, en los que se acusó a cientos de sospechosos de conspirar contra el gobierno, entre los que se encontraban oficiales militares actuales y retirados, así como políticos y periodistas. Puede haber sido perjudicial para la democratización turca, y sería una gran preocupación si se repitiera en un Pakistán con armas nucleares, pero aseguró la supervivencia de Erdogan y mantuvo a los militares fuera de la política turca.

LEER: Tras décadas de statu quo, ¿puede Pakistán seguir siendo un actor neutral en la escena mundial?

El primer ministro Khan se solidarizó con la Turquía de Erdogan cuando ésta conmemoró el año pasado el quinto aniversario del golpe de Estado frustrado y el "Día de la Democracia y la Unidad Nacional". Fue un día "en el que toda la nación pakistaní habló con una sola voz contra el intento de socavar la democracia de Turquía y su progreso hacia la prosperidad".

El problema para Khan, sin embargo, no es sólo el inmensamente poderoso e influyente ejército de Pakistán, sino también el considerable apoyo que sus principales partidos rivales tienen en el parlamento y en el electorado. En una reunión celebrada esta semana en Lahore, el asediado primer ministro descartó la posibilidad de formar otro gobierno de coalición, ya que son susceptibles de "chantaje" por parte de los socios de la coalición.

La carrera política de Khan está en juego y los próximos días serán críticos para todas las partes. Siempre dispuestos a salvaguardar el Estado de las turbulencias, no duden de que los militares seguirán de cerca los acontecimientos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioPakistánRegión

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines