Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Irán y Arabia Saudí: Acercamiento bajo la mirada de Estados Unidos

Iraníes vistos durante una manifestación en Teherán, Irán [Fatemeh Bahrami/Anadolu Agency].

Desde 1979, cuando los estudiantes iraníes asaltaron la embajada de Estados Unidos en Teherán y mantuvieron cautivos a los diplomáticos estadounidenses, la estrategia de Estados Unidos hacia Irán ha sido agresiva. Estados Unidos llevó Aceptara todo el mundo a aislar a Irán, convirtiéndolo en un Estado paria incluso entre sus vecinos y países musulmanes. Estados Unidos desempeñó un papel fundamental en la creación de una alianza árabe que incluía a Irak, Egipto, Jordania y los países del Golfo, para detener lo que entonces se denominaba la "exportación de la revolución iraní" al resto de los países islámicos.

Esta política fue la estrategia oficial de Estados Unidos hasta que éste y sus socios europeos consideraron que no había otra forma de frenar las ambiciones nucleares iraníes, salvo haciendo algunas concesiones. Israel y los países del Golfo se opusieron con vehemencia a esta idea. Finalmente, la presión dio sus frutos cuando el presidente Donald Trump llegó a la Casa Blanca y se retiró del acuerdo nuclear con Irán de 2015, el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), y practicó la política de "máxima presión".

En realidad, pinchar el avispero iraní no detuvo la búsqueda de un programa nuclear activo, sino que lo empujó hacia la aceleración del programa como herramienta de barrido. Esta situación parece haber llevado a muchos responsables políticos estadounidenses a darse cuenta de que su política no frenó a Irán. Al contrario, lo hizo más agresivo y lo alejó de India, el aliado de EEUU, para caer en los brazos de China, haciendo que el frente chino sea más fuerte y alarmante.

A la élite política estadounidense le persigue la idea de que China pronto se apartará del liderazgo mundial, si Estados Unidos no la detiene antes de que sea demasiado tarde. Aunque la administración del presidente Joe Biden se reunió con la administración de Trump para definir a China como el principal competidor y rival de EEUU, la administración de Biden parece tener una estrategia diferente en lo que respecta a las relaciones chino-iraníes, cuyo objetivo es abrir una brecha entre Irán y China para debilitar el frente chino. Por lo tanto, no sería una sorpresa si vemos una especie de indulgencia de EE.UU. hacia Teherán en los próximos meses, lo que podría allanar el camino para mejorar las relaciones entre Arabia Saudí e Irán.

LEER: Las relaciones entre Azerbaiyán e Israel y las preocupaciones de seguridad nacional de Irán

Arabia Saudí, por su parte, parece estar un poco inquieta después de que el presidente Trump y su yerno Jared Kushner abandonaran la Casa Blanca, especialmente porque esto coincidió con la pérdida de poder de Benjamin Netanyahu en Israel. Se ha hecho evidente que la nueva administración estadounidense no está en buenos términos con el príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman (MBS) por el caso Jamal Khashoggi, y no le daría carta blanca, como hizo la administración de Trump.

A un nivel más amplio, muchos indicios, como la retirada de Afganistán e Irak, hicieron que los países del Golfo se dieran cuenta al principio del mandato de Biden de que la nueva estrategia de Estados Unidos de concentrar el poder en el Indo-Pacífico y el acercamiento a Irán significaría, en última instancia, retirar el paraguas de seguridad estadounidense del Golfo. Esto les dejaría expuestos frente a Irán, sobre todo porque Israel no está dispuesto a librar sus guerras por ellos, como suelen declarar muchos dirigentes israelíes.

Al fin y al cabo, aunque hay muchas diferencias entre Arabia Saudí e Irán, la principal razón de su animosidad es que ambos se sitúan en frentes diferentes. En otras palabras, la asociación de Arabia Saudí con Estados Unidos es la principal razón de esta tensa relación con Irán. Es posible que los saudíes hayan percibido que sus aliados estadounidenses podrían convertirlos en un chivo expiatorio en la percepción de una mejora de las relaciones de Estados Unidos con Irán. Por lo tanto, podrían estar dispuestos a adelantarse a Estados Unidos y llegar a un acuerdo con sus vecinos iraníes antes de que lo haga Estados Unidos. Si esto sucede, sería bien recibido en el mundo musulmán. Lo haría: "Demostraría la sabiduría de los dirigentes saudíes y su afán por mantener la paz y las relaciones fraternales con otros países musulmanes, como probablemente dirían los medios de comunicación saudíes", lo que ayudaría tanto a Arabia Saudí como a Irán a ganar puntos adicionales.

Para Irán, arreglar sus relaciones con Arabia Saudí y otros países árabes es un objetivo declarado. Si Arabia Saudí está dispuesta a cambiar el rumbo de sus velas hacia Teherán, se encontraría con los brazos abiertos, ya que esto ayuda a Irán a cambiar su estatus de estado paria a parte aceptada de la región.

LEER: Crímenes de guerra, invasión y el Consejo de Derechos Humanos

Este acercamiento tendría un impacto positivo en las guerras por delegación en Siria y Yemen, y también reduciría las fracciones políticas en Líbano e Irak. Una mejor relación entre los dos países también sería recibida con un suspiro de alivio en Pakistán y Afganistán, ya que ambos países están atrapados en un agotador juego de equilibrio entre los dos importantes países musulmanes. Por otro lado, podría afectar negativamente a la ola de normalización árabe con Israel, ya que los servicios de Israel dejarían de ser necesarios en la región, o en Washington.

Pocos podrían discutir la importancia de Arabia Saudí en la región y fuera de ella, especialmente en el mundo musulmán. Una nueva política saudí hacia Irán, una potencia regional tradicional, conduciría a la estabilidad y la seguridad en la región, incluyendo un fuerte golpe al terrorismo y a las organizaciones militantes. Pero, ¿favorecería a Estados Unidos o sería otro golpe a su peso estratégico y credibilidad? Los días responderán sin duda a esta pregunta. Sin embargo, las sorpresas desagradables podrían estar esperando a la vuelta de cada esquina.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónIránOriente MedioRegión

El Dr Mohammad Makram Balawi es un autor palestino establecido en Estambul. Preside el Asia-Middle East Forum.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines