Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El afloramiento de la discriminación

Los ucranianos que viven en Antalya, Turquía, se reúnen frente al Consulado General de Rusia para protestar contra los ataques rusos a Ucrania, en Antalya, Turquía, el 1 de marzo de 2022 [Mustafa Çiftçi / Agencia Anadolu].

Las guerras pueden destruir y enterrar muchas cosas en la tierra, pero también pueden sacar a la superficie muchas cosas. Con la guerra iniciada el 23 de febrero por Rusia contra Ucrania, varios comentarios de corresponsales internacionales han puesto de manifiesto el racismo y la discriminación latentes en el siglo XXI, que clasifica a las víctimas en "dignas" e "indignas" en función de la etnia, el tono de la piel, el color de los ojos y del pelo.

Informar sobre el dolor y el sufrimiento de los ucranianos tiene, por supuesto, la máxima prioridad, pero esa cobertura no debe presentarse a las audiencias envuelta en marcos racistas. Por ejemplo, las declaraciones del ex fiscal general adjunto de Ucrania, David Sakvarelidze, emitidas por la BBC, revelan racismo y discriminación. El político comparó a los habitantes de Irak y Afganistán, afirmando que Ucrania es más "civilizada". Luego dijo: "Es muy emotivo para mí porque veo a gente europea con ojos azules y pelo rubio siendo asesinada por los misiles y cohetes de Putin".

La doble moral tiene una larga historia

En otro ejemplo, un periodista dijo en la CNBC: "Estos no son refugiados de Siria, estos son refugiados de la vecina Ucrania... estos son cristianos, estos son blancos, son muy similares."

Este sesgo, antes oculto, ha salido de repente a la luz, pero no olvidemos que ese doble rasero tiene una larga historia.

Darwin, por ejemplo, creía que la evolución era continua y que las razas blancas estaban más evolucionadas que las negras. Este razonamiento erróneo fue utilizado por Occidente para justificar la esclavitud. Herbert Spencer, antropólogo que acuñó el término "supervivencia del más fuerte", utilizó la teoría de Darwin para argumentar que las sociedades humanas funcionan de forma similar a las especies biológicas a las que se refiere el principio de selección natural. En consecuencia, los débiles o incapaces de adaptarse no deberían tener cabida en la competición. Estas perspectivas erróneas justificaban las guerras raciales:

"Un continuo avasallamiento de los menos poderosos o menos adoptados por los más poderosos o más adaptados, una conducción de las variedades inferiores hacia hábitats indeseables y, ocasionalmente, un exterminio de las variedades inferiores"

La cobertura de la crisis de los refugiados en Ucrania es "racista": caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Discurso sobre población "civilizada"

Sumner, considerado el primer sociólogo de Estados Unidos, también se adentró en el tema de Darwin y, siguiendo los pasos de Spencer, razonó que la esclavitud daba a ciertas poblaciones la libertad de crear y construir culturas más sofisticadas, favoreciendo así la causa de la humanidad. Su visión de la clase americana era representativa del orden natural.

Décadas después, somos testigos de esta separación en nuestro mundo actual. Los medios de comunicación occidentales siguen dando cabida a las expresiones de supremacía blanca. Por ejemplo, el principal corresponsal de CBS News en el extranjero, Charlie D'Agata, declaró que "Ucrania no es un lugar, con el debido respeto, como Irak o Afganistán, que ha visto un conflicto que hace estragos durante décadas. Se trata de una ciudad relativamente civilizada, relativamente europea -también tengo que elegir esas palabras con cuidado-, en la que no se esperaría eso ni se esperaría que ocurriera".

Del mismo modo, mientras la audiencia veía en los canales de noticias vídeos de ucranianos preparando cócteles molotov con detalles específicos sobre cómo hacerlos más efectivos, la corresponsal de ITV, Lucy Watson, optó por comentar estos segmentos en clave racista. Dijo: "Ahora les ha ocurrido lo impensable. Esto no es una nación del tercer mundo en desarrollo. Esto es Europa".

Es más, los estados centroeuropeos han estado facilitando el acceso a los civiles ucranianos que cruzan la frontera con Polonia, estableciendo instalaciones para proporcionar comida, refugio y servicio médico para procesar el flujo de refugiados. Cuando se le preguntó sobre la aceptación de estos refugiados, el Primer Ministro búlgaro respondió "Estos no son los refugiados a los que estamos acostumbrados. Son personas que son europeas, por lo que nosotros, y todos los demás países de la UE, estamos dispuestos a acogerlos. Son personas inteligentes, educadas... algunas de ellas son especialistas en tecnologías de la información, altamente cualificadas. En otras palabras, esta no es la ola de refugiados a la que hemos estado acostumbrados, en la que no sabemos qué hacer, gente con un pasado oscuro, tal vez terroristas".

La racialización tiene consecuencias

La racialización de la pobreza y las privaciones tiene consecuencias. Aunque las puertas estaban abiertas a los ucranianos, varias fuentes indicaron que a cientos de estudiantes africanos que estudiaban en Ucrania no se les permitió subir a los trenes y se quedaron tirados en la frontera.

Las declaraciones mencionadas, expresadas ante millones de espectadores, demuestran que, a pesar de la aparición de una cultura woke en la década anterior, la discriminación ha cobrado vida propia y persiste. Cada "lapsus freudiano" que establece una comparación entre Ucrania y "otros" conflictos en países en desarrollo y subdesarrollados no es más que la continuación de la histórica discriminación interiorizada y justificada mediante la pseudociencia y el razonamiento erróneo. A través de estos comentarios, se nos obliga a creer que las personas negras/marrones merecen naturalmente las atrocidades a las que se enfrentan, porque son menos dignas de vivir.

La guerra no tiene nada de civilizado. Nadie merece ser expulsado de su país; nadie merece morir a causa de un conflicto político en el que los civiles no tienen mucha importancia. Lo que está ocurriendo en Ucrania es trágico, pero está ocurriendo como resultado de la incapacidad de la comunidad internacional para actuar en otras crisis continuas en todo el mundo debido a la falta de "puntos comunes".

Los políticos y las figuras públicas deben reconocer que las guerras tienen un largo futuro por delante, a menos que se trate a todas las personas por igual, independientemente de su etnia, color, edad, género o religión.

Este artículo fue publicado por Anadolu News Agency.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRegiónRusiaSmall SlidesUcrania
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines