Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El racismo occidental en su máxima expresión

Ucranianos en Adana para protestar por los ataques de Rusia a Ucrania, 5 de marzo de 2021 [Eren Bozkurt/Anadolu Agency].

Siempre han insistido en la importancia de los derechos humanos, en el derecho de todas las personas a vivir una vida libre y digna, y en la igualdad entre todos los seres humanos, pero a la hora de la verdad, esta máscara ha caído, y el verdadero rostro y el odioso racismo de los Estados occidentales ha quedado al descubierto. Esos eslóganes sobre la igualdad se han revelado como una farsa con la invasión rusa de Ucrania. Son tan huecos que está claro que ni siquiera se cree en ellos, y mucho menos se aplican de forma equitativa.

"Este no es un lugar, con el debido respeto, como Irak o Afganistán, que ha visto el conflicto arrasado durante décadas", opinó un periodista estadounidense de la CBS. "Esta es una ciudad relativamente civilizada, relativamente europea -también tengo que elegir esas palabras con cuidado-, donde no esperarías eso ni esperarías que ocurriera".

Un presentador británico de Al Jazeera English se refirió a los ucranianos que huyen de la guerra como "personas prósperas de clase media que no son, obviamente, refugiados que intentan huir de zonas de Oriente Próximo que todavía están en un gran estado de guerra; no son personas que intentan huir de zonas del norte de África, se parecen a cualquier familia europea con la que vivirías al lado".

Aunque la mayoría de los africanos y asiáticos están aparentemente en contra de la invasión rusa de Ucrania y sus corazones se solidarizan con el pueblo ucraniano, el gobierno de Kiev decidió impedir que los no blancos cruzaran la frontera con la misma facilidad que los ucranianos blancos; también retuvo a los refugiados indios porque su país no votó en la ONU para condenar a Rusia.

La guerra entre Rusia y Ucrania no ha alertado sobre el desequilibrio de la justicia y el doble rasero de la diplomacia mundial, sino que ha servido para confirmar lo que muchos llevaban tiempo viendo y diciendo pero que la corriente dominante ignoraba. La comunidad internacional hace oídos sordos y ojos ciegos a nuestros problemas en lo que respecta a hacer realmente algo para resolverlos.

En Occidente, de repente la resistencia es aceptable; en Ucrania, es decir, contra Rusia. Incluso se anima a los voluntarios europeos a ir a Ucrania para tomar las armas contra las tropas rusas. Los mismos políticos y medios de comunicación que sancionan esto, mientras tanto, siguen desacreditando la legítima resistencia palestina contra la brutal y decenal ocupación militar de Israel como "terrorismo". Además, alaban la "autodefensa" de Israel como parte de la "guerra contra el terrorismo", sin importar cuántos civiles palestinos inocentes mueren y son mutilados en el proceso.

LEER: Orientalismo, Ucrania y la enfermedad social de la solidaridad selectiva

Cuando los combatientes extranjeros fueron a unirse a sus hermanos en Irak para luchar contra la invasión liderada por Estados Unidos, fueron llamados también "terroristas". Del mismo modo, en Siria, cuando los grupos de la oposición siria defienden su tierra y su libertad contra el régimen del carnicero Bashar Al-Assad, respaldado por Rusia e Irán, también se les llama terroristas. El presidente ruso Vladimir Putin y sus medios de comunicación, por su parte, describen su guerra contra Ucrania como una guerra contra los neonazis. En efecto, hay una brigada abiertamente neonazi y antisemita de ucranianos que participa en la guerra; perversamente, se dice que está armada por Israel.

Se están suministrando armas abiertamente a Ucrania. Otros pueblos implicados en la defensa de su propia patria tienen que recurrir al apoyo clandestino y al contrabando para conseguir armas y municiones. Todo lo que se envía a los palestinos y a los sirios, incluida la ayuda humanitaria, es calificado por Occidente de "apoyo al terrorismo".

Ahora está muy claro que, en las mentes de los funcionarios occidentales y sus medios de comunicación domésticos, es aceptable actuar sobre la base de la generalización de que -parafraseando a George Orwell- los cristianos son buenos, los musulmanes son malos, y al diablo con las consecuencias para los pueblos oprimidos y ocupados en todas partes, que en la mayoría de los casos estos días son seguidores del Islam. Las cruzadas antimusulmanas están vivas en el siglo XXI, abiertamente y sin pudor.

Deberíamos haber sabido que esto acabaría ocurriendo. No sólo la llaga de la ocupación israelí sigue siendo una mancha en la humanidad y un recordatorio de lo que sucede cuando los que están en el poder aprueban la opresión colonial, sino que los acontecimientos en Bosnia y Herzegovina en la década de 1990 también deberían haber hecho sonar la alarma en todo el mundo musulmán. Los musulmanes bosnios se enfrentaron al genocidio y la limpieza étnica a manos de los serbios cristianos ortodoxos. La comunidad internacional observó y aplaudió a los serbios entre bastidores, asegurándose de que los musulmanes no pudieran obtener armas, y luego interviniendo demasiado tarde cuando Occidente quiso mejorar su imagen y echar polvo a los ojos del mundo. Muchos bosnios eran indistinguibles de sus vecinos serbios, pero fueron asesinados de todos modos, simplemente porque eran musulmanes.

La clave de cualquier acción occidental, por tanto, parece ser el Islam, odiado por los gobernantes hasta el punto de que "el enemigo de nuestro enemigo es nuestro amigo". Poco más explica la inacción de Occidente ante la persecución de los uigures por parte de China y el trato de la India a sus ciudadanos musulmanes.

En un nivel más mundano, pero con graves implicaciones, ha sido la repentina aceptación de las declaraciones políticas de los deportistas. Un futbolista egipcio musulmán muestra su apoyo a los palestinos de Gaza; es castigado por la FIFA, el organismo que gobierna el fútbol a nivel mundial. Los jugadores y clubes de la Premier League inglesa muestran su apoyo masivo a Ucrania, y son aplaudidos. No hay ningún castigo de la FIFA pendiente. Al contrario, la federación se ha sumado, con sus propias sanciones a los equipos y deportistas rusos

Hay demasiadas contradicciones para enumerarlas aquí, pero todo el mundo sabe cuáles son. Confirman que vivimos en un mundo tuerto que sólo ve lo que quiere ver. Hipocresía es una palabra demasiado ligera para describir lo que estamos presenciando: El racismo y el odio occidentales en su máxima expresión.

LEER: El afloramiento de la discriminación

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaRegiónRusiaSmall SlidesUcrania

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines