Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Qué hace falta para que se condenen las tomas de poder en el mundo árabe?

El presidente del Consejo de Soberanía de Sudán, el general Abdul Fattah al-Burhan, se reúne con el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, en Jartum, Sudán, el 6 de enero de 2021 [Presidencia sudanesa/Agencia Anadolu].

El general sudanés Abdul Fattah Al-Burhan se ha convertido en el jefe de Estado de facto tras disolver el mes pasado el Consejo de Soberanía de Sudán, compuesto por 11 miembros, y destituir al primer ministro Abdalla Hamdok, nombrado para el periodo de transición de 39 meses, que finalizaría en noviembre del próximo año. La medida de Al-Burhan ha sido calificada por muchos países, organismos internacionales y expertos como un golpe de Estado. Estados Unidos, la ONU y la UE la condenaron enérgicamente y pidieron a Al Burhan que entregara inmediatamente el poder a un gobierno civil.

El Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, emitió un comunicado de prensa el día del golpe en el que dejaba claro que "Estados Unidos condena enérgicamente las acciones de las fuerzas militares sudanesas. Rechazamos firmemente la disolución del gobierno de transición dirigido por civiles y sus instituciones asociadas y pedimos su inmediata restauración... Estas acciones tienen el potencial de hacer descarrilar la transición del país hacia la democracia y son una traición a la revolución pacífica de Sudán".

Según el enviado especial del presidente estadounidense Joe Biden para el Cuerno de África, Jeffrey Feltman, la "toma de posesión militar del gobierno de transición" en Sudán contraviene "la Declaración Constitucional y las aspiraciones democráticas del pueblo sudanés y es totalmente inaceptable". La portavoz adjunta de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, se hizo eco de esta afirmación.

LEER: Ex primer ministro de Qatar: Israel y un Estado árabe planearon el último golpe militar en Sudán

Los acontecimientos en Sudán fueron condenados como un "golpe militar" por el Secretario General de la ONU, António Guterres, en Twitter. "Debe haber pleno respeto a la carta constitucional para proteger la transición política que tanto ha costado conseguir. La ONU seguirá apoyando al pueblo de Sudán".

La Unión Europea condenó la destitución de Hamdok como una "traición a la revolución". El Alto Representante para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, comentó la "traición a la revolución, a la transición y a las legítimas peticiones del pueblo sudanés de paz, justicia y desarrollo económico". La UE, añadió, seguirá apoyando a quienes trabajan por un Sudán democrático con un gobierno civil plenamente legítimo. "Esto sigue siendo la mejor garantía para la estabilidad a largo plazo del país y de las regiones más amplias".

Los embajadores de EE.UU., Reino Unido y Noruega se reunieron con Al-Burhan el martes y le dijeron que era necesario restaurar el liderazgo civil en Sudán. "Subrayamos la necesidad de restablecer el Documento Constitucional y de que el primer ministro Hamdok ocupe su cargo, como base para las discusiones sobre cómo lograr una asociación civil-militar y un gobierno de transición dirigido por civiles", explicaron.

Todo esto está muy bien. Sin embargo, hace apenas unos meses, el presidente tunecino Kais Saied también dio un golpe de estado al destituir al gobierno aprobado por el parlamento libremente elegido. También suspendió las actividades parlamentarias y asumió todos los poderes ejecutivos y legislativos, e impuso el estado de emergencia. Estados Unidos, la ONU y la UE no han emitido ninguna declaración del tipo señalado sobre Sudán.

Cuando Saied impuso sus "medidas de emergencia" el 25 de julio, fue condenado y calificado de golpe de Estado por muchos dentro y fuera de Túnez. Pero no por parte de Estados Unidos, la ONU y la UE, a pesar de que fue un gobierno civil el que fue derrocado y los miembros del parlamento fueron elegidos democráticamente. Estados Unidos se limitó a pedir que se volviera a la "vía democrática". No se mencionó el golpe de estado ni la defensa del parlamento y del gobierno civil. Blinken sólo dijo que temía que las medidas de Saied "fueran contrarias a la Constitución".

El secretario de Estado dijo que su departamento "animaba al presidente Saied a adherirse a los principios de la democracia y los derechos humanos que son la base de la gobernanza en Túnez". Instó a Saied "a mantener un diálogo abierto con todos los actores políticos y el pueblo tunecino, señalando que Estados Unidos continuará supervisando la situación y se mantendrá comprometido".

La ONU hizo un llamamiento a todas las partes en Túnez "para que actúen con moderación, se abstengan de la violencia y garanticen que la situación se mantiene en calma." El portavoz de la ONU, Farhan Haq, dijo, según Al Jazeera, que "todas las disputas y desacuerdos deben resolverse mediante el diálogo". Haq no quiso comentar si la ONU consideraba la situación en Túnez como un golpe de estado o no.

Europa también pidió el diálogo, junto con el respeto "a la Constitución, sus instituciones y el Estado de Derecho". Una portavoz de la Comisión Europea añadió que "también pedimos [a todos los tunecinos] que mantengan la calma y eviten cualquier recurso a la violencia para preservar la estabilidad del país."

Los militares de Sudán toman el poder y detienen al primer ministro, Abdalla Hamdok - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Con sus respuestas similares a lo ocurrido en Túnez, Estados Unidos, la ONU y la UE dan la impresión de que respaldan las medidas antidemocráticas adoptadas por Saied. O al menos no las consideran un golpe de estado contra la Constitución.

John Hursh, director de Democracia para el Mundo Árabe Ahora (DAWN), hizo un comentario inequívoco sobre la falta de acción y condena de lo ocurrido en Túnez. "El presidente Saied ha dejado claro ahora que sus acciones no son temporales ni están vinculadas a ninguna emergencia nacional real, sino simplemente una toma de poder para arrebatar el control del país a sus instituciones democráticamente elegidas", insistió.

Hursh reiteró que no condenar las medidas antidemocráticas de Saied le anima a seguir adelante con su golpe. "Al no calificar estas acciones de golpe de Estado... el presidente Biden está dando a Saied el respaldo implícito que desea para consolidar su poder y hacer que su golpe sea permanente".

Inmediatamente después del golpe de julio, se señaló que la falta de acción de Estados Unidos y la UE podría tener implicaciones regionales. "Si Estados Unidos y la Unión Europea no dan realmente un paso adelante y dan luz roja al golpe, [los Estados del Golfo que apoyan el golpe, incluidos Egipto, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos] entrarán y se asegurarán de que el golpe se produzca, si es que no están ya implicados", declaró al Washington Post Sharan Grewal, profesor del College of William & Mary y miembro de la Brookings Institution. "Estados Unidos, bajo esta administración, debería salir a dejar claro que apoyamos la democracia de Túnez y que haremos lo que podamos para apoyar a los actores que están tratando de mantenerla en el camino".

OPINIÓN: El golpe de Estado en Sudán

Y, sin embargo, ese apoyo inequívoco a la democracia no se ha producido, como sí ha ocurrido en Sudán. Es bastante obvio que hay un grado de hipocresía en la respuesta de Estados Unidos, la UE y la ONU a las "medidas de emergencia" de Saied. Parece que los intereses nacionales tienen prioridad. A Washington, Bruselas y la ONU no les importa especialmente si están protegidos por medios democráticos o autocráticos.

Joe Biden dijo en su primera conferencia de prensa como presidente que "está claro, absolutamente claro... que ésta es una batalla entre la utilidad de las democracias en el siglo XXI y las autocracias". Sin embargo, se negó a calificar de dictador al egipcio Hosni Mubarak antes de la caída de su régimen en 2011, simplemente porque era un baluarte de los intereses geopolíticos de Estados Unidos en la región. "Mire, Mubarak ha sido un aliado", explicó el entonces vicepresidente Biden. "Yo no me referiría a él como un dictador".

Estados Unidos pasó a respaldar el golpe de Estado que derrocó al presidente libremente elegido Mohamed Morsi, aunque los funcionarios no se atrevían a referirse a su derrocamiento como un golpe. La palabra con "c" era tabú en Washington. Abdel Fattah Al-Sisi dirigió ese golpe y ahora es presidente de Egipto, y es el hombre de Washington porque sirve a los intereses de Estados Unidos.

Cuando se busca determinar lo que hace falta para que Estados Unidos, la UE y la ONU condenen los golpes de Estado, parece bastante obvio que esos intereses son el factor principal. La democracia no se deja ver.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSudán

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines