Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La nueva élite de Al-Sisi: contratistas, exmilitares y empresarios que le apoyan

El presidente de Egipto, Abdel Fattah Al-Sisi, en Atenas el 19 de octubre de 2021 [ARIS MESSINIS/AFP via Getty Images].

En los últimos días, la detención del conocido empresario egipcio Mohamed Al-Amin ha sido tendencia en las redes sociales. El magnate de los medios de comunicación que fundó la cadena CBC en 2011, que se convirtió rápidamente en una de las cadenas de televisión más destacadas de Egipto, está acusado de tráfico de personas y de abusos sexuales.

Según un comunicado de la fiscalía egipcia, Amin está acusado de abusar sexualmente e incluso agredir a niñas en un orfanato de su propiedad en Beni Suef. Lo que impulsó la tendencia fue que, paralelamente, otro lustroso empresario que también fundó la televisión Al-Mehwar desde antes de 2011, Hassan Rateb, y el diputado Alaa Hassanein, estaban siendo juzgados por tráfico de antigüedades.

Los juicios simultáneos de los empresarios suscitaron dudas sobre lo que estaba ocurriendo entre la comunidad empresarial y las autoridades de Egipto.

En los últimos años, las autoridades egipcias han perseguido a numerosos empresarios sospechosos de simpatizar con los Hermanos Musulmanes. A la cabeza, Hassan Malek, el conocido empresario de los Hermanos Musulmanes, que fue detenido en 2015 y luego condenado a cadena perpetua, y su hijo, Hamza, y su socio, Abdel Rahman Saudi, propietario de hipermercados Saudi. A Malek y a Saudí les siguieron otros empresarios que tienen vínculos tan poco claros con los Hermanos Musulmanes como Omar el-Shenity, el inversor financiero que fue detenido en 2019 dentro del caso de la célula de la esperanza, que fue encarcelado por los arreglos iniciales para presentarse al entonces próximo parlamento.

Otro caso fue el de Sayed Al-Swerki, propietario de los grandes almacenes Al-Tawhid wa Al-Nour, los más extendidos y antiguos de todo el país. Swerki fue detenido en 2020 y el gobierno confiscó sus gigantescos almacenes.

OPINIÓN: En Egipto, el régimen cambia la ciudadanía por libertad

Los citados son sólo ejemplos de los empresarios que han sido objeto de ataques por sus relaciones con los Hermanos Musulmanes, aunque no se puede contar aquí toda la gama. No obstante, otros muchos empresarios fueron objeto de ataques, aunque no tienen tales sospechas. El caso más llamativo es el de Salah Diab, magnate egipcio y miembro de la Cámara de Comercio estadounidense en Egipto.

Diab fue objetivo tras la filtración de una llamada telefónica entre él y Ahmed Shafik, el ex candidato presidencial. Este último fue detenido en 2018 tras declarar su intención de presentarse a la presidencia y deportado a Egipto. Desde entonces, Al-Masry Al-Youm, el popular diario privado egipcio del que es propietario Salah Diab, fue visto como uno de los pocos medios de comunicación independientes de Egipto que aún no había sido expropiado por los cuerpos de seguridad del régimen. Salah Diab fue presionado para que cediera Al-Masry Al-Youm, y luego fue detenido en 2020 durante unas semanas.

El caso más reciente fue el de Safwan Thabit, fundador y propietario de Juhayna Food Industries, que monopoliza los productos lácteos en Egipto. Thabit tiene relaciones familiares con figuras históricas de los Hermanos Musulmanes. Sin embargo, es conocido por su incolora apatía hacia la política, por lo que consiguió fundar su imperio económico bajo el mandato del antiguo presidente, Mohamed Hosni Mubarak, que mantuvo fuertes tensiones con los Hermanos Musulmanes. En 2015, la Bolsa de Valores egipcia suspendió el intercambio de acciones de Thabit en Juhayna debido a una decisión del comité encargado de confiscar las acciones y los activos de la Hermandad Musulmana. Sin embargo, Thabit no fue detenido hasta diciembre de 2020 y le siguió su hijo, Seif, unos meses después, que asume la presidencia de Juhayna. Después, las autoridades egipcias acusaron a Thabit de financiar el terrorismo. El pasado mes de octubre, la policía egipcia declaró haber detenido al asistente de Thabit, Yehia Mahran, de quien se decía que tenía 8,4 millones de dólares en efectivo en su apartamento, preparados para financiar las actividades terroristas de los Hermanos Musulmanes.

Los informes de Egypt Watch y otros medios de comunicación independientes de Egipto revelaron que Thabit y su familia fueron objeto de ataques, no por terrorismo, sino para presionar a Thabit para que cediera la mayor parte de sus acciones en Juhayna a los militares.

LEER: Egipto construirá la primera refinería de oro en el desierto oriental

En cuanto a Al-Amin y Rateb, no mostraron ninguna disidencia contra Al-Sisi, y son conocidos, especialmente Al-Amin, por su hostilidad hacia los Hermanos Musulmanes. Amin fue el magnate de los medios de comunicación que patrocinó al cómico egipcio crítico de medios, Bassem Youssef, que atacó virulentamente al difunto presidente, Mohamed Morsi, mientras estaba en el poder y fue una figura de la campaña mediática contra él. Amin también fundó el diario Al-Watan en 2012 y adoptó una línea editorial que se ajustó a los postulados del nuevo régimen de Al-Sisi. Sin embargo, lo sucedido con Al-Amin podría explicarse por el enlace de Al-Amin con Emiratos que, al parecer, tenía una relación tensa con Egipto.

Las tensiones entre el actual régimen egipcio de Al-Sisi y la élite empresarial también adoptaron diversas formas, además de las detenciones y confiscaciones. Por ejemplo, aparecieron cuando el magnate egipcio de Cerámica Cleopatra, Mohamed Aboul Enin, el propietario de la televisión Sada Al-Balad, pro-Sisi, trató de desempeñar un papel político con el nuevo régimen gubernamental. Como resultado, Aboul Enin fue nombrado vicepresidente del Partido Nacional del Futuro, el partido patrocinado por el Estado que domina el parlamento. No obstante, Aboul Enin tuvo que presentarse al parlamento fuera del título del partido tras ceder su posición en la lista electoral a otro candidato.

Recientemente, una declaración de Naguib Sawiris en la que criticaba el compromiso empresarial de los militares como una condición contraria a la libertad de mercado suscitó una pregunta sobre el estado de la relación entre el magnate egipcio y el empresario más renombrado y el régimen egipcio. Sawiris fue expulsado de la política a principios de 2015 después de que muchos exmilitares del partido que Sawiris había fundado, el Partido Egipcio Libre, tomaran el poder y lo derrocaran.

Sin embargo, el panorama general dice que Al-Sisi no está relajado con la actual comunidad de empresarios que heredó de Mubarak. Por el contrario, aspira a sustituirlos por una nueva comunidad más leal que se vincule directamente con su régimen.

LEER: Escapando de las garras de la patria

En los últimos años, el gobierno asignó proyectos públicos de gran envergadura a contratistas sin licitación. Esos contratistas suelen ser conocidos por sus vínculos con los cuerpos de seguridad y su asociación con exmilitares. Entre esos contratistas se encuentra Saeed Mahmoud, un ex-almacenista de la Compañía de Carreteras y Puentes del Nilo que gestiona el Servicio General de Inteligencia. Saeed trabaja con el ex general Farouk Al-Qadi, un consejero egipcio que tiene una red familiar dentro de las instituciones militares y gubernamentales que le pasan sus negocios.

Este es un ejemplo del sistema "clientelar" que Al-Sisi construyó en Egipto. Aspira a intercambiar ventajas económicas a una nueva comunidad empresarial por un apoyo político dedicado y una relación orgánica con su régimen. Este "clientelismo" consolida su poder, pero distorsiona la escena financiera y tensa la relación con la antigua élite.

La nueva élite de Sisi difiere estructuralmente de la de Mubarak. La antigua élite, que se desarrolló en los años 70 y 80, estaba formada principalmente por profesionales de alto nivel que habían acumulado conocimientos profesionales, experiencia y capital básico trabajando en el extranjero o adquiriendo agencias de marcas y productos extranjeros durante la época de apertura económica de Sadat. En cambio, la nueva élite esperada son pequeños comerciantes, contratistas y exmilitares. Hacen crecer sus fortunas a partir de los proyectos gubernamentales, a través de redes de intereses dentro de las instituciones militares y gubernamentales.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines