Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Escapando de las garras de la patria

El activista político egipcio-palestino Ramy Shaath en París, Francia, el 8 de enero de 2022 [JULIEN DE ROSA/AFP/Getty Images].

La llegada del activista político, el egipcio de origen palestino Ramy Shaath, a Francia, después de haber sido deportado de las cárceles egipcias, despojado de la nacionalidad del país en el que nació y vivió, es una ocasión para lamentar y llorar a los países que han embrutecido a su pueblo y cedido a sus enemigos.

No creo que sea una ocasión feliz, digna de felicitación y celebración alguna, ya que perpetúa una nueva realidad desgraciada y humillante, en la que todo opositor real se convierte en un paria, que no merece ser un ciudadano que disfrute de la nacionalidad de su país. Me temo que el incidente de despojar a Shaath de su ciudadanía a cambio de su libertad en el exilio sienta un nuevo precedente para miles de casos similares en las cárceles egipcias desde 2013.

Inmediatamente después de la emisión de un comunicado de la familia de Ramy Shaath sobre su salida de Egipto, apátrida, en dirección a la capital jordana hacia su destino final, Francia, para establecerse con su esposa francesa, comenzaron las celebraciones y las felicitaciones dentro de los círculos políticos y de derechos humanos egipcios, entre los que ven la huida de las garras del poder como un logro y una victoria. Hay quienes acompañan sus felicitaciones a él con el deseo de que corran la misma suerte los numerosos encarcelados.

Imagina que el régimen adoptara este enfoque y repitiera la experiencia de Ramy Shaath con otros presos de conciencia que preocupan a los gobiernos que presionan al régimen egipcio, como hizo Emmanuel Macron con Shaath. ¿Cuál sería el destino de la élite política egipcia, a la luz de este deliberado arrasamiento del suelo egipcio, para que no quede ninguna posibilidad de que brote la oposición?

LEER: La pena de muerte se extiende en Egipto a modo de venganza política

Prueba de ello es que lo que al principio del golpe de Abdel Fattah Al-Sisi se calificaba como crímenes de lesa humanidad que merecían ser condenados, ahora se han convertido en soluciones diplomáticas y entendimientos internacionales que reconocen el derecho de la autoridad a revocar la ciudadanía a sus opositores. Están siendo recibidas con aplausos y felicitaciones por los opositores que se han resignado a la impotencia y a la falta de recursos, y nadie se atreve a hacerle frente, aunque sea con demandas contra la política de traslados que vulnera las sucesivas constituciones egipcias y los pactos internacionales de derechos humanos.

Cuando triunfó el golpe de Estado de Al-Sisi en el verano de 2013, su régimen se dedicó a quemar, destruir y excluir a los opositores de forma desmedida y temeraria, sin dejar oportunidad a la presencia de la otra voz. Egipto se ha colocado a la cabeza de la lista de países que más condenas a muerte dictan contra los opositores al sistema político, y los que permanecen vivos en las cárceles no son mencionados por nadie, ni están presentes en ningún entendimiento o trato internacional para satisfacer las necesidades del régimen egipcio en cuanto a sus herramientas de represión, a cambio de liberar a algunos de los nuevos rehenes, buscados por su nombre en los círculos occidentales.

Las cárceles de Sisi - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Incluso las voces que habían conseguido asentarse bajo la autoridad opresora y que el nuevo régimen calificaba de más prudentes y menos feroces fueron, al poco tiempo, tachadas de enemigas u opositoras o, como mínimo, acusadas de ser un grupo de quinta columna que suponía un peligro para el nuevo régimen. Estas voces fueron liquidadas, una por una, y perseguidas hasta que se instalaron en el exilio. Hay muchos ejemplos, y quizá el más claro sea el caso de Mohamed El-Baradei, ex vicepresidente del gobierno formado por el golpista, y de Issam Hajji, asesor científico del jefe de esa autoridad que se construyó sobre las ruinas de la revolución de enero.

LEER: Un destacado académico egipcio es perseguido en Egipto, pero honrado en el extranjero

Poco a poco, se desarrolló un estado de aclimatación a la brutalidad, sin ningún deseo de resistir, hasta que llegamos a este estado de completa miseria. Hemos llegado al punto, cuando nos preparamos para conmemorar el aniversario de la revolución de la libertad y la dignidad humana, de creer que escapar de las garras de la patria es una ocasión feliz que merece ser celebrada, sin importarnos que la patria haya clavado sus garras y desarraigado a la ciudadanía. Toda la situación exige compasión, no felicitaciones por el exilio forzado, para escapar de las garras de una patria insaciable de sangre.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Araby Al-Jadeed el 10 de enero de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines