Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Sobre los "no" autoritarios

El presidente de Rusia Vladimir Putin (D) y el príncipe heredero de Arabia Saudita Mohammed Bin Salman en Buenos Aires, el 30 de noviembre de 2018 [LUDOVIC MARIN/AFP/Getty Images]

Se califica a los gobiernos de autoritarios cuando no conceden al pueblo el derecho a elegirlos libremente y a cambiarlos libremente mediante elecciones periódicas y justas, cuando impiden la libre circulación de la información y se abstienen de ser transparentes en su gestión de los asuntos públicos, y cuando eluden el respeto de los derechos y libertades personales, civiles y políticos de los ciudadanos, como la libertad de creencia, de expresión, de opinión y de organización, en lugar de negociar con ellos sus derechos económicos y sociales y el derecho a la seguridad.

No al espacio público libre, no a los medios de comunicación libres, no a los partidos políticos que buscan un traspaso de poder libre y pacífico, no a la sociedad civil que vigila, pide y responsabiliza a los gobernantes, no a las libertades religiosas, intelectuales, culturales y académicas, y no a la libertad personal. Estos son los noes de los gobiernos autoritarios que se repiten a lo largo del espacio y del tiempo, situando a España entre los años 30 y 70, a Brasil en los años 60 y 70, a Rusia desde que Vladimir Putin dirigió sus instituciones y organismos estatales, a Hungría, que hoy es empujada por un gobierno elegido democráticamente a alejarse de la democracia y el liberalismo, al Reino de Arabia Saudí desde su creación en el primer cuarto del siglo XX, y a Egipto desde la declaración de la república en 1952, todos en el mismo nivel.

Los gobiernos autoritarios se asemejan en el abandono de los dos valores básicos del Estado de Derecho. El primer valor es el de la justicia, basado en la objetividad de las normas jurídicas, la transparencia de los procedimientos judiciales y la garantía de los derechos humanos y las libertades. El segundo valor es el de la igualdad, basado en la no discriminación entre ciudadanos y en la exigencia de responsabilidades a las instituciones públicas y privadas cuando incurren en prácticas discriminatorias. A pesar de sus similitudes, los autoritarios no son siempre iguales en cuanto a los detalles y las formas de tratar con los poderes públicos, desde las instituciones judiciales hasta la utilización de la herramienta legislativa en la que se basan los parlamentos (es decir, la promulgación de nuevas leyes y la aprobación de enmiendas a las leyes existentes) para gestionar los asuntos del Estado, la sociedad y el ciudadano. Los autoritarios también se diferencian por los límites de su compromiso de atribuir sus decisiones y políticas a las "leyes y reglamentos aplicables" y por su afán de fabricar una imagen de gobernanza respetuosa con el Estado de Derecho.

Presentación de los líderes del mundo - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Los gobiernos autoritarios tratan la ley como una herramienta para imponer su control sobre la sociedad, para apoderarse de las instituciones públicas y dominar las privadas, para someter al ciudadano y obligarlo a evitar la reivindicación pacífica de sus derechos y libertades y para castigar a quienes se abstienen de ofrecer lealtad y obediencia. Encontramos que pocos de los gobiernos autoritarios contemporáneos no niegan su hostilidad explícita a la existencia de instituciones judiciales independientes, y no dejan de vulnerar los tribunales e interferir en su trabajo de diversas maneras. Pocos de ellos ignoran las leyes y los reglamentos y siguen practicando la represión hacia el ciudadano, el control hacia la sociedad y el sometimiento hacia las instituciones judiciales y legislativas, contando sólo con lo que tienen a su disposición de las herramientas de la fuerza coercitiva y la violencia oficial. Sólo unos pocos gobiernos autoritarios no buscan embellecer su imagen manteniendo el componente de seguridad como una formalidad alejada de la cara de la gobernanza, ya que la mayoría quiere que el componente de seguridad maneje los asuntos de los estados y las sociedades desde detrás de una cortina. Sólo unos pocos gobiernos autoritarios no están interesados en falsear la conciencia de la gente promoviendo que el gobierno del individuo no es el gobierno de un individuo, el partido gobernante no es un partido único de gobierno, y las elecciones presidenciales y parlamentarias, cuyos resultados se conocen de antemano, son elecciones serias que traducen la voluntad popular de forma libre y justa. Sólo unos pocos gobiernos autoritarios no se privan de declarar al pueblo que el gobierno es el gobierno del individuo o el gobierno de un partido, que las urnas no tienen ninguna importancia, y que si no se hacen las cosas así, los Estados caerán, las sociedades se destruirán, la seguridad se derrumbará y la estabilidad no existirá más.

LEER: El poder popular puede detener el genocidio uigur

Si este es el caso de unos pocos gobiernos autoritarios en el trato con las instituciones judiciales y legislativas y con la opinión pública, ¿en qué situación se encuentra el mayor número de autoritarios del siglo XXI? La mayoría de los autoritarios contemporáneos insisten en que sus gobiernos respetan el Estado de Derecho y declaran públicamente que se abstienen de interferir en la labor de las instituciones judiciales y los tribunales de todo tipo y grado, así como que se abstienen de controlar las instituciones legislativas. También subrayan que la independencia del poder judicial es una necesidad para lograr la estabilidad del Estado y de la sociedad, al igual que un parlamento independiente, y no se oponen a la disposición constitucional de la independencia de las instituciones judiciales, la imparcialidad de los jueces, la independencia de los parlamentos y el establecimiento de los principios de separación y equilibrio entre los tres poderes legislativo, ejecutivo y judicial. Sin embargo, la frecuencia de las declaraciones de buenas intenciones gubernamentales y la presencia de garantías constitucionales bien definidas no impiden el continuo empeño de los autoritarios contemporáneos por someter al poder judicial y someterlo a sus caprichos, del mismo modo que presionan a las instituciones legislativas para reducirlas a parlamentos cuyo único papel es aprobar los proyectos de ley propuestos por los gobiernos y aprobar las decisiones y políticas de los gobernantes sin un control serio e independiente. La mayoría de estos autoritarios en el siglo XXI no quieren aparecer como un infractor de la ley que reprime, rastrea, disciplina y somete, o muestra una hostilidad absoluta hacia las instituciones judiciales independientes, ya que presiona al poder judicial y a los jueces, o abusa de los parlamentos cuando aprueban leyes que restringen las libertades. Con pocas excepciones, los autoritarios del siglo XXI desprecian los valores básicos del Estado de Derecho mientras afirman respetar su soberanía y destruyen los significados de la justicia y la igualdad en la gestión de los asuntos del Estado y la sociedad al obligar a los parlamentos a aprobar leyes y modificaciones legales injustas y discriminatorias.

OPINION: Los tiranos no pueden imaginar la vida sin tiranía

En Rusia se suprimen los medios de comunicación libres y se vigila la seguridad de la sociedad civil mediante leyes y reglamentos. En Hungría, se deslegitiman las organizaciones de derechos humanos y se persigue a quienes siguen las leyes y reglamentos, y en Bielorrusia, el Presidente Lukashenko despide a profesores universitarios y funcionarios públicos según sus caprichos políticos porque las leyes y reglamentos se lo permiten. En los países árabes se agitan los mares de las acciones autoritarias de gobernantes y gobiernos cuya única preocupación es el sometimiento de los ciudadanos, la gestión de la sociedad y el control del espacio público.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 29 de noviembre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaHungríaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisRusiaSmall Slides

Investigador principal del Centro para la Democracia, el Desarrollo y el Estado de Derecho de la Universidad de Stanford

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines