Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los políticos y los medios de comunicación británicos deben abrir los ojos ante la islamofobia que siguen alimentando

El primer ministro británico Boris Johnson (R) y el político británico Michael Gove salen del número 10 de Downing Street en Londres, Reino Unido, el 15 de junio de 2017 [Chris J Ratcliffe/Getty Images].

Desde que el New York Times publicó el mes pasado su podcast de ocho partes sobre el asunto del Caballo de Troya, se ha producido un ajuste de cuentas con la verdad. Un ajuste de cuentas que no sólo ha sacudido a la clase dirigente británica y a la prensa dominante, sino que también ha puesto de manifiesto el modo y el grado en que el racismo antimusulmán ha arraigado en la sociedad británica.

El podcast de casi ocho horas de duración, producido por Serial Productions y conducido por los periodistas Hamza Syed y Brian Reed, revisa el asunto también conocido como el "Engaño del Caballo de Troya", para descubrir el origen de la misteriosa carta en el centro del escándalo. En resumen, el escándalo se centró en las afirmaciones de que los musulmanes extremistas estaban conspirando para hacerse con el control de las escuelas de Birmingham en un esfuerzo por introducir un ethos "islamista" o "salafista" en su enseñanza.

No existía tal complot y la carta se demostró posteriormente que era un engaño. Sin embargo, desencadenó un pánico moral a nivel nacional en los medios de comunicación y los círculos políticos británicos. Se produjeron despidos del personal que se consideraba autor intelectual del complot, así como investigaciones del gobierno. A pesar de que los funcionarios públicos habían determinado que la carta del Caballo de Troya era un engaño, las más altas instancias del gobierno británico siguieron utilizando el documento para justificar las investigaciones sobre la existencia de un complot en las escuelas de mayoría musulmana de Birmingham.

El entonces Secretario de Educación, Michael Gove, ampliamente considerado por los musulmanes británicos como uno de los diputados más islamófobos, utilizó la carta falsa para justificar el reforzamiento de la política antiterrorista del Reino Unido, la reforma de las escuelas y la prohibición de estudiar durante toda la vida. En su actual cargo de Secretario de Estado de Vivienda, Comunidades y Gobierno Local, Gove, que se describe a sí mismo como un "orgulloso sionista", ha sido implacable en su esfuerzo por criminalizar la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones.

LEER: ¿Cuál será el futuro de la energía mundial tras la guerra de Ucrania?

Lo más perjudicial, quizás, son las implicaciones duraderas de la tormenta mediática y la interminable cobertura de los musulmanes representados como una quinta columna en la sociedad británica. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de la Ciudad de Birmingham en 2014, del que se hizo eco Channel 4 News, reveló que el 90% de los musulmanes de Birmingham consideraban que la cohesión de la comunidad había naufragado a causa del asunto.

"En pocas palabras", como señala el Consejo Musulmán de Gran Bretaña, "el bulo del Caballo de Troya se convirtió en un arma, agravando el racismo institucional". Las consecuencias desastrosas perduran. El escándalo demuestra de forma contundente que la islamofobia opera de forma única. El racismo y la intolerancia forman parte de la sociedad británica, al igual que de cualquier sociedad. Pero, a diferencia de otros prejuicios, el racismo antimusulmán es una poderosa corriente dentro de la clase dirigente. Es imposible imaginar que a los funcionarios electos se les ocurra un término como "Caballo de Troya" para describir un complot en el que esté implicada una comunidad religiosa distinta de la musulmana, y mucho menos que se publiquen documentos oficiales del gobierno y se celebren debates en el parlamento, conjurando la idea de que el Reino Unido está siendo socavado en secreto por su población musulmana.

Cuando se trataba de hablar de los musulmanes, no había tanta ansiedad por describirlos como el enemigo interior. El hecho de que un ministro del gobierno fuera capaz de considerar a los musulmanes como una quinta columna y de normalizar el uso del término "Caballo de Troya" para referirse a ellos de esa manera sin que ningún otro miembro del parlamento o un solo comentarista de los medios de comunicación se opusiera a ello es, en sí mismo, un indicio de lo profunda que es la islamofobia en la sociedad británica y de lo lejos que estamos de abordar la cuestión.

La reacción al podcast ha sido igualmente reveladora. Personas como Gove, con la ayuda de los periodistas de la prensa británica convencional, cerraron filas y se replegaron en lo que es una prueba más de que ellos mismos se han convertido en víctimas de la atmósfera islamofóbica que ayudaron a crear. Un debate en la Cámara de los Lores a principios de esta semana, sobre el "extremismo y la intolerancia" es una perfecta ilustración de la negativa a reconocer la verdad.

Durante el debate, el decano Aaron Godson preguntó qué evaluación había hecho el gobierno sobre el podcast del New York Times y "qué medidas están tomando para evitar que el extremismo y la intolerancia se afiancen en las escuelas de Inglaterra". En respuesta, la baronesa Barran, subsecretaria de Estado parlamentaria de Educación, defendió la respuesta del Gobierno. En la declaración de Barran no se mencionó la carta falsa, sino que la baronesa confirmó además que se habían hecho "buenos progresos" en la aplicación de las recomendaciones de un dudoso informe que siguió al asunto del Caballo de Troya.

LEER: Algunos africanos tienen buenas razones para no condenar a Rusia por Ucrania

Presionado por otros miembros de los Lores para que reconociera que la carta del Caballo de Troya era falsa, que Gove siguió adelante con la institución de importantes reformas basadas en la carta falsa, Barran se negó e insistió además en que Gove no tenía nada por lo que disculparse. El diputado conservador también desechó la pregunta de la baronesa Hussein-Ece sobre el hecho de que los informes posteriores y las "múltiples sentencias judiciales" no encontraron pruebas de un complot organizado.

En lugar de abordar la verdad sobre cómo el gobierno tory ha alimentado una cultura de racismo antimusulmán, el debate ofreció a un miembro la oportunidad de vender tropos islamófobos en el corazón de la democracia británica. "Señorías, ¿recuerda el Gobierno que una de las escuelas del escándalo del caballo de Troya se llama en realidad Escuela Al-Hijrah?", preguntó Malcolm Pearson. El ex miembro del partido derechista UKIP afirmó que el nombre "Al-Hijra" -que es el nombre del calendario islámico- "ensalzaba no sólo el viaje de Mahoma desde La Meca hasta su toma de Medina, sino su masacre allí de 600 judíos en una tarde, tras lo cual su religión pasó a conquistar la mayor parte del mundo conocido".

Dejando a un lado el hecho de que se trata de una tergiversación de la historia, lo que resulta revelador del comentario de Pearson es la libertad que considera que tiene para denigrar la fe islámica desde el Parlamento al insinuar que el antisemitismo está profundamente arraigado en la tradición musulmana. Citar relatos de textos religiosos en un debate sobre cuestiones políticas contemporáneas en el Reino Unido es tan útil como mirar a la Biblia en busca de explicaciones para las numerosas violaciones de los derechos humanos cometidas por Israel en Palestina. Culpar al judaísmo del crimen de Israel es tan antisemita como culpar al texto religioso islámico de las faltas de los musulmanes.

LEER: La campaña de odio contra los musulmanes está destrozando la India

No es de extrañar entonces que este año, en su decimocuarto informe anual sobre la islamofobia, la Organización de Cooperación Islámica (OCI) nombrara y avergonzara al Reino Unido al incluirlo en su lista de "puntos calientes de islamofobia". India y Francia, junto con Estados Unidos y Canadá, son los cuatro "países que muestran la tendencia más preocupante de islamofobia durante el periodo analizado" - diciembre de 2020 - enero de 2022.

Según el informe de la OCI, el Reino Unido fue responsable del 19% de todos los ataques islamófobos durante el período de dos años, quedando en segundo lugar después de la India, que encabeza la lista con el 20%. "La islamofobia en el Reino Unido ha estado en constante aumento desde los últimos cinco años", dice el informe. El principal factor de este aumento, según el informe, es la "preocupante tendencia al rápido crecimiento de la influencia de la extrema derecha en el país". El informe cita numerosos ejemplos, como el papel del gobierno británico y de grupos de extrema derecha, como el UKIP, en el fomento del racismo antimusulmán.

El Reino Unido se enorgullece de ser un país justo, tolerante y abierto. En muchos aspectos lo es. Pero como demuestra el actual debate sobre los refugiados y el reciente podcast Caballo de Troya, existe una corriente de racismo, especialmente hacia los musulmanes, que el país se niega a admitir. Todo problema comienza con la admisión de que tal problema existe. Sólo entonces podremos empezar a resolverlo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRegiónReino UnidoRusiaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines