Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El racismo inherente es evidente cuando el mundo habla de Ucrania

Los ucranianos llevan pancartas y banderas se reúnen para protestar por los continuos ataques de Rusia a Ucrania frente a la estatua de Ataturk en la plaza de Ulus en Ankara, Turquía, el 12 de marzo de 2022. [Esra Hacioğlu - Agencia Anadolu]

Tal vez lo único bueno de la invasión rusa de Ucrania es que ha expuesto al mundo entero la verdadera cara, instintivamente racista, de Occidente. Según Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, por ejemplo: "Europa está al lado de los que necesitan protección. Todos los que huyen de las bombas de Putin son bienvenidos en Europa". Cuando el mundo habla de Ucrania, el racismo inherente es muy claro.

Los europeos sí han acogido a los refugiados ucranianos, preparándoles una vida digna con permisos de residencia de larga duración; sin necesidad de solicitar formalmente el asilo, tienen acceso al empleo, así como a la sanidad y la educación. Los gobiernos de toda Europa les proporcionan ayuda financiera y pueden moverse libremente dentro de la UE mientras buscan lugares con comunidades ucranianas establecidas. Todo esto, recordemos, a pesar de que Ucrania no es miembro de la UE.

Los refugiados de otros lugares, como afganos, iraquíes y sirios, también esperan esa generosidad. Creen en los eslóganes sobre los derechos humanos y los valores universales, pero se encuentran en campos de refugiados de mala muerte no aptos para seres humanos. Se han promulgado nuevas leyes que complican los procedimientos de asilo. Cientos de refugiados árabes y africanos han muerto en el Mediterráneo en un esfuerzo desesperado por llegar a las costas de Europa.

LEER: El presidente ucraniano critica a Israel en su discurso ante el Parlamento

Es imposible solicitar asilo en Hungría, pero el gobierno de extrema derecha ha acordado un proceso para los ucranianos. El primer ministro nacionalista de línea dura, Viktor Orban, explicó con descaro que hay una diferencia entre la forma en que su país está tratando a los refugiados ucranianos y cómo trató a los sirios y afganos en 2015. "No vivimos en un Occidente confortable, vivimos en medio de dificultades, no sólo ahora sino a lo largo de nuestra historia, por lo que somos capaces de distinguir entre quién es un migrante y quién es un refugiado", dijo. "A los migrantes se les detiene. Los refugiados pueden recibir toda la ayuda".

En un audaz artículo, Le Monde explicaba la diferencia de enfoque en varios países europeos. Bajo el título "Con los refugiados ucranianos, los europeos encontraron el sentido de la acogida", el diario francés señalaba: "El cambio que se produjo en Dinamarca, por ejemplo, fue notable, aunque la primera ministra democrática Mette Frederiksen se había fijado como objetivo "cero refugiados", vimos a su ministra de inmigración emitir una serie de decisiones que permiten a los ucranianos obtener el derecho a trabajar, educar a sus hijos y recibir ayudas a su llegada". Esto ocurre en un momento en el que se han cancelado los permisos de residencia de los inmigrantes sirios y se ha expulsado a los refugiados afganos.

La cobertura de la crisis de los refugiados en Ucrania es "racista": Caricatura [Sabaaneh/Middle East Monitor].

En Grecia, Le Monde observó otras contradicciones. El ministro de Migración llamó a la solidaridad con los "verdaderos refugiados" el mismo día en que se encontraron los cadáveres de seis personas que intentaron entrar en el país por la isla de Lesbos. El gobierno griego canceló las disposiciones de alojamiento para los refugiados registrados oficialmente en 2019. Grecia tiende a etiquetar a cualquier solicitante de asilo como "refugiado económico al que las autoridades competentes no tratan basándose en la lógica de si cumple o no los criterios de asilo, sino que adoptan otro enfoque de determinar si el refugiado estará en peligro si es deportado a Turquía, que es normalmente de donde viene."

Otro ejemplo de ese abominable racismo y de la arrogancia con la que hablan del mundo árabe, vino de un periodista estadounidense presentado por la CNN: "Una cosa es que se utilice gas sarín en personas de la lejana Siria que son musulmanas y que tienen una cultura diferente, pero ¿qué va a hacer Europa cuando se utilice en suelo europeo contra europeos?" Se insinuó que Putin podría atreverse a utilizar armas químicas contra los europeos, ¿y entonces qué?

Podemos gritar todo lo que queramos sobre el doble rasero, pero la comunidad internacional, que dice venerar los derechos humanos y los valores universales, está sorda, muda y ciega ante la violencia y la opresión estatal -incluidas la invasión y la ocupación- en el mundo árabe. Por el contrario, a menudo está en el centro de esa violencia, suministrando armas y dando cobertura política a los regímenes en la ONU.

LEER: El presidente ucraniano critica a Israel en su discurso ante el Parlamento

Así, vemos cómo voluntarios que se dirigen a luchar contra Rusia en Ucrania son aplaudidos por personas como el ministro de Asuntos Exteriores británico. Mientras tanto, cualquiera que intente apoyar a los oprimidos en Gaza, Siria, Yemen o Libia, incluso con ayuda humanitaria, es demonizado como "terrorista". Rusia también entra en el juego, reclutando "voluntarios" en Siria a cambio de pagos de hasta 300 dólares al mes, más una compensación económica si resultan heridos o muertos. Se envían armas a los ucranianos abiertamente, pero ay de quien intente enviar armas a los legítimos combatientes de la resistencia palestina o a los grupos de la oposición siria.

En las redes sociales, Facebook ha cerrado decenas de miles de cuentas y ha borrado millones de publicaciones que condenaban los ataques israelíes contra los palestinos. Mi propia cuenta ha sido prohibida docenas de veces con el pretexto de que mi contenido fomenta la violencia. Sin embargo, Facebook ignora el contenido que muestra la violencia contra los soldados rusos. Con ello, el gigante de las redes sociales refleja la inmoralidad del Occidente hipócrita y mentiroso.

Hay demasiadas contradicciones para enumerarlas; todo el mundo sabe cuáles son. En última instancia, confirman que vivimos en un mundo tuerto que sólo ve la injusticia desde la perspectiva de sus propios intereses. ¿Los derechos humanos y los valores universales? Son un mito en el que sólo pueden confiar las personas de "pelo rubio y ojos azules". Los demás tenemos que conformarnos con las migajas que nos tiran de la mesa los occidentales.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónPalestinaSiriaSmall SlidesUcrania

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines