Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los límites del discurso de los "derechos humanos" en Palestina

Manifestantes palestinos de un grupo que se autodenomina "Unidades de Confusión Nocturna" se reúnen cerca de la frontera entre Gaza e Israel, al este del campo de refugiados palestinos de al-Bureij, en el centro de la Franja de Gaza, el 16 de agosto de 2020 [MAHMUD HAMS/AFP vía Getty Images].

En 2014, gran parte de la familia de Ismail Ziada fue aniquilada.

Las vidas de su madre, Muftia, de 70 años, de sus tres hermanos, Jamil, Yousif y Omar, de su cuñada Bayan, de su sobrino Shaban, de 12 años, así como de una séptima persona que había estado de visita, acabaron de un plumazo.

El bombardeo israelí de la casa de la familia Ziada en el campo de refugiados de Al-Bureij, en la Franja de Gaza, redujo a polvo toda la estructura de tres pisos.

Esa fue sólo una de las muchas masacres cometidas por las tropas israelíes ese mes.

Los familiares de Ziada fueron exterminados por Israel durante su ataque de 51 días contra la población civil de la Franja de Gaza en julio de 2014. En total, 2.251 palestinos murieron en esa guerra de agresión letal, la mayoría civiles, incluidos 551 niños.

Es un crimen por el que Israel no ha sufrido ninguna consecuencia por parte de la llamada "comunidad internacional", con su santurrona prédica sobre los derechos humanos.

LEER: ¿Fue realmente "histórica" la visita de Bennett a Egipto?

Y así, Israel sigue cometiendo atrocidades similares, la más reciente en mayo durante su campaña de bombardeos de 11 días sobre Gaza. Afortunadamente, para entonces, las facciones de la resistencia palestina habían aumentado su capacidad militar.

Esto les permitió imponer consecuencias en el mundo real a Israel, impidiendo que sus tropas entraran en la Franja de Gaza y deteniendo el último asalto mucho antes que el último de gran envergadura en 2014. Esto supuso muchas menos bajas que en 2014 -aunque con la muerte de 260 palestinos, entre ellos 60 niños, que sigue siendo trágicamente alta-.

La resistencia palestina, en todas sus formas, es lo único que impide a Israel llevar a cabo todos sus planes destructivos contra el pueblo indígena de Palestina.

Ziada, que también es ciudadano holandés, ha presentado una demanda por crímenes de guerra contra Israel por el asesinato de su familia. Un tribunal de apelación holandés lo verá la próxima semana. Ziada quiere que el actual ministro de guerra de Israel, Benny Gantz -que fue jefe del ejército israelí en 2014- sea acusado de crímenes de guerra por el bombardeo de su familia.

El caso va a apelación porque un tribunal holandés dictaminó que concedía inmunidad a Gantz debido a que actuaba en calidad de funcionario. En otras palabras, que "sólo cumplía órdenes".

Si eso le suena familiar, debería: fue, por supuesto, lo que muchos criminales de guerra nazis argumentaron en Nuremberg. No les ayudó, y tampoco debería ayudar a Israel.

Pero el sistema internacional está cargado en contra de los palestinos y sesgado a favor de Israel. La falta de voluntad del tribunal holandés para aplicar su propia prohibición de los crímenes de guerra cuando se trata de Israel es el ejemplo perfecto de ello.

Pero va más allá.

Un reciente e importante artículo de mi colega de The Electronic Intifada Maureen Murphy analiza con cierto detalle las razones de ello.

Murphy ha examinado informes recientes de Human Rights Watch (HRW), el grupo internacional de derechos humanos con sede en Nueva York. Su artículo es una crítica exhaustiva y total a HRW por su hipocresía cuando se trata de Israel.

En esencia, mientras que HRW ha condenado inequívocamente los cohetes lanzados por los combatientes de la resistencia palestina como "crímenes de guerra" indiscutibles, casi en el mismo momento, el grupo se limita a decir que los bombardeos israelíes masivos y mortales de barrios civiles enteros son "aparentes" crímenes de guerra.

HRW ignora la intencionalidad y el contexto. Los palestinos, por definición, se están defendiendo de una fuerza invasora, ajena y colonial de colonos. Por el contrario, los israelíes están cometiendo atroces crímenes de guerra para aterrorizar y eliminar a la población autóctona.

Mientras que los combatientes de la resistencia palestina han reiterado recientemente que la resistencia está "Deseosa de desarrollar sus capacidades para poder apuntar con precisión sólo a los cuarteles y actividades militares israelíes", Israel declara gratuita y abiertamente su intención de bombardear Gaza "de vuelta a la edad de piedra".

LEER: El futuro de Israel es el apartheid en una "solución de tres clases"

Para ayudarle a ser elegido, el propio Gantz publicó anuncios de campaña en los que se jactaba de que, como comandante militar durante la guerra de 2014 contra Gaza, se había asegurado de que: "Partes de Gaza fueron devueltas a la edad de piedra".

En mayo, como informó Murphy, Gantz declaró: "Ninguna persona, zona o barrio de Gaza es inmune". En otras palabras, bombardearemos a hombres, mujeres y niños hasta la muerte a voluntad.

Este es un lenguaje genocida - y de un político israelí supuestamente "centrista" también.

El amaño del sistema internacional muestra los límites inherentes a la comprensión de la lucha de liberación palestina por la libertad puramente dentro del marco de los derechos humanos.

Como dice Murphy en su análisis, HRW no ha logrado: "Reconocer el sesgo imperialista y proestatal inherente al derecho internacional". Este sesgo se remonta a la época colonial.

"Esas normas y principios se desarrollaron por primera vez como una herramienta de la 'misión civilizadora' del colonialismo", escribió. El objetivo era, y sigue siendo: "Incorporar a los 'incivilizados' al 'orden universal' determinado por Europa para sus objetivos materiales".

La autora informa de que el profesor de derecho de la Universidad de Utah, Antony Anghie, explicó cómo el imperialismo moldeó la formación del derecho internacional: "En particular, su concepto fundador, la soberanía".

Murphy explicó algo de lo que no me había percatado: ya ha habido hasta diez comisiones de investigación y averiguación de hechos sobre la situación en Palestina.

Una undécima fue establecida por las Naciones Unidas después de la guerra en mayo.

Lo que Palestina no necesita es más comisiones, investigaciones, libros blancos, informes, investigaciones, condenas vacías y cosas por el estilo. Lo que los palestinos necesitan es acción para acabar con los crímenes de Israel.

LEER: Los palestinos ya son libres; somos nosotros los cautivos del sionismo

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelNoticiasOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines