Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Apoyar la cara fea y extremista de Israel no defiende la libertad de expresión

La embajadora de Israel en Reino Unido, Tzipi Hotovely, en Jerusalén el 11 de enero de 2017 [MENAHEM KAHANA/AFP/Getty Images].

Gran Bretaña se ve envuelta en otra disputa sobre la libertad de expresión tras la protesta estudiantil del martes contra la embajadora israelí de extrema derecha Tzipi Hotovely. Para consternación de los grupos de estudiantes palestinos, Hotovely, de 42 años, fue invitada por la Sociedad de Debates de la London School of Economics (LSE) para lo que se anunció como un debate público en torno a "Perspectivas sobre Israel-Palestina".

Antes del controvertido debate, la Sociedad Palestina de la Unión de Estudiantes de la LSE emitió una declaración enérgica en la que condenaba la decisión de dar a Hotovely una plataforma. Expresaron su preocupación por sus puntos de vista extremistas que, según los estudiantes, descalificaban a la embajadora antipalestina para hablar en la LSE, basándose en la propia Política de Oradores Externos y el Código de Prácticas sobre la Libertad de Expresión de la universidad.

En su declaración, la sociedad señaló el "historial de racismo antipalestino y crímenes de guerra" del embajador israelí. Se señalan ejemplos de la retórica racista de Hotovely, como el hecho de desestimar la Nakba (catástrofe) de 1948 como "una mentira árabe" y la defensa de la construcción de asentamientos, que son ilegales según el derecho internacional. La organización argumentó que "el deber de cuidado de la LSE hacia sus estudiantes palestinos y musulmanes" sería violado al dar una plataforma a Hotovely.

"No hay lugar para una retórica tan intolerante y racista en nuestro campus de la LSE", dijeron dieciocho grupos de estudiantes en una carta abierta. "No hay lugar para la negación de la existencia palestina en nuestro campus de la LSE. No hay lugar para el apologismo colonial [sic] en nuestro campus de la LSE".

Las preocupaciones expresadas por los grupos de estudiantes palestinos se hicieron eco de la inquietud general sobre Hotovely en sectores de la comunidad judía británica. Desde su nombramiento como embajadora en el Reino Unido el año pasado, Hotovely ha estado en los titulares por sus opiniones racistas. Hija de inmigrantes de la entonces República Soviética de Georgia, ha sido descrita como la "cara fea y extremista de Israel". Se dice que es una islamófoba descarada y una fundamentalista religiosa que no sólo niega la existencia del pueblo palestino, sino que apoya la anexión de toda Cisjordania y el control judío de la mezquita de Al-Aqsa. Sus puntos de vista la ponen en desacuerdo con la comunidad internacional, con amplios sectores de la comunidad judía y con el propio gobierno británico.

LEER: La batalla de voluntades entre Biden y Bennett sobre el consulado de EE.UU. en Jerusalén Este

Poniendo de relieve la profunda brecha creada por Hotovely entre los judíos británicos, casi 1.500 personas firmaron una petición pidiendo al gobierno de Boris Johnson que rechazara su nombramiento como embajadora de Israel. "Hotovely ha demostrado un desprecio absoluto por el derecho internacional a lo largo de su carrera política, y tiene un historial atroz de comportamiento racista e incendiario", señalaron los firmantes judíos.

Los judíos liberales de Gran Bretaña también exigieron la cancelación de un acto con Hotovely. Insistieron en que, al honrarla con una invitación, "nuestra comunidad se ha vuelto mucho más tolerante con el racismo". Uno de los presidentes del Judaísmo Liberal dimitió en señal de protesta. La presencia de Hotovely es tan tóxica que el mes pasado manifestantes judíos irrumpieron en una de sus charlas con pancartas que decían "El racismo no es kosher" y "Dejen de recibir a Hotovely".

En el repudio más reciente a la embajadora de extrema derecha, destacados líderes de la comunidad judía británica denunciaron la visita de Hotovely en una aparente negativa a reconocer el derecho a existir de los Estados de ocupación. Los líderes de la comunidad criticaron su visita y dijeron que no era bienvenida en su zona.

Al invitar a Hotovely, parece que la Sociedad de Debates de la LSE dejó de lado la preocupación por sus opiniones extremistas y racistas. Ni que decir tiene que es poco probable que esa tolerancia hacia el racismo y la intolerancia se extienda a los miembros de cualquier otro grupo.

La polémica sobre la libertad de expresión que siguió a la visita de la embajadora a la LSE surgió después de que se publicara en Internet un breve vídeo en el que se veía a Hotovely saliendo rápidamente de su charla para evitar a los manifestantes. Se la ve sosteniendo flores mientras está rodeada por la policía británica y los guardias de seguridad de la Embajada de Israel mientras se dirige a su coche oficial. Las imágenes desencadenaron un torrente de ira contra los manifestantes por parte de los medios de comunicación de la derecha, los ministros del gobierno y los políticos de la oposición, con las habituales acusaciones sin fundamento de "antisemitismo" y "ataque a la libertad de expresión".

LEER: La ONU prioriza el compromiso político por encima de los derechos de los palestinos

"Lo siento mucho, embajadora Hotovely", tuiteó el secretario de Estado de Educación, Nadhim Zahawi, que calificó su salida de la LSE de "profundamente preocupante". Su comentario fue típico de la forma en que los medios de comunicación de derechas y los políticos británicos protegen a Israel y denigran a los palestinos. La impresión que dio fue que a la funcionaria israelí se le había negado su derecho a la libertad de expresión y se la había expulsado del edificio de la LSE.

Las declaraciones de Zahawi y el vídeo de 40 segundos tuvieron el efecto deseado. En un momento dado, #Kristallnacht, una referencia al brutal pogromo antijudío de la Alemania nazi, empezó a ser tendencia en Twitter. El periódico antipalestino Jewish Chronicle publicó un artículo sensacionalista con un titular en el que declaraba que los manifestantes eran "una turba de cazadores de judíos [sic]". Dejando de lado la puntuación, no sólo era falso, sino también incendiario, sin duda deliberadamente.

La secretaria de Asuntos Exteriores de los laboristas, Lisa Nandy, alimentó la histeria. "El espantoso tratamiento de la embajadora israelí @TzipiHotovely es completamente inaceptable", tuiteó. "No hay excusa para este tipo de comportamiento. La libertad de expresión es un derecho fundamental y cualquier intento de silenciar o intimidar a aquellos con los que no estamos de acuerdo nunca debe ser tolerado."

La defensa de Nandy de Hotovely fue criticada por muchos de sus seguidores en Twitter. Le preguntaron si es política laborista apoyar el "apartheid" y si creía que los estudiantes también tenían derecho a la libertad de expresión. "Protestar contra el apartheid es totalmente legítimo", dijo uno. "Que un político laborista se oponga a ello es profundamente extraño, aunque actualmente inesperado".

También se señaló que, en contra de la narrativa sin hechos que estaban difundiendo los medios de comunicación de derechas y políticos como Nandy, Hotovely había hablado realmente en el debate. El acto se desarrolló íntegramente sin interrupciones y la embajadora se marchó como estaba previsto. No se impidió su libertad de expresión. Sin embargo, fue abucheada al salir del edificio universitario, pero no corrió ningún peligro. Contradiciendo la histeria de la narrativa pro-israelí, la Policía Metropolitana confirmó que no hubo incidentes dignos de mención y que nadie fue detenido en la protesta.

Un relato de la noche realizado por el grupo LSE for Palestine coincidió con la opinión de la policía. En un comunicado del grupo se subraya que Hotovely no "huyó" del acto, ni se le negó un estrado, al contrario de lo que habían afirmado anteriores informaciones no contrastadas en Twitter. Por el contrario, el comunicado revela que fue "recibida con los brazos abiertos".

Está claro que los manifestantes utilizaron su voz en su protesta, y no fueron violentos. Unas horas antes del evento, LSE for Palestine publicó un post en su página de Instagram estableciendo qué cánticos serían aceptables, dejando claro que la intención era mostrar su consternación por el hecho de que se le diera una plataforma a la embajadora extremista israelí.

La Sociedad de Debate de la LSE habló con Electronic Intifada pero no mencionó ninguna amenaza a Hotovely. "Respetamos y afirmamos el derecho de la gente a protestar en nuestros eventos, pero condenamos toda forma de amenaza y agresión", dijo el vicepresidente Abhijith Subramanian. Cuando se le pidió repetidamente que aclarara qué "amenazas y agresiones" se habían visto, Subramanian no respondió.

La prisa por defender el derecho de Hotovely a la libertad de expresión es tanto más irónica cuanto que la mayor amenaza a este ideal democrático en los campus y en la sociedad en general procede de los grupos pro-israelíes que quieren poner fin a las críticas válidas a Israel mediante una definición muy controvertida de antisemitismo que confunde las críticas legítimas al Estado ocupante con el racismo hacia los judíos. Israel es un Estado que, no lo olvidemos, ha dado un giro extremadamente autoritario al negar a los palestinos su derecho a la libertad de expresión de todo tipo, desde la criminalización de los grupos de derechos humanos hasta el encarcelamiento de manifestantes pacíficos.

Cuando estas medidas fracasan, el ejército israelí y los colonos ilegales se encargan de disparar, mutilar y matar a los palestinos con una regularidad enfermiza. ¿Ha escuchado alguien alguna vez a Tzipi Hotovely condenar estos ataques? ¿No? Yo pensaba que no.

LEER: Los aliados árabes de Israel no se hacen ilusiones de que vaya a cambiar su política colonial

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines