Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Un legado de poder en Egipto necesitó que Al-Sisi hijo peregrinara a Tel Aviv

El presidente egipcio Abdel Fattah Al-Sisi (izq.) y su hijo, oficial de inteligencia, Mahmoud Al-Sisi (der.) [Jeune Afrique/Twitter]

En noviembre de 2004, pensadores, activistas y políticos egipcios, como George Ishak y el profesor Abdel Wahab Al-Messiry, formaron el movimiento Kefaya (Suficiente). Se trataba de un amplio paraguas político de personas y entidades contrarias a la preparación de Gamal Mubarak, hijo del entonces presidente Mohamed Hosni Mubarak, para heredar la presidencia tras la muerte de su padre. El potencial legado de poder se concretó cuando el que fuera miembro del gobernante Partido Nacional Democrático, Gamal, fue nombrado jefe del comité de políticas del partido, considerado su más alto cargo. El legado de la presidencia fue uno de los principales estímulos de la Revolución del 25 de enero de 2011, ya que el pueblo egipcio sentía que ni siquiera la muerte le libraría de la dictadura de Mubarak.

Legar el poder es una característica de las repúblicas árabes que sus tiranos transformaron en estados sultanatos, donde las dinastías gobiernan por derecho "real". Esto sucedió en Siria en el año 2000 tras la muerte de Hafez Al-Assad, con Bashar listo para asumir el cargo y la élite estatal actuando como una mafia para ayudar al hijo de su padrino. Yemen, Argelia, Líbano y Libia fueron testigos de proyectos similares de legados de poder. Algunos de ellos siguen en marcha -como en el caso de Saif Al-Islam Gadafi, por ejemplo, candidato a la presidencia de Libia, incluso después del derrocamiento y la muerte de su padre, Muammar-, pero casi todos esos proyectos tienen finales trágicos.

LEER: ¡Márchate, Sisi!

Hoy en día, Egipto está viendo otro legado de poder, posiblemente destructivo, ya que Abdel Fattah Al-Sisi busca entregar a su hijo, el oficial de inteligencia Mahmoud Al-Sisi. Sisi hijo se graduó en la escuela militar en 1997 y se incorporó al Servicio General de Inteligencia en 2009. Su ascenso en el escalafón ha sido abordado por los medios de comunicación de la oposición que afirman que fue ascendido "excepcionalmente" de mayor a coronel. Fue nombrado jefe de la oficina profesional del máximo espía de Egipto después de que el amigo de su padre y jefe de la oficina, el general Abbas Kamel, fuera elegido como jefe de la Inteligencia General.

La Era de Sisi - Caricatura [Carlos Latuff/MonitordeOriente]

En 2019, el sitio web de noticias independiente Mada Masr informó de que el príncipe heredero de Abu Dhabi, Mohammed Bin Zayed, había aconsejado a Al-Sisi que enviara a su hijo Mahmoud a Rusia después de que no gestionara la crisis del empresario Mohamed Ali. Este último acusó al presidente egipcio de corrupción y extravagancia. Tras el reportaje de Mada Masr, agentes de la Seguridad Nacional detuvieron al periodista Shady Zalat, atacaron los locales del sitio web en El Cairo y arrestaron a todos los periodistas que se encontraban allí, antes de que las autoridades francesas intervinieran para liberarlos a todos. En consecuencia, la misión de Sisi hijo a Moscú fue cancelada justo cuando la pandemia del Covid-19 se convirtió en la comidilla del momento.

Meses más tarde, el sitio web de noticias egipcio Cairo24, del que se dice que es un medio patrocinado por los servicios de inteligencia, publicó un informe sobre Mahmoud Al-Sisi, en el que se elogiaba su eficacia y se refutaban las afirmaciones sobre su supuesto ascenso injustificado.

El lunes, Al-Araby Al-Gadid reveló que Sisi hijo estaba de visita secreta en Tel Aviv al frente de una misión de seguridad. La situación en el Sinaí estaba en la agenda, así como la modificación necesaria del tratado de paz entre Egipto e Israel para mantener la seguridad en la península. Altos cargos de los servicios de inteligencia egipcios e israelíes discutieron también el plan de reconstrucción de Gaza tras la guerra. Esta visita dijo alto y claro que Mahmoud Al-Sisi no es el oficial de inteligencia subalterno que los medios de comunicación patrocinados por el Estado intentaron presentar como en 2020. También dijo que su padre lo está preparando para un alto cargo político.

La nueva élite de Al-Sisi: contratistas, exmilitares y empresarios que le apoyan

En el mundo árabe, una forma de adquirir la confianza oficial de Occidente es establecer buenas relaciones con Israel. Esto es lo que ha empujado a varios países y personas árabes a acercarse a Israel en momentos críticos, como hemos visto con Khalifa Haftar en Libia, Abdel Fattah Al-Burhan en Sudán y el propio Abdel Fattah Al-Sisi, que buscó reuniones con el primer ministro israelí Naftali Bennett para aliviar las críticas de Estados Unidos sobre la terrible situación de los derechos humanos en Egipto. La visita de Sisi hijo al Estado ocupante no puede aislarse de esta tendencia política que recorre el mundo árabe.

Cuando Mubarak fue derrocado, su esposa Suzanne dijo que si querían legar el poder a Gamal, debían hacerlo ingresar en el ejército. Esto aludía al hecho de que ningún presidente egipcio ha sido un hombre no militar, aparte del único presidente en la historia de Egipto que fue elegido democrática, libre y limpiamente, el Dr. Mohamed Morsi, que fue derrocado por un golpe militar y encarcelado. Sisi hijo disfrutó de esta condición estipulada por su madre, pero esto puede no ser suficiente para el actual proyecto de sucesión presidencial. La indignación generalizada por dicho proyecto podría acabar con Al-Sisi de la misma manera que lo hizo con Mubarak.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoIsraelOriente Medio

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines