Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

A pesar de su aprecio a Soleimani, Assad está reprimiendo la presencia de Irán en Siria

La gente se reúne para una ceremonia de conmemoración durante una vigilia que marca el segundo aniversario de la muerte del comandante militar iraní Qassem Soleimani en un ataque de drones de Estados Unidos en el Imam Khomeini Mosalla en Teherán, Irán, el 3 de enero de 2022. [Fatemeh Bahrami - Agencia Anadolu]

Dos años después del asesinato de Qasem Soleimani en un ataque con misiles de Estados Unidos en el aeropuerto de Bagdad, el legado del difunto comandante del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (CGRI) sigue siendo discutido. Sus críticos insisten en que fue un criminal de guerra responsable de la muerte de miles de musulmanes suníes en Oriente Medio al ayudar a crear decenas de milicias chiítas respaldadas por Irán y al dirigir infames ataques y asedios en Siria, como la batalla por Alepo.

Los partidarios de Soleimani, en cambio, lo llaman el "gran mártir de Jerusalén" que derrotó al Daesh sin ayuda y fue parte integrante del "Eje de la Resistencia" contra el Occidente intervencionista. Todo ello a pesar de que ninguna de las batallas de Soleimani liberó a Jerusalén o a los palestinos -de hecho, mataron a muchos palestinos en Siria- y de que la lucha contra Daesh no es un referente de legitimidad y superioridad moral. Si lo fuera, entonces casi todos los ejércitos y milicias que operan en Siria e Irak deberían ser alabados, incluido el de Estados Unidos.

Sin embargo, más importante y apremiante que la controversia en torno a la figura de Soleimani es la posición de Irán en Siria dos años después de su muerte.

Teherán ha apoyado militar y financieramente al gobierno de Bashar Al-Assad durante todo el conflicto. Ha pagado al menos 30.000 millones de dólares para el esfuerzo bélico, ayudando al régimen a eludir las sanciones internacionales. Soldados como Soleimani y milicias proxy como Hezbolá fueron desplegados para luchar junto a las fuerzas sirias.

Damasco ha estado agradecido, mostrando su agradecimiento a Teherán al conceder a las milicias iraníes vía libre y movimiento por los territorios bajo control del régimen, facilitando sus ataques y proporcionándoles distritos y barrios enteros durante su estancia en el país. En pocas palabras, los iraníes han estado al frente y en el centro de gran parte de lo que hace y decide el régimen.

Todo eso, sin embargo, parece estar llegando a su fin.

LEER: Qasem Soleimani, el gran mártir de Jerusalén

En los últimos años, han surgido grietas entre los elementos iraníes dentro de Siria y las fuerzas leales al régimen de Assad. En 2019, las milicias respaldadas por Irán expulsaron a los militantes del grupo Qaterji, apoyado por Assad, de la provincia y la ciudad oriental de Deir Ez-Zor, tomando el control de los cruces del río en un esfuerzo por romper su monopolio y establecer el suyo propio.

Un año después, las fuerzas del régimen atacaron lugares en poder de las milicias iraníes en la misma provincia, arrebatándoles el control de un yacimiento de petróleo. Hace dos meses, se informó de que Assad había exigido la destitución de Jawad Ghafari, el comandante de la Fuerza Quds del CGRI en Siria.

Esta represión de la influencia y el poder de Teherán en Siria se debe a que el régimen está cada vez más frustrado y desconfiado de la presencia iraní.

La frustración se debe a los numerosos errores, violaciones e infracciones de posibles medidas de paz que las milicias y los asesores militares de Irán han cometido durante la guerra. Siempre que ha existido la posibilidad de un alto el fuego, como en Alepo y, más recientemente, en la provincia meridional de Daraa, suelen ser elementos iraníes los que vulneran sus términos.

Los emplazamientos militares iraníes suelen ser los objetivos de los frecuentes ataques aéreos israelíes en Siria, a los que el ejército sirio debe hacer frente. A Damasco le preocupan estas violaciones de su soberanía, incluida la que tuvo lugar cuando el ahora expulsado comandante iraní Ghafari supuestamente autorizó ataques militares contra fuerzas estadounidenses e israelíes sin el consentimiento del régimen de Assad.

Se celebra una ceremonia de conmemoración cerca del aeropuerto internacional de Bagdad que marca el segundo aniversario del asesinato del comandante de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria iraní, Qasem Soleimani, y del vicepresidente del Hashd al-Shaabi, Abu Mahdi al-Muhandis, el 2 de enero de 2022 en Bahgdad, Irak. [Murtadha Al-Sudani - Agencia Anadolu]

La decisión de expulsar a Ghafari fue, por tanto, el resultado directo de la frustración de Assad y de altos funcionarios del régimen. Según informes que citan una fuente siria anónima, Assad "envió un mensaje a los dirigentes iraníes pidiéndoles que dieran este paso para preservar los fuertes lazos entre los dos países".

La misma fuente también reveló que "había otras exigencias, como que los iraníes y sus aliados abandonaran completamente Damasco. Además, las relaciones deberían pasar a partir de ahora por las embajadas, pero nunca hicieron esta petición de forma oficial."

LEER: Israel no está en contra de un buen acuerdo nuclear con Irán

La sospecha hacia Irán está creciendo dentro del régimen de Assad y sus servicios de inteligencia. Son conscientes de los esfuerzos de su aliado por expandir no sólo su poder hegemónico en la región, sino también su particular versión del chiismo, e incluso la demografía de ciertos territorios.

Abundan los informes sobre sirios que se unen a las milicias chiíes respaldadas por Irán en el sur y el este de Siria, con retornados y antiguos refugiados entre los reclutas. Al parecer, las milicias les dan garantías de protección, ya que ni siquiera las fuerzas de seguridad de Assad se atreverían a tocarlos. Muchos se unen y se convierten al chiísmo, lo que da lugar a brigadas completamente nuevas formadas por conversos chiítas locales.

Junto con la construcción y renovación de santuarios y lugares religiosos chiítas en Siria, el asentamiento de militantes iraníes y otros combatientes chiítas extranjeros de los grupos proxy de Irán está dando lugar a un grave cambio demográfico en Siria y, de hecho, en toda la región. Este cambio es tan drástico que muchos predicen que Siria podría dejar de ser predominantemente suní en un futuro próximo.

Este cambio apenas preocupa a Assad, que pertenece a la comunidad chiíta alauita. Sin embargo, lo que sí preocupa es que con el cambio llegue la inevitable expansión de la influencia de Irán en Siria. Esto nunca lo permitió el padre y predecesor del presidente, Hafez Al-Assad, que sentó las bases de la relación del régimen con la República Islámica de Irán al ser el primero en reconocerla tras la revolución de 1979. Assad padre se cuidó de no dejar que Irán se expandiera en Siria. Hoy, con la intervención de Irán -y de Rusia- para salvarle del derrocamiento, Bashar Al-Assad no tiene el lujo de la soberanía que tuvo su padre.

OPINIÓN: El año 2021 se ha ido, pero sus crisis siguen con nosotros

Nada de esto provocará un conflicto directo entre los dos aliados, ni siquiera una tensión significativa en un futuro próximo. Teherán ha invertido demasiado en salvar a Assad como para descuidar la relación o abandonar sus objetivos a largo plazo en Siria. De hecho, sigue invirtiendo, con acuerdos para construir 200.000 viviendas en Siria y para reforzar los sistemas de defensa aérea. El mes pasado, Irán dejó clara su disposición a ayudar en la reconstrucción de Siria.

Sin embargo, a pesar de la continuidad de la asociación, podríamos ver un aumento de la sospecha o la aprensión por parte de Assad y la clase dirigente de Siria hacia Irán y sus representantes, y más acciones para reducir su influencia. Sea cual sea la forma que adopte, las grietas ya son visibles.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines