Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Han reducido los ataques aéreos israelíes la influencia de Irán en Siria?

Una bandera iraní ondea el 25 de febrero de 2019 [ATTA KENARE/AFP/ Getty]

En las últimas décadas, Irán ha logrado construir una red de aliados y apoderados entre los países de Oriente Medio, como Siria, Yemen, Líbano e Irak, que promueven los intereses iraníes frente a los de otros rivales, en particular Estados Unidos, Arabia Saudí e Israel.

A pesar de las sanciones impuestas por EE.UU. y la ONU, el país de mayoría chiíta ha conseguido importantes logros en materia de industrialización militar, desarrollando sus capacidades de misiles de largo alcance y contando con aliados dentro de sus zonas tradicionales de influencia en Siria, Irak, Líbano y Yemen.

De este modo, Teherán ha ido planteando gradualmente una amenaza para la estrategia estadounidense, que lleva décadas protegiendo a Israel y asegurando la ventaja militar de este último sobre todos los países de la región.

Irán se ha vuelto cada vez más confiado en su capacidad para enfrentar y dañar a Israel, después de haber desafiado años de sanciones de Estados Unidos y de la ONU y de haber superado la campaña de "máxima presión" impuesta por el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en 2018, junto con los logros de sus fuerzas aliadas en Irak.

Los intereses estadounidenses en Irak han sido, en los últimos meses, cada vez más blanco de ataques con misiles y drones que Washington achaca a las milicias chiíes iraquíes cercanas a Irán. Teherán despliega las mismas tácticas para apoyar a sus aliados en Yemen contra Arabia Saudí y a sus aliados en Siria y Líbano contra Israel.

LEER: A pesar de su aprecio a Soleimani, Assad está reprimiendo la presencia de Irán en Siria

Israel, alarmado por la creciente influencia de Irán, ha adoptado una contraestrategia desde los acontecimientos de la Primavera Árabe para limitar la presencia de su rival en Siria y Líbano, países que Tel Aviv considera fundamentales para su existencia y seguridad nacional.

Una de las herramientas iraníes más amenazantes para la seguridad israelí es el grupo Hezbolá en Líbano. Con el apoyo de Irán, el grupo paramilitar ha ampliado sus actividades a Yemen, Irak y Siria, incluso en zonas del sur de Siria -las provincias de Daraa y Quneitra- que hacen frontera con Israel.

La estrategia de Irán para facilitar la expansión de su influencia en Siria y Líbano parte de la visión de que Israel no puede lograr entablar una guerra convencional en múltiples frentes en sus fronteras norteñas adyacentes a Líbano y Siria.

La preocupación israelí por las posibles amenazas iraníes coincide con el fracaso de las siete rondas de negociaciones de Viena entre Irán y el Grupo de Trabajo Conjunto sobre su programa nuclear y su programa de misiles, y la realización por parte de Irán de maniobras navales y aéreas que simulan una guerra con Israel.

Esto coincide también con las declaraciones de funcionarios iraníes de aumentar el ritmo de enriquecimiento de uranio hasta un límite superior al establecido por el Organismo Internacional de la Energía Atómica, y con las expectativas de funcionarios israelíes de que Irán estará cerca de producir su bomba nuclear en unos meses.

Varios funcionarios israelíes han insinuado la posibilidad de llevar a cabo una acción militar contra Teherán para evitar que adquiera una bomba nuclear.

LEER: Dinamarca está allanando el camino para que los refugiados sirios vuelvan a estar inseguros

En los últimos cuatro años, las zonas controladas por el régimen en Siria han sido objeto de frecuentes ataques israelíes dirigidos a lugares y bases militares utilizados por las fuerzas del régimen y las milicias respaldadas por Irán.

Con estos ataques, Israel pretende impedir que las armas avanzadas de Irán lleguen a sus fronteras, algo que al ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, le preocupa que "cambien las reglas del juego".

Las declaraciones de Gantz se produjeron horas después de que medios de comunicación sirios e internacionales informaran de que aviones de guerra israelíes atacaron el puerto sirio de Latakia a finales de diciembre del año pasado, el segundo ataque de este tipo ese mes.

Aunque Israel no reivindicó la autoría, Gantz pidió al régimen sirio que impidiera que Irán operara en territorio sirio advirtiendo que tomara medidas para frustrar las amenazas iraníes.

Israel cree que más ataques contra sitios vinculados a las actividades de Irán en Siria son cruciales para interrumpir los envíos de armas y municiones y prevenir el desarrollo de armas en sitios en territorio sirio.

En una evaluación de la actuación del ejército israelí durante 2022, el ejército confirmó que había atacado docenas de objetivos en Siria, tres en el Líbano y más de un centenar de operaciones navales israelíes en el Mar Mediterráneo y el Mar Rojo.

Este 2022: Refugiados, democracia y derechos humanos

Como parte de sus preparativos para atacar objetivos en las profundidades de Irán, los periódicos estadounidenses publicaron informes sobre la solicitud de Israel a EE.UU. para acelerar la entrega de dos aviones de reabastecimiento, en línea con un acuerdo previo entre los dos aliados. La petición de Israel de aviones de reabastecimiento se produjo tras la negativa de EAU y Arabia Saudí a permitir que los aviones de guerra de este último país aterricen en sus bases para repostar.

Israel teme que un ataque limitado a los reactores nucleares iraníes pueda provocar una interrupción temporal del programa, pero no supondrá el fin de sus amenazas a Israel.

También le preocupa que Irán responda directamente a los ataques israelíes con misiles balísticos desde territorio iraní y fuerzas aliadas como Hamás en Gaza, Hezbolá en Líbano y Siria, y desde la milicia Hashd Al-Shaabi (Fuerzas de Movilización Popular) y decenas de grupos chiíes armados en Irak y Siria.

A Tel Aviv también le preocupa que los intereses de Estados Unidos y de sus aliados en la región puedan ser objeto de ataques, incluida la amenaza a la seguridad de las rutas marítimas internacionales a través del estrecho de Bab Al-Mandab por parte del grupo hutíes en Yemen o del estrecho de Ormuz por parte de las fuerzas navales del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria iraní.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIránIsraelOriente MedioRegiónSiriaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines