Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La campaña de odio contra los musulmanes está destrozando la India

Un grupo de musulmanes indonesios participa en una protesta frente a la embajada india en Yakarta el 25 de febrero de 2022, exigiendo al gobierno indio que dé libertad a los musulmanes de la India para practicar su fe sin interferencias. [DASRIL ROSZANDI/AFP vía Getty Images]

La virulenta campaña de odio de las fuerzas del Hindutva, promovida por el derechista Partido Bharatiya Janata (BJP) del primer ministro Narendra Modi, y el consiguiente aumento de la islamofobia pública e institucional, se han combinado para crear pánico entre los 204 millones de musulmanes de la India, la mayor comunidad minoritaria del país. El estado de ánimo quedó encapsulado por la oposición de la India, junto con Francia y la UE, a la resolución de la Asamblea General de la ONU patrocinada por la Organización de Cooperación Islámica (OCI) y otras ocho naciones para conmemorar el aniversario de los atentados de 2019 contra dos mezquitas en Nueva Zelanda, designando el 15 de marzo como el Día Internacional de la Lucha contra la Islamofobia. Cincuenta y un musulmanes fueron asesinados en los ataques a las mezquitas.

Al oponerse a la resolución, Nueva Delhi envió una clara señal de que no le importa el odio musulmán que prevalece en la India. La adopción de la resolución se produjo tras un informe del año pasado del relator especial de la ONU sobre la libertad de religión, en el que se decía que el odio antimusulmán había alcanzado "proporciones epidémicas". En el informe se citaban ejemplos de islamofobia tanto en India como en Francia.

Una película reciente, The Kashmir Files, es otro intento de incitar al odio contra los musulmanes mediante la manipulación de los hechos. La película fue producida y estrenada para encubrir y desviar la atención de la injusticia cometida contra el pueblo de Cachemira y para distorsionar las acusaciones no fundamentadas de que los pandits hindúes -hombres sabios- que vivían como hermanos con los musulmanes en ese estado fueron torturados.

LEER: Francia, la UE y la India se oponen al Día Internacional de la Lucha contra la Islamofobia

El primer ministro Modi y el ministro del Interior, Amit Shah, elogiaron abiertamente la película, a pesar de que genera sentimientos antimusulmanes entre los hindúes, socavando los principios seculares consagrados en la Constitución de la India. En un país en el que se han denunciado asesinatos en masa e incluso limpieza étnica de musulmanes, destacar la matanza y el éxodo de brahmanes hindúes de la casta superior de Cachemira forma parte de una peligrosa agenda para crear una atmósfera aún más tensa, con discursos y retórica de odio antimusulmán que se abren paso en los cines. En las redes sociales ha circulado un vídeo en el que se ve a un hombre hindú llamando a su comunidad a engendrar hijos de mujeres musulmanas. El vídeo data del 18 de marzo en un cine donde se proyectaba esta película. Era un llamamiento abierto a la violación masiva de mujeres musulmanas.

La película Parzania, de Rahul Dholakia, estaba basada en la historia real de Azhar Mody, el niño parsi de 13 años que desapareció durante los disturbios de 2002 en Gujarat. Cuando fue prohibida en ese estado a pesar de haber sido aprobada por la junta de censura, al menos ocho estados gobernados por el BJP eximieron a The Kashmir Files del impuesto sobre espectáculos.

El gobierno indio está controlado por el Sangh Parivar, un grupo de organizaciones nacionalistas hindúes inspiradas en la ideología del Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS), un grupo militante fascista. El gobierno ha sido acusado por grupos de derechos humanos y por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU de discriminar a los musulmanes indios y de fomentar los crímenes de odio de los elementos hindúes contra la comunidad minoritaria.

Alrededor del 14% de los 1.350 millones de habitantes de la India son musulmanes. Se sienten más marginados que nunca bajo el gobierno de Modi. Las leyes introducidas por el gobierno federal y muchos gobiernos estatales gobernados por el partido de Modi, y algunos de los veredictos anunciados por los tribunales, son ataques directos a las leyes personales que permiten el matrimonio, el divorcio y la herencia según los términos de la Shari'ah islámica.

La actual oleada de islamofobia en la India se basa en una larga historia de discriminación. El máximo tribunal de la India absolvió a los 32 líderes hindúes, incluido el ex primer ministro Lal Krishna Advani, que orquestaron la demolición por parte de la multitud de la mezquita Babri, del siglo XV, en 1992. Posteriormente, el Tribunal Supremo dictaminó que el terreno donde se levantaba la mezquita pertenece a los hindúes. Apenas cuatro meses después del controvertido veredicto, el presidente del Tribunal Supremo, Ranjan Gogoi, fue nombrado miembro de la Cámara Alta del Parlamento. Era la primera vez que el gobierno hacía uso de su poder para ofrecer una sinecura posterior a la jubilación a un ex presidente del Tribunal Supremo de la India.

El pogromo del estado occidental indio de Gujarat en 2002, en el que terroristas hindúes masacraron a más de 2.000 musulmanes, ha sido seguido por decenas de disturbios comunales antimusulmanes. Además, se ha introducido una nueva ley de ciudadanía que margina a la comunidad, y un tribunal estatal ha confirmado la prohibición del hiyab, una decisión que podría sentar un precedente para el resto del país. La comunidad no puede ignorar estas medidas antimusulmanas.

Los grupos afiliados al Sangh Parivar desencadenan con frecuencia ataques contra los musulmanes que tienen como objetivo la comida halal y otros asuntos relacionados con su fe. También hay muchas cuentas en las redes sociales que promueven teorías genocidas contra los musulmanes e incluso fomentan la degradación sexual de las mujeres musulmanas mediante aplicaciones como "Sulli Deals" y "Bulli Bai", que pretenden esclavizarlas.

Un grupo de activistas protesta contra la reciente prohibición del hiyab en las escuelas y colegios del estado indio de Karnataka, frente al Consulado General de la India en Estambul, Turquía, el 19 de febrero de 2022. [Mehmet Eser - Agencia Anadolu]

En la India, el hiyab no ha estado históricamente prohibido ni limitado en la esfera pública. Las mujeres que llevan el pañuelo en la cabeza son habituales en todo el país, que tiene la libertad religiosa consagrada en su Constitución nacional, de la que el Estado laico es la piedra angular.

Sin embargo, el 15 de marzo, el Tribunal Superior del estado de Karnataka, en el sur de la India, confirmó la prohibición del gobierno estatal de llevar el hiyab en las escuelas, afirmando que el pañuelo no es una parte esencial del Islam. La sentencia sorprendió no sólo a los musulmanes, sino también a los laicistas liberales, que argumentaron que se trataba de una violación de la Constitución, que establece el derecho a la libertad de religión. Los artículos 25 a 28 de la Constitución reconocen la importancia de la religión en la vida de los indios. La Constitución contempla que toda persona tiene el derecho y la libertad de elegir y practicar su religión.

"Todas las personas tienen el mismo derecho a la libertad de conciencia y a profesar, practicar y propagar libremente la religión con sujeción al orden público, la moral y la salud", explica el artículo 25. Además, el artículo 26 dice que todas las confesiones pueden gestionar sus propios asuntos en materia de religión.

El hiyab lo llevan las mujeres musulmanas como símbolo de modestia. No es simplemente una prenda de vestir, sino que es algo obligatorio para el Islam. Sin embargo, las fuerzas del Sangh Parivar han desatado una campaña en las redes sociales contra el hiyab, y algunos de sus líderes han llegado a calificar a las mujeres que lo llevan de "simpatizantes de los terroristas" con el cerebro lavado por los "islamistas radicales".

Al parecer, los líderes del Sangh Parivar han pedido que se prohíba el hiyab en Gujarat, el estado natal de Narendra Modi, y han dicho que pronto escribirán al estado más poblado del país, Uttar Pradesh, donde el BJP obtuvo otro mandato de cinco años en las recientes elecciones.

LEER: La India se prepara para exportar trigo a Egipto mientras crece el temor de que el conflicto de Ucrania empeore la crisis alimentaria

La controversia sobre el hiyab comenzó en enero, cuando las autoridades de un colegio público de Udupi, ciudad costera de Karnataka, empezaron a negar la admisión a las chicas que se presentaban con hiyab, alegando que "violaban" el código de uniforme. La derecha hindutva dio a la controversia un ángulo comunal con estudiantes pertenecientes a estas organizaciones que empezaron a llevar chales de color azafrán. Este color se asocia a su religión, pero las escrituras no obligan a llevarlo.

En un campus, un chico se subió a un mástil y sustituyó la bandera india por una bandera azafrán entre los vítores de los cuadros hindúes. En otro incidente, una joven con hijab fue recibida en su universidad por un grupo de jóvenes que gritaban consignas hindúes. Ella respondió levantando el puño y cantando "Allahu Akbar" (Dios es el más grande).

Es interesante señalar que unos días antes del veredicto del tribunal de Karnataka, una mujer que llevaba hijab en el estado recibió 16 medallas de oro por su excelente expediente académico en Ingeniería Civil. Los mensajes de felicitación por el logro de Bushra Matin se multiplicaron. La actriz de Bollywood Swara Bhaskar, una feroz crítica del fascismo hindú, acudió a Twitter para destacar la hazaña de Bushra y apuntó a los detractores del hiyab diciendo que deberían alejarse de ese pensamiento cerrado.

"Ya sea en la escuela o en la universidad, el hiyab no se discute en ningún sitio. Estoy agradecida a la administración, desde mi colegio hasta la universidad, por animarme en cada ocasión", dijo Bushra tras recibir las medallas de manos de Om Birla, líder del BJP y presidente del Parlamento indio.

Lejos de facilitar la educación de las jóvenes, la orden judicial contra el hiyab ha tenido el efecto contrario, y miles de chicas musulmanas se han mantenido alejadas de las aulas en todo Karnataka. Sus esperanzas descansan ahora en la petición presentada ante el Tribunal Supremo para impugnar la orden del alto tribunal. Se espera una sentencia dentro de unos días.

Mientras tanto, la campaña de odio contra los musulmanes sigue desgarrando la India. Es de esperar que el Tribunal Supremo aproveche la oportunidad para frenar el deslizamiento hacia el odio religioso oficialmente sancionado en lo que sigue siendo, al menos en teoría, un país laico.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIndiaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines