Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Crímenes de guerra, invasión y el Consejo de Derechos Humanos

Reunión de la ONU sobre medio ambiente en la Asamblea General [Wikipedia]

El jueves 7 de octubre recibí una llamada del representante de la oficina de Oriente Medio del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en la que solicitaba más ayuda para aliviar los sufrimientos del pueblo yemení, atenazado por la peor crisis humanitaria del mundo.

Tras seis años de un conflicto totalmente provocado por el hombre, la agencia de la ONU para los refugiados calcula que más de 20 millones de personas en Yemen necesitan ayuda urgente. Más del 66% de la población depende de la ayuda humanitaria para sobrevivir. El COVID-19 es un problema más que se suma a las crisis existentes.

Es una mera coincidencia que esa misma noche algunos países se unieran para derrotar una resolución presentada por los Países Bajos en la reunión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU de 47 miembros para dar a los investigadores independientes otros dos años para supervisar las atrocidades en Yemen. Fue la primera vez que una resolución del CDH fue derrotada en los 15 años de historia del organismo de la ONU.

Bahréin, Rusia y otros miembros del Consejo impulsaron una votación para poner fin a las investigaciones sobre crímenes de guerra del organismo, en lo que supuso una dura derrota para los países occidentales que querían mantener la misión.

En la votación convocada por Bahréin, 21 países, entre ellos China, Cuba, India, Pakistán, Rusia, Venezuela y Uzbekistán, votaron en contra de la resolución, mientras que 18 naciones, entre ellas Gran Bretaña, Francia y Alemania, votaron a favor. Estados Unidos no pudo votar por tener estatus de observador. Hubo siete abstenciones y la delegación de Ucrania estuvo ausente.

Los investigadores independientes han dicho en el pasado que se han cometido posibles crímenes de guerra en Yemen por parte de todos los bandos en el conflicto que ha enfrentado a una coalición liderada por Arabia Saudí con los Houthis respaldados por Irán.

El CDHNU acordó enviar un "Grupo de Expertos Eminentes" (GEE) a Yemen en 2017 para investigar los crímenes de guerra casi dos años después de que las fuerzas de la coalición lanzaran una ofensiva militar en apoyo del presidente Abd Rabbuh Mansur Hadi, reconocido por la ONU, que fue derrocado por los hutíes.

Héroes o parásitos: La política interesada de Europa sobre los refugiados

El CDHNU renovó el mandato del GEE en sus resoluciones posteriores de 2018, 2019 y 2020. En su cuarto informe, publicado el 8 de septiembre de 2021, la GEE presentó sus conclusiones sobre las graves violaciones del derecho internacional de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario cometidas por las partes del conflicto en Yemen. El informe, titulado "Una nación abandonada: Un llamamiento a la humanidad para poner fin al sufrimiento de Yemen" abarca el periodo comprendido entre julio de 2020 y junio de 2021.

La votación del 7 de octubre ha puesto fin efectivamente al mandato del Consejo de informar sobre Yemen. Como dijo Human Rights Watch, es "una mancha en la credibilidad del Consejo y una bofetada a las víctimas".

Después de rechazar la resolución sobre Yemen, el Consejo aprobó fácilmente otra resolución, el mismo día, para "crear un nuevo relator especial sobre Afganistán que investigue las violaciones cometidas por los talibanes" y otras partes.

Esta resolución presentada por la Unión Europea recibió el apoyo de 28 países, la mayoría de ellos occidentales, mientras que cinco, entre ellos China, Pakistán, Rusia, Eritrea y Venezuela, se opusieron a la moción.

A excepción de Eritrea, los otros cuatro países que se opusieron a la resolución se mantienen al menos en su postura, acertada o no, de oponerse a toda forma de investigación de crímenes de guerra. Pero muchos otros países, entre ellos Bahréin e India, mostraron su doble moral al oponerse o abstenerse de la investigación de crímenes de guerra en Yemen, pero desempeñaron enérgicamente su papel para sentar a los talibanes en el banquillo de los acusados.

Para ellos, las "atrocidades de los talibanes" son más graves que los crímenes de guerra cometidos en Yemen por las potencias de la región. Para los talibanes, estuvieron luchando contra la invasión extranjera durante dos décadas. Junto con los talibanes, las fuerzas de Estados Unidos y de la OTAN también deberían ser objeto de cualquier investigación sobre las atrocidades cometidas contra el pueblo de Afganistán.

Este tipo de hipocresía es más visible cuando se trata del conflicto entre Israel y Palestina: la mayoría de las naciones occidentales se inclinan a favor de Israel a pesar de sus crímenes de guerra sin precedentes contra los palestinos ocupados en la Franja de Gaza.

Lo último es la votación del CDH para investigar la feroz guerra de Israel contra el pueblo gazatí en mayo, en la que murieron 242 palestinos, entre ellos 66 niños y 38 mujeres. Aunque el organismo de la ONU aprobó una resolución presentada por un grupo de países islámicos, con 24 votos a favor, nueve países, entre ellos varias naciones occidentales, votaron en contra, en un intento de proteger a Israel.

Todo el mundo sabe que Israel es un invasor. Existen numerosas resoluciones de la ONU que exigen la retirada de Israel de las tierras palestinas ocupadas. Incluso después de más de medio siglo de invasión, las naciones occidentales no logran obligar al ocupante a adherirse a las resoluciones de la ONU.

Además de Palestina, Israel invadió los Altos del Golán de Siria en la guerra de 1967 y se los anexionó unilateralmente en 1981 aplicando la ley israelí a la región. En 1967 el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó la Resolución 242 y en 1981 la Resolución 497 que rechazaban la ocupación y la anexión israelí respectivamente.

Pero el 25 de marzo de 2019, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó una proclama en la que reconocía oficialmente la anexión de los Altos del Golán por parte de Israel. El controvertido traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén por parte de Trump en mayo de 2018 fue otra medida que desafía las resoluciones de la ONU relativas a la ocupación.

Hasta el día de hoy no hemos visto a las naciones occidentales criticar esta acción ilegal de EEUU o buscar la intervención de la ONU para revertir las acciones de Washington.

LEER: Después de matar a mujeres musulmanas, la comunidad internacional no puede enseñarnos cómo tratarlas

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSiriaYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines