Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La islamofobia es una industria multimillonaria en EE.UU.; es hora de desarraigarla

Fragmento de pantalla del documental de investigación de Al Jazeera, "Islamofobia incorporada" [Youtube].

Los legisladores estadounidenses votaron el mes pasado a favor de un proyecto de ley para crear una oficina del Departamento de Estado encargada de vigilar y combatir la islamofobia en todo el mundo. Los miembros de la Cámara de Representantes votaron según las líneas de partido, y la mayoría de diez escaños de los demócratas garantizó una victoria marginal de la legislación propuesta, lo que pone de manifiesto, una vez más, la profunda brecha existente en Estados Unidos en lo que respecta al islam y los musulmanes.

Los republicanos se opusieron firmemente al proyecto de ley. Algunos se desahogaron en las redes sociales por la frustración de su derrota, con el típico estilo islamófobo. Con la utilización de tópicos antimusulmanes, confirmaron, por si fuera necesaria una mayor confirmación, la magnitud del reto al que se enfrenta Estados Unidos para combatir el aumento global de la intolerancia antimusulmana que se ha normalizado en la era posterior al 11 de septiembre.

Como mencioné en un artículo anterior, personas como el presidente chino Xi Jinping han adoptado el modelo de la guerra contra el terrorismo de Estados Unidos, al igual que muchos regímenes de Oriente Medio. El alarmismo antimusulmán y las teorías conspirativas sobre la "sharia progresiva" han echado raíces profundas en la cultura y la sociedad, no sólo en Estados Unidos, sino también en todo el mundo.

El mismo artículo señalaba que la prueba del pastel en el intento de la actual administración estadounidense de abordar la islamofobia se demostraría a través de su seriedad a la hora de abordar el racismo antimusulmán doméstico, es decir, la colaboración de Israel con la industria de la islamofobia dentro de las costas estadounidenses.

LEER: El mundo musulmán debe hacer más para ayudar a los uigures perseguidos en China

El asombroso tamaño de esa industria fue revelado esta semana en un informe del prominente grupo de derechos de los musulmanes, el Consejo de Relaciones Americano-Islámicas (CAIR). Un llamativo monto de 105.865.763 dólares fue vertido en 26 grupos de la Red de Islamofobia entre 2017-2019, solo dentro de los Estados Unidos, según el informe de CAIR, Islamophobia in the Mainstream. Estos grupos difunden información errónea y teorías conspirativas sobre los musulmanes y el islam, lo que pone de manifiesto el hercúleo desafío al que se enfrentan los legisladores estadounidenses que esperan combatir la islamofobia.

Mientras que los grupos cristianos evangélicos de derechas -que en los últimos años han secuestrado al Partido Republicano- y las denominadas organizaciones benéficas figuraban entre los principales financiadores de la red de islamofobia de Estados Unidos, las organizaciones judías pro-israelíes ocupaban un lugar destacado en el informe.

La red de islamofobia es un grupo descentralizado de organizaciones e individuos que comparten una ideología de extrema animosidad antimusulmana, y trabajan unos con otros para influir negativamente en la opinión pública y en la política gubernamental sobre los musulmanes y el Islam. Entre ellos se encuentran políticos, grupos de reflexión, académicos, grupos religiosos y activistas que distorsionan el Islam y los musulmanes para obtener beneficios económicos y políticos. Esta industria, según el informe, lleva años recurriendo a las principales instituciones filantrópicas estadounidenses para obtener apoyo financiero y político.

Un estudio anterior, por ejemplo, descubrió que hasta 1.096 organizaciones financiaban a 39 grupos de la Red de Islamofobia entre 2014 y 2016, por un valor de 1.500 millones de dólares. Esta interminable reserva de recursos ha sido la principal razón por la que la animadversión antimusulmana y los mensajes islamófobos se han convertido en un elemento omnipresente en el panorama político, jurídico, educativo y mediático dominante. Durante años, esta red, según el informe, ha recurrido a reputadas instituciones filantrópicas estadounidenses para obtener apoyo financiero y político, a menudo sin que lo sepan los donantes, las organizaciones de la sociedad civil y el público en general.

Entre los principales financiadores que figuran en el informe está la Adelson Family Foundation. Ocupa el segundo lugar de la lista tras la Fidelity Charitable Gift Fund Foundation, que dio casi siete millones a grupos de la red de islamofobia entre 2017 y 2019. Su fundador, Sheldon G Adelson, es un firme defensor de Israel. Importante donante del expresidente estadounidense Donald Trump, la fortuna de Adelson convirtió al Partido Republicano en un partido antipalestino profundamente hostil y se aseguró de que no hubiera luz de día entre Estados Unidos y la ultraderecha israelí. "Soy una persona de un solo tema. Ese tema es Israel", se dice que dijo Adelson. Entre 2017 y 2019, su fundación dio casi cuatro millones de dólares a grupos antimusulmanes.

Un total de 3 millones de dólares fue donado por la fundación de Adelson al Instituto de Investigación de Medios de Comunicación de Oriente Medio (MEMRI) entre 2017-2019. MEMRI, dice el informe, tiene una reputación establecida para distribuir traducciones altamente selectivas, distorsionadas e inexactas de los medios de comunicación árabes y persas. A través de estas selecciones, la organización intenta retratar a los musulmanes y a los árabes como intrínsecamente irracionales y violentos. También se dice que el departamento de árabe de la CNN ha encontrado "problemas masivos" en la traducción del programa de MEMRI.

LEER: Riesgos y oportunidades para el mundo en 2022

Los grupos de presión neocon en Washington estuvieron entre los mayores receptores de fondos. La Fundación para la Defensa de las Democracias (FDD) obtuvo cerca de 10 millones de dólares en subvenciones entre 2017 y 2019. La FDD ha estado promoviendo la narrativa islamófoba de la "guerra contra el terror" y las políticas y prácticas asociadas. El miembro principal del FDD, Andrew McCarthy, escribió en National Review que la administración Bush, al tratar de forjar una solución de dos estados entre Israel y Palestina, estaba "empeñada en conceder la condición de estado a los salvajes que adoran el 'martirio'."

Además de seguir el dinero que sostiene la multimillonaria industria del odio durante décadas, el informe documentó los efectos de la islamofobia en la vida real de la sociedad, incluyendo los ataques violentos a los musulmanes, los ataques a las mezquitas, el acoso a los musulmanes en la escuela y la plaga de los medios de comunicación y la política con mensajes antimusulmanes, que alcanzó su punto máximo durante la administración de Donald Trump. Sus hallazgos demostraron hasta qué punto la islamofobia se ha convertido en la corriente principal y en una parte aceptable de la sociedad.

En sus recomendaciones, se insta a las instituciones benéficas a aplicar políticas y procedimientos claros contra el odio para garantizar que sus fondos no se conceden a grupos de odio. Se pide a las organizaciones que investiguen sus procedimientos de concesión de subvenciones para saber si están canalizando dinero, intencionadamente o no, a grupos de la red de islamofobia.

El informe, que llega semanas después de que los legisladores estadounidenses votaran a favor de un proyecto de ley para hacer frente a la propagación mundial de la islamofobia, es otro recordatorio oportuno de que, tras dos décadas de "guerra contra el terror", Estados Unidos sigue siendo un lugar fértil y lucrativo para los grupos de odio antimusulmanes. A pesar de sus buenas intenciones, cualquier nueva legislación carecerá de sentido a menos que los congresistas demócratas eliminen el veneno dentro de la sociedad estadounidense para que el racismo antimusulmán deje de ser una vía para la victoria electoral y, en cambio, sea visto como una ruta hacia una derrota electoral segura.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUOriente MedioRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines