Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Tras décadas de statu quo, ¿puede Pakistán seguir siendo un actor neutral en la escena mundial?

El ministro de Asuntos Exteriores de Pakistán, Shah Mahmood Qureshi, y el secretario general de la Organización de Cooperación Islámica (OCI), Hissein Brahim Taha, celebran una rueda de prensa en el marco de la 48ª reunión del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la Organización de Cooperación Islámica en Islamabad, Pakistán, el 23 de marzo de 2022 [Muhammed Semih Uğurlu - Agencia Anadolu].

Cuando el primer ministro pakistaní, Imran Khan, arremetió contra la Unión Europea y los enviados occidentales que le instaron a condenar la invasión rusa de Ucrania, preguntando si pensaban que Pakistán era su "esclavo" y preguntando por qué no se hacían exigencias similares a India, se cimentó un precedente que llevaba mucho tiempo siendo un sello distintivo de la política pakistaní.

Ese sello distintivo no era la antigua rivalidad contra India, ni siquiera señalar la hipocresía de los líderes occidentales y sus normas, sino el fenómeno de la neutralidad en las disputas o conflictos regionales.

Khan lo resumió perfectamente al afirmar en el mismo discurso que "somos amigos de Rusia, y también de Estados Unidos; somos amigos de China y de Europa; no estamos en ningún bando". Pakistán, recalcó, se mantendrá neutral y trabajará para poner fin a la guerra en Ucrania.

VIDEO: El primer ministro pakistaní Khan dice que la OCI ha fallado al pueblo de Palestina y de Cachemira

A lo largo de las décadas, Pakistán ha evitado con éxito verse arrastrado a disputas o atolladeros regionales que lo hunden en esferas de influencia geopolítica rivales. Hay, por supuesto, excepciones puntuales, como su ayuda militar a los Estados árabes en sus guerras contra Israel, o la transferencia de armas a los bosnios durante el conflicto de los Balcanes.

Una de las razones principales puede ser el hecho de que ya tiene una rivalidad de larga data -tanto encubierta como abierta- con la vecina India, que ha sido en gran medida una cuestión existencial para Islamabad. Pero también se debe a que permanecer neutral ha sido siempre una estrategia clave de supervivencia para la nación en desarrollo que es Pakistán.

Incluso su participación en la "guerra contra el terrorismo" liderada por Estados Unidos se debió -aparte de un reciente cambio de liderazgo- en gran medida a la enorme presión para cumplir y cooperar con la campaña en medio de la política de "con nosotros o contra nosotros" de la administración Bush, o de lo contrario las naciones occidentales podrían haber confirmado su sospecha de que Pakistán es un "Estado patrocinador del terrorismo".

En otras palabras, la decisión del país de alinearse con Estados Unidos -y ahora con China- se basó en un realismo práctico y en la aceptación tácita de que su propia supervivencia estaba en juego.

Neutralidad amenazada

Sin embargo, esa dinámica no significa que Islamabad haya sido siempre víctima de sus propias circunstancias, sino que su profundo establishment, dominado por los militares, ha dominado el arte de utilizar esa posición como forma de servir a los propios intereses del país.

Como describió el ex funcionario de la CIA, Douglas London, observó cómo "los funcionarios pakistaníes ejecutaron con maestría una campaña de negación y engaño que manipuló hábilmente a los altos funcionarios de defensa estadounidenses, a los diplomáticos y a las delegaciones visitantes del Congreso". Los sucesivos funcionarios estadounidenses creyeron que habían establecido una relación personal con sus diversos homólogos pakistaníes y los encontraron razonables, encantadores y complacientes".

Aparte del pivote del país entre Estados Unidos y China, su postura de neutralidad se ha visto más en lo que respecta a las disputas en Oriente Medio.

El hecho de que Pakistán se abstenga de tomar partido en las desventuras de los Estados del Golfo en su región es un buen ejemplo, ya que su neutralidad se vio durante el bloqueo y el boicot a Qatar, liderado por Arabia Saudí, en 2017 y la operación de la coalición militar liderada por Arabia Saudí en Yemen.

A pesar de la petición e insistencia de Riad para que Islamabad contribuyera con fuerzas a la coalición, Pakistán se negó repetidamente a hacerlo. Esto fue, al menos, antes de que los militares decidieran unirse a la "Coalición Militar Antiterrorista Islámica" liderada por Arabia Saudí -encabezada por el ex jefe del Estado Mayor del Ejército pakistaní, el general Raheel Sharif, nada menos- y ayudar indirectamente al Reino proporcionando entrenamiento y asesoramiento.

También en la rivalidad entre Arabia Saudí e Irán, Pakistán ha intentado mantener un acto de equilibrio, reiterando la importancia de los lazos diplomáticos y la cooperación en materia de seguridad con sus dos aliados y esquivando los intentos de ambos de enfrentar a Islamabad con el otro.

LEER: El principal bloque musulmán aprueba el nombramiento del enviado especial para África

Incluso en lo que respecta a Siria, Pakistán ha mantenido relaciones con el régimen de Bashar Al-Assad, desgarrado por la guerra y marginado, durante toda la década, lo que refleja el realismo -y quizás la postura anticolonial- con la que opera y el Establecimiento militar.

Sin embargo, ese equilibrio parece haber disminuido en el último año. Hay informes creíbles de que Islamabad está atacando duramente a Teherán debido a las aparentes revelaciones de que los servicios de inteligencia iraníes han estado financiando y ayudando a los militantes separatistas baluchis que realizan ataques transfronterizos desde el vecino Irán.

Al mismo tiempo, Pakistán se ha acercado cada vez más a Arabia Saudí. Tras unos años tumultuosos en los que las relaciones entre ambos alcanzaron un mínimo histórico, debido a la exigencia del gobierno pakistaní de que el Reino hiciera más por apoyar una cumbre de la Organización de Cooperación Islámica (OCI) sobre la cuestión de Cachemira, Riad reanudó finalmente su apoyo en efectivo y petróleo a Islamabad en octubre del año pasado.

Desde entonces, las relaciones entre ambos parecen haberse restablecido y mejorado, y la cooperación ha avanzado en los últimos meses en forma de contratación de trabajadores cualificados, ejercicios conjuntos de entrenamiento mecanizado y el intercambio de información de inteligencia.

El establishment contra Khan

Muchos atribuyen el rescate de las relaciones pakistaníes con Arabia Saudí a un legado del Establishment dirigido por los militares -conocido ominosamente como el "Estado profundo"- y ahí es donde la visión y las políticas de la República Islámica se vuelven más complejas, porque esa entidad y los gobiernos civiles del país han tenido a menudo intereses divergentes.

El establishment pretende mantener la diplomacia y la neutralidad en la escena mundial, conservando el statu quo. Según los informes de los medios de comunicación tanto de Pakistán como de su rival, India, ve al primer ministro, Imran Khan, y a su gobierno civil como un advenedizo que corre el riesgo de arruinar décadas de fundamentos diplomáticos y relaciones con países de la región y de fuera de ella.

Por eso, tras el desencuentro diplomático con Arabia Saudí en 2020, fue el propio Jefe del Estado Mayor del Ejército, el general Qamar Javed Bajwa, quien visitó el Reino en un intento de arreglar las relaciones.

Ese ha sido parte del dominio de los militares: no sólo defender externamente al país, sino también dirigir constantemente su política exterior por el camino de la estabilidad. Y esa dirección puede hacerse por diversos medios: desde la toma de posesión de gobiernos civiles hasta la simple aplicación de ofensivas de encanto lanzadas contra diplomáticos extranjeros.

Según la oposición pakistaní, que actualmente está impulsando los esfuerzos para destituirlo, la aparente desconfianza del establishment en la visión y la capacidad diplomática de Khan es también la razón por la que el ejército le retira su apoyo o se muestra neutral sobre a quién apoyar políticamente.

Lo más importante es que el ejército quiere mantener las relaciones con su antiguo aliado, Estados Unidos, y al mismo tiempo establecer vínculos con China. Como me informó una fuente con estrechos vínculos con el ejército -que deseaba permanecer en el anonimato-, éste "quiere permanecer con Estados Unidos" y tener a China como una especie de co-garante. Tal es el fenómeno de la neutralidad y el equilibrio que está tan profundamente arraigado en la psique política de Islamabad.

En medio de un panorama político cambiante, nuevos conflictos en el escenario mundial y la continua lucha por la influencia entre el establishment dirigido por los militares y el gobierno civil, Pakistán puede tener cada vez más dificultades para mantener su neutralidad en los próximos años.

Desde Irán hasta Arabia Saudí, pasando por las naciones occidentales, Rusia o China, los intentos de atraer al país a una esfera de influencia serán cada vez más intensos. Dado que algunos elementos dentro de Pakistán -tanto Khan como los militares a su manera- pretenden abiertamente mantener el statu quo en su política exterior, su lucha consistirá en evitar que las circunstancias le obliguen a tomar partido.

LEER: Los ministros de Asuntos Exteriores de la OCI se reúnen en Pakistán

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónPakistánSmall Slides

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines