Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Argelia debe acoger, pero también desconfiar de la atención que recibe por su gas

El Secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken (izq.), se reúne con el Presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune, el 30 de marzo de 2022, en el Palacio de El Mouradia, la residencia oficial del presidente en la capital, Argel. [JACQUELYN MARTIN/POOL/AFP vía Getty Images]

El conflicto de Ucrania se ha convertido en la última crisis que ha puesto de manifiesto la dependencia europea del gas ruso, que representa alrededor del 40% de las importaciones de gas natural de la UE. Esta preocupación ha aumentado tras la exigencia de Moscú de que los países "no amigos" paguen en rublos, en respuesta a las sanciones impuestas por Estados Unidos y la UE contra Rusia. El presidente Vladimir Putin ha firmado hoy [31 de marzo] un decreto en el que se afirma que cualquier país de este tipo que se niegue a realizar los pagos en la moneda rusa se enfrentará a las "repercusiones correspondientes".

En los prolegómenos de estos acontecimientos, se ha debatido mucho sobre qué países podrían convertirse en un proveedor alternativo de energía para el continente. En su día se depositaron esperanzas en Qatar, rico en energía; sin embargo, el ministro de Energía del Estado del Golfo se apresuró a disipar esta idea, afirmando que ni él ni ningún país tiene capacidad para sustituir los suministros de Rusia.

Sin embargo, los proveedores de gas Noruega y Azerbaiyán quieren aumentar su producción de gas natural este año, mientras que los planes de un gasoducto Turquía-Israel también se están debatiendo tras la reciente mejora de sus relaciones. La semana pasada, en un esfuerzo conjunto por reducir la dependencia de la UE de los recursos energéticos de Rusia, el Presidente Joe Biden anunció que EE.UU., junto con otros países, trabajará para garantizar un aumento de las exportaciones de gas natural licuado a Europa de al menos 15.000 millones de metros cúbicos este año, al tiempo que "construirá la infraestructura para un futuro energético diversificado, resistente y limpio".

Parte de esta estrategia de EE.UU. implica a Argelia, que después de Rusia y Noruega es el tercer proveedor de gas de la UE. Al término de una gira por tres países de Oriente Medio y el Norte de África, que incluyó la asistencia a la histórica Cumbre del Néguev en Israel con varios ministros de Asuntos Exteriores árabes, el secretario de Estado estadounidense Antony Blinken ha tratado de ganarse a Argelia, convirtiéndose en el primer alto diplomático estadounidense que visita el país desde 2014.

El objetivo de su viaje, que siguió a la visita de Blinken a su archienemigo Marruecos, era convencer a Argelia de que aumentara sus suministros de gas a Europa y redujera sus vínculos con su antiguo aliado, Rusia. Si bien la primera propuesta es ciertamente posible, la segunda puede ser menos próxima, en consonancia con la reticencia de la mayor parte del mundo no occidental a seguir el ejemplo e imponer sanciones a Moscú. Argelia también estuvo entre las 35 naciones que se abstuvieron en la votación inicial de la ONU que condenaba la "agresión de Rusia contra Ucrania".

LEER: Los políticos y los medios de comunicación británicos deben abrir los ojos ante la islamofobia que siguen alimentando

Sin embargo, es comprensible que Argelia quiera aumentar sus exportaciones de gas al continente, la mayoría de las cuales se concentran en los mercados del sur de Italia y España a través de los gasoductos submarinos TransMed y MedGaz, respectivamente, que suponen una transferencia combinada de 42.000 millones de metros cúbicos al año. Por supuesto, esta cifra palidece en comparación con las importaciones europeas de gas ruso, que ascendieron a 155.000 millones de metros cúbicos el año pasado.

Sin embargo, a pesar de estar en una posición privilegiada para beneficiarse del aumento de los precios del gas, las ambiciones de Argelia se ven obstaculizadas por los límites de la capacidad de producción y los problemas de infraestructura, aunque la empresa estatal de petróleo y gas, Sonatrach, anunció a principios de año sus planes de invertir 40.000 millones de dólares entre 2022 y 2026 en la exploración, producción y refinado de petróleo, y en la exploración y extracción de gas. Antes de la visita de Blinken, se informó de señales contradictorias sobre la disposición de Argelia a aumentar el suministro de gas, y se ha sugerido que el gobierno argelino está dando prioridad a sus vínculos diplomáticos con Rusia, un importante proveedor de armas.

En la agenda de Blinken también se habló de las relaciones entre Marruecos y Argelia, que se rompieron el año pasado por las "acciones hostiles" de Rabat a raíz de las crecientes tensiones en torno al Sáhara Occidental, que Estados Unidos reconoció bajo la soberanía de Marruecos a cambio de la normalización del reino con Israel. Argelia, que se opone con vehemencia a hacer lo mismo, condenó la medida; apoya firmemente al movimiento independentista saharaui de la región en disputa, el Frente Polisario.

LEER: Ucrania ofrece una oportunidad para la paz en Europa y más allá de sus fronteras

En el contexto de estos tensos lazos, un tercer gasoducto argelino, el Gasoducto Magreb-Europa (GME), que transportaba gas argelino a España a través de Marruecos, se cerró después de que Argel se negara a renovar un contrato de 25 años. España, por su parte, también ha irritado a Argelia por su reciente decisión de apoyar la reclamación de Marruecos sobre el Sáhara Occidental y podría suponer un obstáculo en futuros acuerdos de gas.

Si bien la dependencia de Europa del gas importado representa una oportunidad política y económica para Argelia, al igual que la apertura a más vínculos comerciales y de seguridad con Estados Unidos, Argelia también debería estar en guardia en medio de esta renovada atención internacional sobre sus recursos naturales. Cabe recordar que en 2013 una importante instalación de gas fue atacada por un grupo afiliado a Al Qaeda que había entrado en el país por la frontera con Libia y Mali, dejando 40 contratistas, en su mayoría extranjeros, muertos y unos daños estimados en 90 millones de dólares. El país ha tardado casi tres años en recuperar su plena capacidad.

Aunque Argelia ha capeado gran parte de la tormenta que rodea a la llamada Primavera Árabe y ha superado la agitación de la guerra civil de la década de 1990, en la actualidad está rodeada de varios Estados débiles o en descomposición, como Libia, y de países de la región del Sahel cuya inestabilidad supone una amenaza para la seguridad del Estado. Por estos motivos, en virtud de la nueva constitución promulgada el año pasado y en contra de décadas de política exterior no intervencionista, el ejército puede actuar fuera de las fronteras del país, lo que supone un cambio significativo en su doctrina militar para reflejar las amenazas geopolíticas actuales. Según una publicación del año pasado en la Revista de Estudios Militares y Estratégicos "Argelia no puede soportar todo el caos en sus fronteras para siempre, ya que las complejas amenazas a la seguridad y la intensa presencia extranjera en sus fronteras han creado una sensación de asedio".

En cuanto al vecino Marruecos, desde que restableció sus lazos con Israel ha recibido a su primera delegación militar oficial, lo que supuso la firma de varios acuerdos de cooperación militar. Las disputas entre los países norteafricanos han aumentado como consecuencia del apoyo israelí, según declaró el presidente argelino Abdelmadjid Tebboune en febrero. Así que, desde la perspectiva de Argelia, esta creciente presencia militar israelí cerca de la frontera supone una amenaza directa para la seguridad.

La búsqueda de proveedores de gas alternativos en Europa es, en general, un hecho positivo para Argelia. Sin duda, esto debe ser bienvenido, pero con el interés internacional casi repentino en sus recursos y habiendo sido testigo del destino de la rica Libia en energía, sería prudente por parte del gobierno argelino ejercer la precaución en el futuro.

LEER: La destrucción es el fin de una nación que come lo que no siembra

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de Opinión

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines