Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Porqué la de Yemen fue la única revolución real, después de la Primavera Árabe

Los yemeníes se reúnen para celebrar el sexto aniversario de la Revolución Yemení en Taiz, Yemen, el 11 de febrero de 2017. [Abdulnasser Alseddik - Agencia Anadolu].

Una revolución puede definirse como "el derrocamiento por la fuerza de un gobierno o un orden social, en favor de un nuevo sistema". Teniendo esto en cuenta, queda claro que el término se había aplicado con demasiada facilidad o de forma prematura a una serie de países tras la llamada Primavera Árabe que estalló en partes de Oriente Medio y el Norte de África en 2011.

Túnez, el país en el epicentro de la ola de levantamientos prodemocráticos, ha sido visto como la única historia de éxito, descrita en un informe del año pasado como el único país árabe "libre" por Freedom House. Sin embargo, aunque el derrocamiento popular del longevo presidente Zine El-Abidine Ben Ali ha dado lugar a una democratización mantenida, ésta siempre fue frágil, ya que la revolución "no supuso una ruptura tan radical con el antiguo régimen como se esperaba o deseaba inicialmente", y muchas de las élites políticas conservaron su poder y sus privilegios.

La situación parece incierta, ya que el país atraviesa una crisis política desde que el presidente Kais Saied destituyó al primer ministro, Hichem Mechici, y suspendió el Parlamento, asumiendo el poder ejecutivo, lo que llevó a los críticos a acusar a Saied de dar un "golpe de Estado contra la Constitución". Desde la toma de poder del presidente, un número creciente de civiles tunecinos se enfrentan a juicios en tribunales militares. Sin embargo, desde la Revolución de los Jazmines, la política exterior y el alineamiento internacional de Túnez no han cambiado. Desde que se independizó de Francia en 1956, ha sido prooccidental y así ha sido desde Ben Ali hasta el actual gobierno.

En la vecina Libia, fue tanto una "revolución" como el derrocamiento en 2003 del iraquí Saddam Hussein, ya que fue una intervención militar dirigida por Estados Unidos la que condujo al derrocamiento de Muammar Gaddafi, fracturando el otrora rico país en años de guerra civil, con un acuerdo de alto el fuego establecido sólo el año pasado y elecciones programadas para el próximo mes. Sin embargo, se ha cuestionado la capacidad del país para celebrar unas elecciones justas y seguras, así como la posibilidad de que vuelva el conflicto.

Egipto tenía todas las características de una revolución exitosa, y fue sin duda un movimiento popular de masas que finalmente obligó a Hosni Mubarak a abandonar el poder después de décadas, allanando el camino para el primer líder civil libremente elegido del país, Mohamed Morsi. Sin embargo, la revolución no estuvo a la altura de los ideales de los jóvenes revolucionarios, ya que los militares siguieron manteniendo las riendas del poder y -con el apoyo de los saudíes y los EAU- dieron un golpe de estado contrarrevolucionario, asegurando que Egipto siguiera en el campo prooccidental. Las controvertidas maniobras de Morsi para hacerse con el poder ampliando los poderes ejecutivos, por supuesto, no le hicieron ganar ningún favor y minaron cualquier opinión favorable que muchos en la opinión pública tenían de los Hermanos Musulmanes, mientras que su histórica visita a Teherán suscitó la preocupación de un cambio de política exterior y un acercamiento a la República Islámica, que cortó los lazos con El Cairo por su reconocimiento formal de Israel.

LEER: Apoyar la cara fea y extremista de Israel no defiende la libertad de expresión

El levantamiento que más llamó la atención de la comunidad internacional y dividió las opiniones del Consejo de Seguridad de la ONU, fue el de Siria. En los primeros y optimistas días de la Primavera Árabe, el levantamiento fue calificado de "revolución". Sin embargo, esto era problemático no sólo porque era demasiado pronto para describirlo como una revolución, ya que no se había derrocado ningún sistema o régimen, sino también porque Siria era un Estado-nación mucho más complejo demográficamente en comparación con los países mencionados anteriormente.

Bahréin sigue siendo un levantamiento a menudo pasado por alto, pero merece la pena mencionarlo como una revolución que nunca se llevó a cabo. Como manifestación pacífica y masiva de los súbditos chiítas del pequeño reino del Golfo, la única manera de que la familia Al-Khalifa sobreviviera fue mediante la intervención de la vecina Arabia Saudí, que aplastó el levantamiento sin más. No obstante, el fervor revolucionario persiste entre la población y es mucho más difícil de erradicar.

LEER: Kuwait prohíbe a las organizaciones benéficas enviar fondos al Líbano

Esto nos lleva a Yemen y a su Revolución del 21 de septiembre, conocida popularmente como la toma de la capital Sanaa por parte de los hutíes en 2014. Aunque se inspiró en la Primavera Árabe, la revolución llegó a buen puerto debido a muchas cuestiones no resueltas que se remontan a conflictos anteriores entre los hutíes y el gobierno y a conflictos entre las élites políticas. Sin embargo, creo que el caso de Yemen no sólo puede distinguirse de las demás "revoluciones" de la región que siguieron a la Primavera Árabe, sino también de la anterior Revolución del 11 de febrero de 2011, que supuso el derrocamiento del difunto ex presidente Ali Abdullah Saleh y el nombramiento de Abd Rabbuh Mansur Hadi, que debía ejercer de presidente interino tras unas elecciones en las que era el único candidato.

Hadi representaba gran parte del viejo orden y, por tanto, no se produjo una verdadera revisión del sistema, lo que significó que Yemen seguiría bajo la influencia de Arabia Saudí. Sin embargo, su impulso a principios de 2014 para la división de Yemen en seis regiones se enfrentó a la firme oposición del corazón de los hutíes en el norte y a las protestas antigubernamentales. Con el apoyo de las fuerzas armadas yemeníes, el movimiento hutí se hizo con el control de la capital, Saná, sin apenas resistencia. Hadi, que dimitió de su cargo en 2015 antes de huir a Riad, donde tiene su sede el "gobierno reconocido internacionalmente", ha tenido desde entonces poco impacto o influencia sobre el terreno en Yemen. La coalición liderada por Arabia Saudí lleva casi siete años bombardeando Yemen en un intento de derrocar al Gobierno de Salvación Nacional (GNS), alineado con los hutíes y formado en 2016, que es esencialmente el gobierno de facto del país y controla la mayor parte de Yemen en términos de población.

La revolución no es en absoluto perfecta ni cuenta con un apoyo unánime en todo el país, y la represión contra la disidencia y los crímenes de guerra cometidos están bien documentados. También es una revolución incompleta, en el sentido de que el sur ya está disputado entre las fuerzas respaldadas por Arabia Saudí que luchan en nombre del gobierno de Hadi y el Consejo de Transición del Sur (STC ), apoyado por los EAU, en particular sobre la ciudad portuaria de Adén, destinada a ser la capital interina del gobierno de Hadi, pero bajo el control del STC desde 2019. No obstante, las fuerzas conjuntas del ejército hutí han reiterado su intención de volver a "liberar" Adén y el resto del país, aunque su objetivo inmediato es el bastión progubernamental que queda en el norte, Marib. También persiste la persistente amenaza de las células de Al Qaeda y Daesh, que seguirán siendo un reto considerable para la seguridad en el futuro inmediato.

El difunto profesor Fred Halliday, especializado en relaciones internacionales (RI) y Oriente Medio, explicaba en Rethinking International Relations que, para los realistas de las RI, "las revoluciones tienden a verse en términos de cambio de estilos y prioridades de política exterior de los Estados", que las revoluciones representan "una ruptura en un mundo por lo demás ordenado".

Las autoridades de Sanaa pueden describirse como que se han alineado claramente con Irán y sus aliados regionales, tras décadas de estar bajo el patrocinio saudí.

Halliday también afirmó que "todos los Estados revolucionarios, casi sin excepción, han tratado de promover la revolución en otros Estados. El reto que plantean al sistema internacional no es tanto que propongan una nueva forma de diplomacia o que conduzcan las relaciones internacionales de una manera distinta, sino que hagan de la alteración de las relaciones sociales y políticas en otros Estados una parte importante de su política exterior y se consideren a sí mismos no sólo con el derecho, sino con la obligación, de conducir sus políticas exteriores sobre esta base".

Esto puede evidenciarse en la amenaza muy real que suponen los saudíes, concretamente sus provincias del sur, que históricamente formaban parte de Yemen. Ya he escrito anteriormente sobre que la línea de falla del reino es la provincia de Najran, que comparte frontera con Yemen y tiene una importante población zaydí y una aún mayor ismailí. Las fuerzas hutíes han llevado a cabo numerosas incursiones transfronterizas y han afirmado en el pasado haber liberado territorio de los saudíes.

Esta alteración del orden regional, la propensión a exportar sus ideas a través de la frontera y la opinión de que Yemen, bajo el NSG, está luchando por ser una nación libre, son las razones por las que el país destaca entre los Estados árabes como un Estado revolucionario, el único de hecho desde la Primavera Árabe. Por cierto, es el único que está siendo castigado por su revolución. Estos paralelos pueden encontrarse con Irán tras la Revolución Islámica de 1979, que se enfrentó casi inmediatamente a una devastadora invasión y guerra con Irak y a sanciones. Las hostilidades y las amenazas de acción militar de sus enemigos siguen vigentes hasta el día de hoy. Esto demuestra que no puede haber una verdadera revolución sin repercusiones por resistirse o ir en contra del statu quo. Si las otras "revoluciones" hubiesen tenido éxito o hubiesen supuesto cambios reales en la política exterior, seguramente lo sabríamos.

LEER: ¿Qué hace falta para que se condenen las tomas de poder en el mundo árabe?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioRegiónYemen

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines