Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Orientalismo, Ucrania y la enfermedad social de la solidaridad selectiva

Ucranianos e israelíes que los apoyan se reúnen durante una protesta contra los ataques rusos a Ucrania, el 26 de febrero de 2022, en Tel Aviv, Israel. [Mostafa Alkharouf - Agencia Anadolu]

Hace un par de semanas, me paré frente a mi grupo más diverso de estudiantes y la clase más grande que he tenido desde que comencé a enseñar en 2020. Era mi primer seminario presencial sobre contenidos culturales desde el inicio de la pandemia, y dudé un segundo, sabiendo que lo que iba a decir sacaría a los alumnos de su zona de confort. "En este curso", les expliqué, "aprenderán sobre las muchas formas en que el orientalismo se infiltra en nuestra psique global y, al final, lo entenderán como una ideología que ha influido en la dinámica del poder y las relaciones internacionales, así como en el flujo del capital social y la riqueza económica. Lo ha hecho durante siglos. Todo, desde cómo estás sentado en esta clase hasta por qué tu almuerzo está cubierto de plástico de un solo uso, puede explicarse, en parte, por un encuentro orientalista".

No era una exageración hacer esta afirmación a un grupo de esperanzados estudiantes de veintitantos años. En su obra magna de 1979, Orientalismo, el difunto erudito palestino-estadounidense Edward Said demostró el modo en que el Norte Global (entonces conocido como Europa, Estados Unidos y el llamado Occidente), forjó su supremacía sociopolítica fosilizando el mito de la superioridad cultural en yuxtaposición con un Oriente culturalmente degenerado, subdesarrollado y bárbaro (también conocido como Oriente, el Otro o el Sur Global). En el caso concreto de Europa, su identidad estaba supeditada a la búsqueda de un "otro", una imagen inferior en la que pudiera superponer su derecho autoderrotado al poder político absoluto.

El objetivo, por supuesto, era el control económico y político; el colonialismo, en sus muchas iteraciones, se imponía a través del orientalismo, ya que el sujeto colonizado era deshumanizado hasta su versión más extrema. A menudo indígena, el oriental era visto como un salvaje hipersexualizado, culturalmente inepto y, por tanto, necesitado de ser salvado de su barbarie inherente por el Hombre Blanco. Tal era la carga del Hombre Blanco, restaurar el mundo a su antigua gloria reviviendo el llamado Oriente y despojando a los nativos del derecho a sus propias tierras.

LEER: La doble moral en la información sobre los refugiados ucranianos pone de manifiesto el sesgo eurocéntrico

Gran parte de la disparidad económica entre el Norte Global y el Sur Global es un legado directo y absoluto de siglos de extracción de recursos de las tierras colonizadas. No hace falta mucho para imaginar el nivel de injusticia si se considera hasta qué punto el subcontinente indio o África fueron deliberadamente subdesarrollados para proporcionar una línea de vida de "gran poder" a las metrópolis coloniales de Londres, París o Washington, por ejemplo. La comunidad mundial sigue lidiando con la devastación medioambiental y las crisis humanitarias derivadas de las prácticas coloniales en el mundo supuestamente poscolonial de hoy, y aunque las crisis materiales y medioambientales a las que se enfrenta nuestro planeta son prueba suficiente de que el sistema que hemos heredado tras el colonialismo nos está destruyendo, tal vez los elementos más sociales y culturales de esa herencia todavía necesiten una mayor exploración.

Cuando volví a mi seminario esta semana, mis estudiantes y yo hicimos una pausa en nuestro debate programado sobre las viajeras orientalistas en el Imperio Otomano para tomar nota de la cobertura mediática de la crisis en Ucrania. Me sentí, en parte, aliviada de que fueran capaces de identificar los marcadores del orientalismo por sí mismos; de que no pudiera dejar de verse una vez pelada la primera capa de la cebolla, pero de que fuera casi imposible llegar al núcleo. Así de profundo es esto.

El orientalismo es una enfermedad social en constante evolución, que últimamente ha llevado a los líderes más poderosos del mundo a denunciar la invasión rusa de Ucrania con un notable entusiasmo que no existía hace seis meses con la caída de Kabul, o hace seis años cuando los refugiados sirios, huyendo de la tiranía del régimen de Assad respaldado por Rusia, hicieron el arduo viaje a través del Mediterráneo en busca de un pasaje a Europa. No se escucharon ecos comparables de desesperación con respecto a la batalla armenia/azerbaiyana por la República de Artsaj, y aunque el despojo de los palestinos en Sheikh Jarrah, Silwan y las demás zonas de la Jerusalén ocupada por Israel iluminó brevemente las redes sociales con mensajes de solidaridad mundial, no se han ofrecido acciones internacionales inmediatas comparables ni sanciones lideradas a nivel mundial como señal de solidaridad con los cuerpos morenos y negros que se enfrentan a la agresión o la invasión política.

La cobertura de la crisis de los refugiados en Ucrania es "racista": caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Suecia, Finlandia y Suiza no consideraron dejar de lado su neutralidad por Siria o Afganistán, ambos alterados para siempre por la injerencia y ocupación rusa. La FIFA no ha impuesto prohibiciones indefinidas a otros agresores militares y opta selectivamente por no multar a los futbolistas de los equipos europeos que han expresado su solidaridad con Ucrania, mientras que los que lo hacen por Palestina se enfrentan a sanciones. En muchos medios de comunicación, como la BBC y la CBS, han aparecido comentaristas -entre ellos periodistas y líderes mundiales- que han expresado su conmoción por el hecho de que los ucranianos, que son "relativamente civilizados, relativamente europeos", se enfrenten a una crisis que, al parecer, debería estar reservada sólo a quienes tienen la piel melanizada. En la misma línea, el político georgiano-ucraniano David Sakvarelidze dijo que la situación en Ucrania le hacía "emocionarse" porque está viendo "cómo se mata cada día a gente con el pelo rubio y los ojos azules". Las plataformas de los medios de comunicación occidentales se hacen eco del mismo sentimiento general: ¿cómo es posible que personas que parecen europeas, y que viven en un país de mayoría cristiana, huyan de sus hogares en 2022?

La misma pregunta no pareció sacudir a Europa en la década de 1990, cuando a los musulmanes bosnios, muchos de ellos con el pelo rubio y los ojos azules, no se les concedió la misma cortesía debido a su origen religioso. Además, a los judíos ucranianos no se les concedió esta misma cortesía de atención durante el Holocausto, y así sucesivamente.

LEER: El afloramiento de la discriminación

En lugar de plantear estas preguntas, los líderes del Norte Global deberían preguntarse por qué creen que los pueblos de Asia, África, el mundo árabe y América Latina, así como las tribus indígenas de América, deben ser los únicos que experimentan la suma de todo el sufrimiento y la injusticia en el mundo; y por qué no reconocen ni asumen la responsabilidad de las prácticas opresivas de siglos que los elevaron a un precipicio político global a expensas de más de la mitad de la población mundial de siete mil millones de personas. ¿Por qué los europeos -los blancos de cualquier continente que hayan colonizado- tienen derecho a una marca elitista de seguridad y humanidad, mientras que las víctimas de sus políticas exteriores están condenadas a vivir en un purgatorio de pobreza y desigualdad social?

En resumen, el nivel de solidaridad selectiva con Ucrania, que no se concede a otras poblaciones vulnerables, debería ser la referencia por defecto para la solidaridad y la acción globales. La gente no debería tener los ojos azules y el pelo rubio para recibir nuestra simpatía y apoyo. Sin embargo, los comentarios que se han vertido desde el comienzo de la invasión rusa de Ucrania nos han demostrado lo contrario. Ha demostrado que el orientalismo está vivo y que la retórica de la deshumanización y la superioridad cultural que se puso en marcha con las Cruzadas sigue con nosotros, y probablemente esté aquí para quedarse.

Hay muchas lecciones que se pueden aprender aquí, pero la más importante, en lo que a mí respecta, es que si las personas de color y los miembros de grupos minoritarios no ven su propia liberación y la solidaridad con Ucrania como fenómenos mutuamente excluyentes, ¿por qué los líderes privilegiados y los ciudadanos de los países más ricos y poderosos del mundo están tan comprometidos con alimentar esta división? ¿Por qué se expulsa a los ucranianos morenos y negros, a los estudiantes visitantes o a los refugiados, de los trenes que evacuan el país, mientras que a otros de piel más clara se les permite huir a un lugar seguro? Ya es hora de que todos entendamos que no hay excusa para el racismo, el orientalismo o la solidaridad selectiva cuando el planeta está en llamas; que tarde o temprano tendremos que enfrentarnos a la furia de la Madre Naturaleza en un mundo que se calienta; que al cambio climático no le importa el color de la piel ni las guerras provocadas por el hombre.

Y para que quede claro, me solidarizo con el pueblo de Ucrania al igual que me solidarizo con todos los pueblos oprimidos. Es la única posición justa, ética y humanista que se puede adoptar.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUEuropa y RusiaRegiónRusiaUcrania

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines