Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Es hora de que el Reino Unido amplíe la cálida acogida de los ucranianos a todos los refugiados

Un cartel de bienvenida a los refugiados ucranianos en la estación de St Pancras el 04 de abril de 2022 en Londres, Inglaterra. [Dan Kitwood/Getty Images]

Entre enero y marzo de 2013, se encontraron 147 cadáveres en el río Queiq, en Alepo, después de que fueran ejecutados en zonas de la ciudad controladas por el gobierno y arrojados allí como advertencia para los disidentes.

Según un informe de Human Rights Watch (HRW) de entonces, las personas parecían haber sido detenidas y fusiladas con las manos atadas a la espalda y la boca cerrada con cinta adhesiva.

En aquella época, el gobierno controlaba el noroeste de la ciudad, y sus opositores el sureste. El río atravesaba los dos distritos como línea divisoria, pero desde entonces, todos los miembros de la oposición en el este de Alepo han sido expulsados.

Informes recientes de Bucha, en Ucrania, pintan un panorama sombrío que en muchos aspectos evoca la masacre del río Queiq de hace nueve años, y las que le siguieron. En la ciudad ucraniana se han encontrado cuerpos con las manos atadas a la espalda y con una herida de bala en la cabeza.

Se ha descubierto una fosa común de 14 metros, mientras que los residentes afirman que los soldados rusos dispararon a los hombres que huían de la ciudad mientras corrían por los campos abiertos, bloqueando su salida por el corredor humanitario.

LEER: Rusia abre un corredor humanitario para los civiles en Mariupol por iniciativa de Turquía

Mientras los horrores siguen apareciendo en los titulares, en el Reino Unido se han creado centros de acogida en aeropuertos, puertos y estaciones de tren para recibir a los refugiados ucranianos y proporcionarles alimentos, ropa y productos sanitarios.

El Reino Unido ha concedido unos 25.500 visados a refugiados ucranianos en unas cuatro semanas, algo más de lo que concedió a los sirios en seis años, aunque ambos han soportado horrores indescriptibles de la guerra que, en gran parte, han sido del mismo país invasor, Rusia.

Cuando Rusia se unió a la guerra en Siria, dos años después de que se encontraran los cadáveres en el río Queiq, las noticias sobre masacres como ésta fueron ampliamente difundidas, y sin embargo Rusia unió fuerzas con el gobierno y las potencias occidentales no hicieron nada para detenerlo.

Aunque Rusia no tuviera fuerzas sobre el terreno en Siria para llevar a cabo ejecuciones masivas como está haciendo ahora en Ucrania, apoyó al gobierno sirio para atacar a civiles, escuelas y centros sanitarios, incluidas las maternidades.

Juntos, Siria y Rusia arrasaron Homs, al igual que Rusia hizo con Kharkiv, en el noreste de Ucrania. Mariupol está sitiada como lo estuvo Alepo durante cuatro años. Ambas soportaron un bombardeo incesante.

No solo los refugiados sirios buscan un lugar seguro para vivir. En 2020, el Reino Unido expidió visados a 12.600 afganos y, desde la invasión de 2003, ha acogido a 12.749 refugiados de Irak, aunque son millones los que han huido al extranjero para escapar de la persecución y el conflicto.

Sirios, afganos y eritreos, entre otros, han atravesado a pie la Europa continental y han cruzado el Canal de la Mancha, la vía marítima más transitada del mundo, conocida por sus fortísimas corrientes y sus aguas heladas.

En cambio, los ucranianos han llegado en tren y viajan gratis al Reino Unido a través del Eurotúnel, el ferrocarril que pasa por debajo del Canal de la Mancha.

LEER: ¿Es Europa realmente más civilizada? El conflicto de Ucrania es una plataforma para el racismo y la reconstrucción de la historia

Ayer, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados pidió a Europa que "considere urgentemente" cómo aplicar su generosa y eficaz capacidad de acoger a cuatro millones de refugiados de Ucrania "a otros refugiados y migrantes que llaman, en apuros, a sus puertas".

Los comentarios de Filippo Grandi se produjeron después de que 90 personas se ahogaran en el Mediterráneo tras zozobrar la embarcación en la que viajaban hacinados desde Libia con destino a Europa. Sólo cuatro sobrevivieron y fueron rescatadas tras permanecer cuatro días a la deriva en el mar.

Las organizaciones benéficas llevan tiempo pidiendo que los gobiernos ofrezcan un pasaje seguro a los refugiados para que no emprendan viajes traicioneros y que la acogida que han recibido los ucranianos se extienda a todos los que llegan.

Es una visión de futuro ofrecer sólo ayuda a las personas que huyen de los horrores inmediatos de la invasión rusa, ya que los combates tendrán repercusiones mucho más allá del territorio inmediato en el que tienen lugar.

Varios países de Oriente Medio dependen de Ucrania para el trigo y con el suministro tan gravemente interrumpido debido a los combates, las agencias de ayuda han advertido de una grave inseguridad alimentaria, en particular para Egipto, Líbano y Yemen. Como las cosas van de mal en peor, más personas de esta región se dirigirán ahora también a Europa.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEuropa y RusiaOriente MedioRegiónReino UnidoSiriaSmall SlidesUcraniaYemen

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines