Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El mundo musulmán debe hacer más para ayudar a los uigures perseguidos en China

Personas participan en una manifestación para protestar contra las políticas de China hacia los turcos uigures en el 72º aniversario de la fundación de la República Popular China, en París, Francia, el 02 de octubre de 2021. [Yusuf Özcan - Agencia Anadolu]

China ha sido acusada del genocidio de su población musulmana uigur tras los testimonios de islamofobia, violencia, tortura, violación y detención forzosa en campos de concentración. El mes pasado, un tribunal independiente celebrado en Londres llegó a un veredicto unánime de que, efectivamente, se ha producido un "genocidio" contra los musulmanes uigures, los tibetanos y el pueblo étnico turco de China.

Aunque el veredicto del tribunal no es jurídicamente vinculante, sirve como plataforma de cambio para que los líderes mundiales tomen nota y actúen poniendo sanciones contra China. Sin embargo, lo que resulta frustrante es que, a pesar de las crecientes pruebas de las injusticias cometidas contra los uigures, muchos países musulmanes de todo el mundo siguen apoyando a Pekín descaradamente con el pretexto de "combatir el extremismo".

China ha anunciado una lista de "75 indicadores de comportamiento" que identificarían el "comportamiento extremista". La lista incluye -pero no se limita a- rezar en lugares públicos fuera de las mezquitas; dejar de beber alcohol bruscamente; que los hombres jóvenes y de mediana edad se dejen crecer la barba; y el uso del hijab y el niqab por parte de las mujeres (el velo que llevan, irónicamente, millones de mujeres en los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí). Por lo tanto, los musulmanes que quieren practicar su fe pueden esperar muy poco apoyo de líderes como el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed Bin Salman, que ha silenciado a las figuras religiosas islámicas, acusándolas de promover "ideas extremistas" y de oponerse a las reformas sociales.

Países como Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos han llegado incluso a vender a sus hermanos y hermanas uigures al firmar una carta a la ONU con otros 35 Estados que apoyan las políticas de China en Xinjiang. Esto se hizo, aparentemente, para proteger las inversiones financieras en China y mantener una relación con la superpotencia económica, cuyo precio es callar ante la evidencia del genocidio. El silencio en este caso es complicidad.

Colectivamente, el mundo musulmán tiene el poder de detener la persecución de los musulmanes uigures en China y de otros musulmanes de todo el mundo, pero no lo utiliza. Los musulmanes uigures con los que he hablado sienten que les han "fallado" los muchos líderes de Oriente Medio que pensaban que les apoyarían en este momento tan duro. Si las naciones musulmanas estuvieran unidas y siguieran los principios del Islam.

China contraataca sobre la ley uigur de EE.UU.: "guárdense sus calificaciones de esclavitud y genocidio para ustedes mismos"

La Organización de Cooperación Islámica, la voz colectiva del mundo musulmán, se limitó a expresar su "profunda preocupación" tras los informes de 2019 en los que se negaba a las minorías musulmanas de Xinjiang el derecho a ayunar y observar el mes religioso del Ramadán. Tres años después, los uigures siguen sufriendo y piden al mundo musulmán que despierte y ponga la moral y los valores del islam por delante de sus propios intereses políticos y económicos con China.

Como periodista, he entrevistado a muchos uigures a lo largo de los años. Las madres uigures depositaron su confianza en mí, como musulmana, para contarme lo que habían sufrido. Algunas habían sido esterilizadas a la fuerza para que no pudieran tener más hijos. Esta es una de las formas en que China intenta impedir que la población uigur crezca.

Otras madres uigures han sido separadas a la fuerza de sus hijos. Si no fuera por su fe, se habrían suicidado por el dolor de no poder reunirse con ellos. Una madre me contó que vio a su hija de 4 años en las redes sociales estatales de China y descubrió que le habían cambiado el nombre a un chino han y que no le permitían hablar en lengua uigur. Incluso se cambia la identidad musulmana de los niños y se les dice que no tienen padres que los quieran o se preocupen por ellos, cuando esto está muy lejos de la realidad. Los padres uigures están sufriendo porque no pueden recuperar a sus hijos y se les está quitando el derecho a ser musulmanes.

Un hombre uigur me contó que él y muchos otros han sido torturados físicamente con picanas eléctricas en los campos de concentración y se les dijo que denunciaran su fe. Cuando no estuvo dispuesto a denunciar el Islam y se negó a jurar lealtad al Partido Comunista Chino, lo torturaron aún más. Muchos uigures se enfrentan a la tortura por ser musulmanes pero se niegan a ceder y, sin embargo, hay líderes musulmanes en todo el mundo que siguen vendiendo su alma poniendo los beneficios por encima de las vidas.

La comunidad uigur cuenta con el apoyo de Turquía, con la que comparte lazos históricos, culturales y lingüísticos. En 2009, el entonces primer ministro (ahora presidente) Recep Tayyip Erdogan reveló su convicción de que se estaba cometiendo "un genocidio" en China y que había muchos exiliados uigures que habían buscado un refugio seguro en Turquía con los que había hablado personalmente.

La desalentadora conducta de los Estados del Golfo con respecto a los uigures no se olvidará fácilmente. Aun así, todavía hay tiempo para que el mundo musulmán se pronuncie y tome partido por los oprimidos contra los opresores. Como dijo el difunto arzobispo Desmond Tutu: "Si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor". Lamentablemente, esa es una acusación a la que se enfrentan ahora demasiados gobernantes musulmanes.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaChinaOriente MedioRegiónSmall SlidesTurquía

Periodista, autora y escritora galardonada. Tasnim es también embajadora de la Federación para la Paz Universal.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines