Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las relaciones entre Azerbaiyán e Israel y las preocupaciones de seguridad nacional de Irán

Oficiales militares azerbaiyanos en Zangilan, Azerbaiyán, el 8 de noviembre de 2020 [Arif Hüdaverdi Yaman/Anadolu Agency].

En 1991, Israel fue uno de los primeros países en reconocer la independencia de la República de Azerbaiyán. Como vecino de Irán, las crecientes relaciones de Azerbaiyán con Israel siempre han sido una de las principales preocupaciones de Teherán en materia de seguridad. En la década de 1990, el 20% del territorio de Azerbaiyán estaba ocupado por fuerzas armenias, y Azerbaiyán no estaba satisfecho con la política de Irán hacia los territorios ocupados. Debido a la posición geopolítica, geoestratégica y geoeconómica de la República de Azerbaiyán, el país es importante para Israel en muchos aspectos. De diversas maneras, utiliza el elemento de los judíos en interés y consolidación de su posición. La complejidad de la situación geopolítica del Estado, como Azerbaiyán, se debe a los Estados vecinos con gran peso político y económico, como Rusia, Turquía e Irán. Esto obliga a los políticos de Azerbaiyán a tomar diversas medidas para equilibrar sus intereses. En sus relaciones exteriores, Bakú ha tenido que elegir, ya que es miembro de la Organización de Cooperación Islámica y de los Estados Independientes, además de tener fuertes lazos con la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) e Israel.

Azerbaiyán e Israel siguen considerando sus intereses geopolíticos vitales para mantener la seguridad en la región, y Georgia tiene un papel de tránsito. Bakú suministra el 40% de las necesidades de petróleo de Israel, y su petróleo se exporta a Israel a través del oleoducto Bakú-Tbilisi-Ceyhan. Las relaciones bilaterales entre Israel y Azerbaiyán también tienen puntos débiles. Azerbaiyán se enfrenta a las presiones geopolíticas de Rusia e Irán, y la guerra fría y a veces caliente con Armenia es un problema persistente. En una situación geopolítica tan difícil, Bakú debe equilibrar cuidadosamente sus relaciones con Israel para evitar las fuertes presiones de Teherán, Moscú e incluso Ankara. Israel importa petróleo de Azerbaiyán para satisfacer gran parte de su demanda de petróleo. Por otro lado, Israel exporta armas, incluidos drones de alta tecnología, a Azerbaiyán. Esto fue importante, ya que estas armas desempeñaron un papel crucial para ayudar al presidente azerbaiyano Ilham Aliyev a ganar la guerra. El Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI) informó que entre 2011 y 2020, primero Rusia y luego Israel fueron los mayores proveedores de armas a Azerbaiyán. De hecho, el SIPRI informa que las exportaciones de armas de Israel a Azerbaiyán representaron el 17% del total de sus exportaciones de armas entre 2016 y 2020. La relación entre Azerbaiyán, de mayoría musulmana, e Israel, es delicada. Mientras que Israel tiene una embajada en Bakú, Azerbaiyán aún no tiene una embajada en Israel.

Funcionarios iraníes han expresado repetidamente su descontento con el nivel de las relaciones de Azerbaiyán con Israel; la propaganda oficial y la política operativa de Irán es la destrucción de Israel. Esta política, que se lleva a cabo con seriedad desde hace 42 años, ha sido costosa. Además del ámbito diplomático, Irán ha apoyado sin reparos a las organizaciones palestinas y a los partidos libaneses de oposición a Israel. En estas circunstancias, Israel aprovecha todas las oportunidades para estar presente en las fronteras de Irán y vigilar los acontecimientos en este país. La superioridad militar de Azerbaiyán y la derrota de Armenia en la guerra del año pasado, así como las armas compradas a Israel, desempeñaron un papel destacado. Dada la importancia de esta victoria y la reconquista de los territorios ocupados, Israel ha encontrado un buen lugar en la opinión pública de los azerbaiyanos. Además de los riesgos de seguridad para Irán, esto se considera también una pérdida en el campo de la diplomacia pública.

LEER: Diez años después del acuerdo de intercambio, la conmoción israelí no se ha disipado

Azerbaiyán, que está preocupado por la promoción y el crecimiento del Islam político y la influencia directa e indirecta de Irán en este proceso, logra objetivos comunes con Israel. A su vez, Israel está preocupado por el desarrollo militar y nuclear de Irán y puede cooperar para contener a Irán basándose en la intersección de estos objetivos. Sobre todo porque saben que Estados Unidos les apoyará en la obtención de concesiones en el Mar Caspio, la prevención de la influencia de Irán en los aspectos religiosos y la contención del Islam político, la prevención de la influencia mediática y política de Irán en Azerbaiyán y la contención de las preocupaciones derivadas del pasado.

Durante las acaloradas conversaciones entre Irán y Azerbaiyán a principios de octubre, el presidente Aliyev insinuó que la gran minoría formada por azerbaiyanos en Irán podría provocar una revuelta para apoyar a sus familiares en Azerbaiyán. Teherán está enterrado por este tipo de conversaciones de Bakú, ya que considera que se trata de intentos deliberados de causar trastornos en Irán, especialmente entre el grupo minoritario de azerbaiyanos. Como consecuencia de las crecientes tensiones entre los dos países vecinos -Irán y Azerbaiyán-, desde hace tiempo Irán expresa su descontento y sus críticas contra la relación de Azerbaiyán con Israel, especialmente en lo que respecta al comercio de armas. Teherán también se muestra cauteloso ante los intentos de los nacionalistas de Turquía y Azerbaiyán de alimentar las tendencias secesionistas de la minoría azerbaiyana en Irán. Hay incertidumbre sobre si el nuevo gobierno de Ebrahim Raisi y el Consejo Supremo de Seguridad Nacional pueden establecer una política de defensa y seguridad eficaz para combatir el riesgo de seguridad que supone Azerbaiyán. Por otro lado, es seguro que la nueva política de defensa y exterior será mucho más agresiva ante el fuerte aumento de la tensión en Oriente Medio y el Cáucaso.

Que Azerbaiyán -incluso con sus inusuales relaciones- recupere la totalidad de sus tierras en disputa es una cuestión dudosa por el momento. Podría seguir en peligro ante países vecinos más poderosos o ante levantamientos internos de grupos de la oposición. Por ello, lo más probable es que intente mantener las tensiones bajo control y proseguir sus relaciones en beneficio propio. Otras posturas y sensibilidades respecto a la "expansión de las fronteras de la OTAN hacia el sur del Cáucaso", o la amenaza a las fronteras noroccidentales de Irán, no tienen ninguna base racional y responden a consideraciones ideológicas del sistema y a una lectura agresiva del nacionalismo iraní. Se trata de una ruta natural con justificación económica y estratégica para conectar Irán y Europa, primero Turquía y luego Azerbaiyán. Pero incluso si se bloquean en circunstancias poco probables, la ruta armenia no es una alternativa completa.

Irán debe reactivar el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) en el menor tiempo posible para proteger sus intereses. Existe un bloqueo geopolítico y económico completo. A la sombra de este bloqueo, por ejemplo, si Bakú es agresivo o persigue las relaciones geopolíticas del sur del Cáucaso en función de sus propios intereses, no se enfrentará a una reacción seria de Irán. Se espera que las relaciones de Israel con Azerbaiyán se desarrollen en los próximos años. El desarrollo de las relaciones entre los dos países no será de interés para Irán, y Teherán intentará aumentar su influencia sociopolítica en Azerbaiyán y causar inestabilidad política en este país apoyando a los grupos islamistas de Azerbaiyán y utilizando la diplomacia de los medios de comunicación públicos. Azerbaiyán desempeña un papel importante en la seguridad energética de Israel. Azerbaiyán seguirá siendo un comprador de armas y municiones israelíes y mantendrá sus relaciones con Israel debido a la situación regional. Hay muchos motivos para aumentar las relaciones de Israel con Azerbaiyán. Los problemas ideológicos de Irán con Israel continuarán, como en las últimas cuatro décadas. Azerbaiyán continúa sus relaciones con Israel en el marco de la seguridad nacional, al igual que Irán siempre ha establecido buenas relaciones con Armenia sin tener en cuenta la ocupación de territorio azerbaiyano en Armenia. Dada la importancia de las relaciones con los países vecinos en el gobierno principal, Teherán debería evitar aumentar las tensiones con Bakú y otros países vecinos. Mientras Irán busca mejorar las relaciones con Arabia Saudí, aumentar las tensiones con Azerbaiyán no es lógico y es contrario a los intereses nacionales de Irán.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaAzerbaiyánAzerbayánIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Omid Shokri Kalehsar es analista de seguridad energética establecido en Washington, y doctorando en Relaciones Internacionales en la Universidad de Yalova, Turquía. Sus principales intereses de investigación están en el campo de la diplomacia energética, la política energética de EE. UU., La geopolítica de la energía, las relaciones Irán-Rusia y las relaciones Irán-Turquía.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines