Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El poder popular puede detener el genocidio uigur

La gente se manifiesta contra las políticas de China hacia los musulmanes uigures el 1 de julio de 2021 [Hasan Esen/Anadolu Agency].

Los boicots son un arma poderosa en la búsqueda de la justicia. Por eso los dirigentes israelíes se esfuerzan tanto en que la resistencia pacífica del movimiento pro palestino Boicot, Desinversión y Sanciones sea ilegalizada en todo el mundo. Israel tiene miedo de lo que el BDS puede hacer sin una sola bala o misil a su nombre.

El movimiento contra el apartheid en Sudáfrica nos mostró a todos la influencia que podían tener los boicots selectivos a los consumidores durante los violentos años de resistencia interna al gobierno de la minoría blanca en Pretoria. A medida que aumentaba la solidaridad con el movimiento, los boicots comerciales se extendieron por todo el mundo a los deportes, el mundo académico, la cultura y las artes.

El apartheid sudafricano ya no existe, y aunque todavía no se vislumbra el fin del apartheid en Israel, la justicia para los palestinos está cada vez más cerca, ya que el apoyo incondicional al sionismo se debilita cada día gracias al BDS, a pesar de los mejores esfuerzos del poderoso lobby pro-israelí. La última maniobra del lobby para confundir el antisemitismo con el antisionismo está fracasando, quedando al descubierto su propaganda y sus mentiras.

Gracias al uso de la tecnología inteligente, de los teléfonos con cámara, de los vídeos, de Internet y de las redes sociales, los abusos diarios de los militares israelíes y de los colonos ilegales contra los palestinos también se están revelando a un mundo que los observa. Sin embargo, no es tan fácil sacar a la luz la tiranía y la opresión en superestados herméticos como China, donde hace dos décadas empezaron a salir a la luz rumores sobre el maltrato a los uigures a escala industrial.

LEER: Israel se niega a condenar los abusos de China contra los musulmanes uigur

A pesar de los desgarradores testimonios de uigures que han podido escapar de China, al resto del mundo le resulta difícil enfrentarse a la superpotencia. Líderes normalmente francos como el pakistaní Imran Khan, por ejemplo, están inusualmente mudos debido a los intereses financieros que vinculan a Islamabad con Pekín, lo que obliga al popular primer ministro a adoptar un enfoque más pragmático. Así que, al igual que en el caso de la Sudáfrica del apartheid y el futuro de la Palestina ocupada, depende de que la gente de a pie se una y aplique tácticas del estilo del BDS contra China para poner fin a la persecución de los uigures.

Esta semana han salido a la luz documentos de alto secreto que muestran todo el alcance de la represión de Pekín contra los musulmanes uigures y otras minorías en la provincia de Xinjiang. La información se centra en una serie de discursos pronunciados por los dirigentes chinos en 2014.

Los Documentos de Xinjiang, nunca antes vistos -incluyendo tres discursos del presidente chino Xi Jinping en abril de 2014- cubren la seguridad, el control de la población y la necesidad de castigar al pueblo uigur. Ahora están en manos del Tribunal Uigur, un tribunal popular independiente con sede en Gran Bretaña.

En los documentos, las más altas instancias de la dirección del Partido Comunista Chino (PCC) abogan por la "reeducación" y la reubicación de los uigures para corregir el desequilibrio entre la mayoría uigur y la pequeña población han en la provincia autónoma de Xinjiang. Los documentos originales fueron autentificados tras una petición del académico alemán Dr. Adrian Zenz. Según él, los documentos confidenciales son significativos porque muestran múltiples vínculos entre las exigencias de los dirigentes chinos de 2014 y lo que ocurrió posteriormente en Xinjiang, incluido el internamiento masivo en campos de reeducación, los traslados laborales coercitivos y la reducción forzosa de la población uigur.

Al describir este genocidio cultural, Zenz afirma que los documentos muestran la determinación de los dirigentes de proteger el dominio del PCCh. Aunque los archivos se entregaron en formato digital al tribunal en septiembre, los funcionarios han esperado hasta ahora para proteger la fuente de la filtración.

Los documentos originales, sin editar, fueron revisados por el Dr. James Millward, profesor de historia intersocietal en la Universidad estadounidense de Georgetown Washington, y el Dr. David Tobin, profesor de estudios de Asia Oriental en la Universidad de Sheffield. Estudiaron secciones fechadas entre 2014 y 2018 que han sido redactadas para proteger la identidad del denunciante. Aunque algunos archivos fueron publicados por el New York Times en 2019, esta nueva filtración contiene material inédito.

No es ningún secreto que el presidente Xi Jinping, que también es secretario general del PCCh, cree que su Iniciativa del Cinturón y la Ruta es la joya de su política exterior. Sin embargo, uno de sus discursos expone sus temores de que su proyecto especial pueda verse socavado por la influencia y el crecimiento de la población uigur en Xinjiang.

Demonizando a los uigures al describirlos como una "amenaza terrorista", en uno de sus discursos dijo que había que hacer todo lo posible para "evitar que las violentas actividades terroristas de Xinjiang se extiendan al resto de China", y argumentó que "la estabilidad en todo Xinjiang e incluso en todo el país depende del sur de Xinjiang". El líder chino terminó con un llamamiento a "un golpe contundente para ganar tiempo".

El contenido de otro discurso revela que el secretario del partido de Xinjiang, Chen Quanguo, ordenó el acorralamiento de uigures con "fines de reeducación". China ha negado los persistentes rumores al respecto durante muchos años, pero será difícil para los dirigentes mantener su posición ante las últimas revelaciones respaldadas por los documentos.

Pekín organizó el traslado de 300.000 han desde el este de China al sur de Xinjiang, administrado por el Bingtuan, más conocido como Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang (XPCC), una organización paramilitar en el suroeste de Xinjiang que responde directamente a Pekín. Sus objetivos se describen en un informe de derechos humanos como principalmente coloniales: desarrollar la tierra en el Turkestán Oriental, asegurar la frontera y mantener la estabilidad.

Al igual que a Tel Aviv le gusta esconderse detrás de la "seguridad nacional" como excusa para su brutal ocupación militar y la opresión del pueblo palestino, China utiliza el mismo eufemismo para justificar el genocidio cultural de la población uigur para lograr los objetivos políticos a largo plazo del presidente Xi.

LEER: Un académico alemán revela la represión de China contra los musulmanes uigur

Mientras tanto, los políticos del mundo, los magnates de los negocios e incluso la realeza británica parecen estar preparados para hacer la vista gorda ante el genocidio uigur, ya que extienden la alfombra roja para el líder chino que se ha convertido en tan poderoso y despiadado como el presidente Mao Zedong. Pocas naciones se enfrentarán a él debido a sus propios intereses, especialmente cuando se trata de acuerdos comerciales.

Sin embargo, hay una esfera particular en la que no puede influir: la voluntad de la gente común. El poder popular puede detener el genocidio de los uigures. Si la gente de todo el mundo comienza a imponer su propio boicot a China, por relativamente pequeño que sea, el gigante chino podría detenerse estrepitosamente. Fueron los esfuerzos combinados de personas e instituciones interesadas los que contribuyeron a la caída del apartheid en Sudáfrica, y ahora están haciendo lo mismo con el apartheid en Israel, así que ¿por qué no pueden hacerlo con los opresores en China?

Puede que la resistencia sea inútil en la propia China, dada la brutalidad de Pekín, pero los ciudadanos del resto del mundo pueden demostrar que son más poderosos que cualquier político, incluso que el presidente Xi. El mundo está interconectado hoy más que cuando Martin Luther King dijo en 1963: "La injusticia en cualquier lugar es una amenaza para la justicia en todas partes... Lo que afecta a uno directamente, afecta a todos indirectamente". Lo que hoy les ocurre a los uigures podría ocurrirle a otra persona mañana, por lo que debemos actuar ahora. ¿Boicot a Israel? Boicot a China también.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaChinaIsraelOriente MedioPalestinaRegión

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines