Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Irán tiene un largo camino por recorrer para exportar su gas natural a Europa

Una estación de compresión de un gasoducto de gas natural en pie el 21 de marzo de 2022 [Sean Gallup/Getty Images].

La crisis energética en Europa y la invasión rusa de Ucrania han puesto de manifiesto la importancia de diversificar los recursos energéticos. La excesiva dependencia de Europa de los recursos energéticos rusos y el uso de armas energéticas por parte de Rusia para explotar aún más la dimensión geopolítica llevaron a la cuestión de encontrar una alternativa a las fuentes de energía rusas, tras las sanciones impuestas a Rusia por Estados Unidos y Europa y la posibilidad de que Rusia utilizara las exportaciones de energía contra Europa.

Hay que tener en cuenta que Europa importa actualmente el 40% de su gas y satisface el 26% de su consumo de petróleo de Rusia. Estados Unidos duplicó con creces sus exportaciones de gas a Europa el año pasado, y las volvió a duplicar en enero de este año hasta superar los 180 millones de metros cúbicos diarios. Si las exportaciones continúan a este nivel, equivaldrán a 65.000 millones de metros cúbicos al año, es decir, un tercio de las exportaciones totales de gas de Rusia a Europa. Qatar, que vende unos 30.000 millones de metros cúbicos de gas al año a Europa, ha dicho que podría aumentar las exportaciones de gas a los países europeos en un 15%.

Recientemente, el ministro de Petróleo, Javad Owji, ha anunciado que "Irán está dispuesto a ayudar a resolver la crisis energética en el mundo lo antes posible, y mi consejo a los responsables americanos y europeos es que aprendan de la situación actual y ayuden a paliarla".

OPINIÓN: El racismo inherente es evidente cuando el mundo habla de Ucrania

El ministro de Petróleo de Irán afirma que, en los últimos años, no se han realizado las inversiones necesarias en la industria del petróleo y el gas. Por otra parte, para satisfacer las necesidades del país, Irán debe invertir 160.000 millones de dólares en este ámbito. La disminución de las inversiones en la industria del petróleo y el gas de Irán en la última década y la falta de participación de empresas extranjeras en el desarrollo de los yacimientos han provocado al país un déficit de 200 millones de metros cúbicos de gas al día; además, las centrales eléctricas y el sector industrial tendrán que utilizar fuel-oil en lugar de gas.

Irán tiene las segundas mayores reservas de gas natural del mundo, pero el alto nivel de consumo interno y la falta de inversiones y tecnología avanzada en las últimas décadas han impedido que se convierta en un actor importante. El enorme yacimiento de South Pars es uno de los principales proveedores de gas natural iraní. Este yacimiento, compartido con Qatar, produce alrededor del 70% del gas iraní, que alcanzará la segunda mitad de su vida útil el próximo año y, si no se sustituyen las actuales plataformas de 1.500 toneladas por otras de 20.000 toneladas capaces de transportar enormes compresores, la producción del yacimiento se reducirá en 10.000 millones de metros cúbicos cada año. Esta tecnología sólo está en manos de algunos gigantes europeos. Al parecer, Total France firmó un contrato para la construcción de dichas plataformas para la fase 11 de South Pars, pero abandonó el proyecto con una pérdida de 45 millones de euros tras las sanciones de Estados Unidos. Para mantener la producción de South Pars, Irán necesita al menos 15 plataformas de 20.000 toneladas, cuya construcción costaría 2.500 millones de dólares cada una. Por otra parte, según el Departamento de Energía y la Administración de Información Energética de Estados Unidos, el 80% de los yacimientos petrolíferos activos de Irán se encuentran en su segunda vida útil, y la producción disminuye entre un 8% y un 12% cada año. Irán necesita al menos 20.000 millones de dólares al año sólo para mantener la producción de petróleo y gas; en los últimos tres años, la inversión media anual en la producción de petróleo y gas de Irán ha sido de 3.000 millones de dólares.

Según los expertos iraníes, las reservas de petróleo del país, que suelen costar menos que en otros países, necesitan una inversión de entre 20 y 30 mil dólares por barril de capacidad, si se quiere aumentar la capacidad en un millón de barriles. Irán necesita entre 20 y 30 mil millones de dólares de inversión. Para un buen yacimiento en South Pars, hay que invertir dos mil millones de dólares por cada 30 millones de metros cúbicos. Irán tiene muchas posibilidades de desarrollar las exportaciones de gas hasta donde podamos enfrentarnos en la región, lo que cambiaría el mundo por completo.

Irán podría ampliar las exportaciones a Pakistán, Irak, Turquía e incluso a Europa. Al contar con las segundas mayores reservas de gas del mundo, Irán tenía el potencial de convertirse en un centro regional, pero no pudo .Según la Política de Mirada al Este, el gobierno iraní tiene la intención de utilizar el capital y la tecnología de las empresas chinas y rusas para aumentar la producción de petróleo y gas, si no se alcanza un acuerdo nuclear. En febrero, el ministro de Petróleo, Javad Owji, declaró que los inversores chinos, en el marco del acuerdo de 25 años entre ambos países, invertirán entre 15.000 y 20.000 millones de dólares en los yacimientos de petróleo y gas de Irán. Owji también expresó su esperanza de que esas inversiones sean realizadas por Rusia.

OPINIÓN: En el nuevo contexto, ¿puede Venezuela negociar el fin de las letales sanciones de EE.UU.?

Sin embargo, los funcionarios afirman que se necesitan al menos 160.000 millones de dólares de inversión para desarrollar la industria del petróleo y el gas, incluidos 90.000 millones de dólares en petróleo y 70.000 millones de dólares para cumplir los objetivos de producción de gas en los próximos años. Según el Ministro de Petróleo, la mayor parte de los ingresos por la venta de petróleo se recibe en efectivo y una pequeña parte se liquida mediante la depuración. El actual contrato de exportación de gas iraní a Turquía expirará en 2026, y las negociaciones para la prórroga de este contrato no han tenido éxito, hasta ahora. Irán está perdiendo el mercado energético turco tras el corte de la exportación de gas a Irak y Turquía. En los últimos meses, el gobierno iraquí ha planeado la construcción de parques eólicos con la inversión de Arabia Saudí y otros países y reducir su dependencia de los recursos energéticos de Irán.

El pasado mes de enero, las importaciones europeas de gas natural licuado alcanzaron un nuevo récord, llegando al menos a 8,1 millones de toneladas Actualmente hay 37 terminales de importación en Europa. Si se llega a un acuerdo en las conversaciones nucleares de Irán, hay que sentar las bases para atraer capital y tecnología extranjeros de inmediato, y aprobar la adhesión al FATF. La política exterior debe avanzar hacia la desescalada, la redefinición de la diplomacia energética y prestar una seria atención al papel de las exportaciones energéticas en la política exterior de Irán. No hay que olvidar que Europa está invirtiendo rápidamente en el proceso de transición energética y, con la resolución de la crisis actual, su atención a las energías renovables aumentará. En los últimos años, los países europeos han prestado especial atención al debate sobre la transición energética y la reducción de la cuota de los combustibles fósiles en su cartera de energía; la tendencia a invertir en energías renovables en el continente ha aumentado considerablemente.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIránUnión Europea

El Dr. Umud Shokri es un alto asesor de política exterior y geopolítica energética con sede en Washington y autor de US Energy Diplomacy in the Caspian Sea Basin: Changing Trends Since 2001. Ha sido investigador visitante en el Centre for Energy Science and Policy (CESP), una iniciativa de la Schar School of Policy and Government de la Universidad George Mason, y es asesor de Gulf State Analytics (GSA), una consultora de riesgos geopolíticos con sede en Washington.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines