Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¡Márchate, Sisi!

El presidente egipcio Abdel Fattah Al-Sisi en Abiyán, el 11 de abril de 2021 [ISSOUF SANOGO/AFP via Getty Images].

Ha sido una semana llena de " ¡Márchate, Sisi!".

¿Qué quiere Abdel Fattah Al-Sisi del pueblo egipcio cuando sale con su falta de carisma, prometiendo a todos que dejaría su cargo si el pueblo se lo pide?

Ya ha ocurrido antes, está ocurriendo actualmente y también ocurrirá después mientras El-Sisi se aferre al poder, siga mintiendo como sigue respirando, engañando a la opinión pública y dirigiéndose a Occidente con términos tontos como "¿Querrás a nuestro pueblo más que a nosotros o qué?"

"¡Márchate, Sisi!" no es sólo un hashtag que millones de egipcios de todo el mundo tuitean para pedir al peor general de la historia del país, en cuanto a violaciones de los derechos humanos, que abandone su cargo y ponga fin a sus políticas represivas contra los egipcios, sino que es el reflejo de una dolorosa realidad que el pueblo egipcio, de todas las sectas, sufre bajo el mandato de Sisi.

A principios de 2006, el depuesto Hosni Mubarak celebraba con la selección egipcia de fútbol la victoria en la Copa de África en el estadio de El Cairo; al mismo tiempo, cientos de familias egipcias estaban de luto tras perder a sus hijos en el hundimiento del MS Al-Salam Boccaccio. Mubarak se burló entonces de esta catástrofe con su famosa frase: "¿Es un barco de los que se ahogan?".

OPINIÓN: Enero nos recuerda que la antorcha de la libertad sigue ardiendo

"Quien ha dejado un sucesor detrás no está muerto", una famosa frase egipcia que se aplica al caso de El-Sisi y Mubarak. El ex director de la inteligencia militar durante el reinado de Mubarak nos hablaba de los billones que ha gastado desde la revolución de enero hasta ahora. Se reía, bromeaba y se divertía contando sus chistes tontos en una imagen que circuló por los medios de comunicación en el Foro Mundial de la Juventud. Mientras tanto, más de nueve niños menores de quince años perdieron la vida tras ahogarse en una barca en el Monsha'et El Kanater la semana pasada.

Los niños se ahogan en Egipto mientras intentan ganarse la vida. Mientras tanto, El-Sisi dice que nadie de los que critican la situación de los derechos humanos en Egipto está más preocupado por el pueblo egipcio que él. El representante de la Unión por el Mediterráneo (UFM) confrontó a El-Sisi con el deterioro de las condiciones de los detenidos en las cárceles egipcias, y el empeoramiento de las condiciones como consecuencia de la pandemia de coronavirus. Cuando le preguntó por las desapariciones forzadas practicadas por las autoridades egipcias bajo su mandato, El-Sisi se enfadó y calificó sus palabras de duras y contrarias a la verdad en Egipto.

La corresponsal de la Agencia Montecarlo plantea la realidad del completo deterioro de los registros de derechos humanos en Egipto y pregunta a El-Sisi por el fuerte aumento del número de detenidos, a pesar de la puesta en marcha de la llamada estrategia de derechos humanos. El-Sisi se enfada y dice que el pueblo egipcio no tiene nada que comer, ¿el mundo occidental está dispuesto a ayudar?

Las cárceles de Sisi - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

El-Sisi afirma que está dispuesto a allanar el camino para que los egipcios se manifiesten en las calles y plazas cada año, y acepta celebrar elecciones presidenciales, siempre que se le proporcione suficiente apoyo financiero. Tendrá éxito si es honesto, pero es un gran mentiroso. La comunidad internacional debería tomar el control y presionar a El-Sisi para que lo haga de verdad, para que celebre elecciones presidenciales bajo supervisión internacional directa, sin interferencias del ejército, la policía o los servicios de inteligencia de Sisi. Para que el mundo vea la verdad de la falsa popularidad que este dictador está promoviendo para sí mismo, y conozca su verdadero valor para el pueblo egipcio, en general.

El-Sisi llamó a este año el año de la sociedad civil. ¿Sabes cuántas organizaciones de la sociedad civil han sido cerradas por El-Sisi desde su golpe militar en julio de 2013? ¿Saben que la semana pasada, una de las organizaciones de la sociedad civil más antiguas y exitosas de los últimos años, la Red Árabe de Información sobre Derechos Humanos (ANHRI), anunció la suspensión de su trabajo debido al creciente desprecio por el Estado de Derecho, el crecimiento de las violaciones de los derechos humanos y el aumento de las persecuciones policiales a quienes trabajan en este ámbito? ¿De qué sociedad civil habla El-Sisi? ¿Nos sorprenderá con nuevas organizaciones de la sociedad civil, cuidadosamente seleccionadas por los servicios de inteligencia general y militar, como hicieron con los diputados egipcios? ¿O bien El-Sisi ordenará a una serie de antiguos oficiales del ejército y de la policía que se encarguen de crear organizaciones de la sociedad civil a su manera?

La nueva élite de Al-Sisi: contratistas, exmilitares y empresarios que le apoyan

El hombre sigue mintiendo de la misma manera que sigue respirando. Al mismo tiempo que respondía a las críticas de algunos participantes en el Foro Mundial de la Juventud sobre las violaciones de los derechos humanos y hablaba de cómo se preocupa por su pueblo, sus fuerzas de seguridad detenían a un joven opositor egipcio tras una operación de seguridad malintencionada en la que estaban implicadas las autoridades sudanesas y una compañía aérea privada sudanesa. Hossam Salam, un joven opositor egipcio que huyó de la brutalidad de El-Sisi hace cinco años y se instaló en Sudán, decidió entonces ir a Turquía, pero se vio sorprendido cuando el avión que le llevaba de Jartum a Estambul, cambió su ruta tras un falso informe y aterrizó en el aeropuerto de Luxor, momento en el que fue detenido inmediatamente. Después, el avión continuó su vuelo a Turquía.

Perseguir a los opositores en el extranjero, matarlos o encarcelarlos en el interior, y luego salir en un plano mediático como en el Foro Mundial de la Juventud, engañando y hablando de respeto a los derechos humanos, es una falsa política de un general militar que no merece más que esta frase que millones tuitearon: ¡Vete, Sisi!

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines